Su estudio sobre la cooperación entre geólogos españoles y portugueses durante la segunda mitad del siglo XIX ha sido realizado junto a la profesora Ana Carneiro, de la Universidade Nova de Lisboa

JesusCatalaCEU-UCHEl profesor del Departamento de Humanidades de la Universidad CEU Cardenal Herrera Jesús Ignacio Catalá Gorgues ha realizado junto a la profesora Ana Carneiro, de la Universidade Nova de Lisboa, un estudio sobre la cooperación entre geólogos españoles y portugueses durante la segunda mitad del siglo XIX. Este trabajo, que ha sido publicado por la revista científica internacional The British Journal for the History of Science, también aborda la participación de los geólogos de la península ibérica en grades proyectos científicos europeos, como el mapa geológico de Europa publicado en 1896.

Según destaca el profesor Catalá, “el periodo entre 1857 y 1896 define un ciclo en la relación entre los geólogos españoles y portugueses, caracterizado por aspiraciones generacionales compartidas y afinidades científicas, culturales e ideológicas comunes. Por eso hemos empleado el símil de las “aves del mismo plumaje” para dar título al artículo: Like birds of a feather: the cultural origins of Iberian geological cooperation and the European Geological Map of 1896”.

La unificación de la península ibérica, materia de discusión en la época a ambos lados de la frontera, y la publicación del mapa geológico de Europa coinciden con el final de esta etapa de cooperación, que dio lugar a trabajos geológicos destacados. “La elaboración del mapa geológico de España, que incluía las regiones portuguesas fronterizas, y la del mapa geológico de la península ibérica, publicado en 1893, fueron, en términos geológicos, una forma simbólica de esta unificación ibérica”, señala el profesor de la CEU-UCH.

Internacionalización de la ciencia

La investigación de los profesores Catalá y Carneiro también ha demostrado que la relación con los investigadores portugueses fue una excepción en el caso de los geólogos españoles, que apenas tuvieron, en aquella etapa, contacto con científicos internacionales. Sin embargo, los geólogos portugueses mantuvieron relación regular con colegas del resto del continente y con instituciones científicas de todo el mundo. Por ello, actuaron como intermediarios para la participación de los geólogos españoles en el mapa geológico europeo de 1896. “Se trata de un ejemplo de la tensión entre el nacionalismo y la internacionalización del conocimiento que caracterizó la ciencia del siglo XIX”, apunta Jesús Ignacio Catalá.

Ambos autores concluyen que, frente a la estandarización impuesta desde Europa en materia de codificación de colores y símbolos en la elaboración del mapa geológico del continente, publicado en 1896, la cooperación y la armonización de los datos entre geólogos españoles y portugueses fue un ejemplo de consenso y acuerdo científico, opuesto a las tensiones territoriales e imperialistas que marcaron la elaboración de este proyecto geológico internacional en el resto de Europa.

Historiador de la ciencia

El profesor de la CEU-UCH Jesús Ignacio Catalá ha dedicado su labor investigadora al estudio de la historia de la zoología, la botánica, la geología y la paleontología españolas en los siglos XIX y XX, con especial atención a los procesos de institucionalización, profesionalización y asociacionismo naturalista. Formado como historiador de la ciencia en el Instituto de Historia de la Medicina y de la Ciencia «López Piñero», es académico correspondiente de la Real Academia de Medicina de la Comunidad Valenciana.

El artículo ahora publicado en The British Journal for the History of Science es uno de los resultados de la investigación con financiación interna de la CEU-UCH, gracias a la cual el profesor Catalá disfrutó de una beca de movilidad del profesorado para trabajar en archivos portugueses durante medio año.