Carmen Díez, profesora de Magisterio en el CEU de Elche y experta, desmonta algunos de los mitos sobre los “superdotados” y ofrece claves para los padres

Mitos sobre las altas capacidades
Alumnos de Primaria durante un concurso de robótica en el CEU de Elche

Si tienes altas capacidades puedes ser Mozart (Falso X)

En muchas ocasiones podemos escuchar estas afirmaciones. ¿Cómo va a ser mi hija superdotada si no sabe tocar el violín? Podemos encontrarnos con talentos complejos, que incluyen varias áreas, pero no todas. Incluso, pueden llegar a tener un talento simple en una única disciplina.

Las altas capacidades son innatas y no es necesario hacer nada (falso X)

Aunque la inteligencia tenga un componente genético, es necesario ayudar a desarrollar su talento. En muchas ocasiones estos niños y niñas necesitan sentirse apoyados y acompañados como el resto de personas.

Los niños y niñas con altas capacidades son buenos en todo. (Falso X)

Cada niño y niña puede sobresalir en un área específica o diferenciarse por su centro de interés. Debemos tener en cuenta que su área intelectual evoluciona más rápido que otros aspectos de su personalidad y por ello pueden surgir desajustes en su desarrollo interno (psicomotor, lenguaje y afectividad) como en su desarrollo externo (escuela, familia, amigos).

Sobreestimulación y buenas notas

Los niños con altas capacidades son el resultado de una sobreestimulación por parte de los padres. (Falso X)

Si un niño o niña demanda leer, experimentar, explorar, aprender…debemos escucharle y ofrecerle mecanismos para que lo desarrolle. Al igual que cuando el niño o niña comienza a andar, hablar, etc. sus padres le apoyan para que lo pueda experimentar. Pues con la inteligencia ocurre lo mismo. Por ello, las familias no deben sentirse cuestionadas por dichas evoluciones.

Todos los niños y niñas con altas capacidades obtienen las mejoras notas en la clase. (Falso X)

Ciertamente, las investigaciones calculan que los niños y niñas con altas capacidades sufren un fracaso escolar de un 40% y un bajo rendimiento en un 70%. Hay centros educativos que van tomando más conciencia de sus necesidades, pero todavía existen dificultades en relación a su evaluación,  baja motivación, entre otras. No nos olvidemos que “siguen siendo niños y niñas con cerebros de adultos”, etc.

«Raritos» a los que no se les da bien el deporte

Los niños y las niñas con altas capacidades son “raritos” y “no tienen amigos”. (Falso  X)

Son niños y niñas con un gran sentido del humor y suelen poseer habilidades de “liderazgo”. No obstante, también necesitan estar en “su mundo” y realizar actividades solos y solas debido también a su alta exigencia y rico mundo intelectual. Es importante también que se acompañe su ámbito emocional y socioafectivo desde el centro educativo.

A los niños y niñas con altas capacidades no se les da bien el deporte. (Falso X).

Puede ocurrir que las altas capacidades presenten disincronías entre el nivel intelectual y psicomotriz. Sin embargo, hay niños y niñas con altas capacidades que presentan precisamente un gran talento con el deporte y destacan en este ámbito.

Diferencias de género

Existen más niños que niñas con altas capacidades. (Falso X)

Es un mito que existan más niños que niñas con altas capacidades, lo que sí está sucediendo, concretamente en nuestro país, es que existen más diagnósticos en niños. Las niñas suelen tener una conducta más adaptada e intentan no sobresalir. En muchas ocasiones, el sistema educativo detecta estos síntomas cuando los observa.

Si no promocionan de curso, tendrán un rendimiento más bajo.(Falso X)

Según las investigaciones, carece de base científica. De hecho, puede ser bueno o muy perjudicial. Lo más importante es que exista una flexibilidad en el currículo que pueda enriquecer y profundizar en sus talentos.

Los niños y niñas con altas capacidades se aburren en clase. (Falso X)

Puede suceder que no encuentren una motivación o interés hacia las materias. Pero no es siempre general esta afirmación. Es importante que se eviten las tareas repetitivas sobre los conocimientos que ya tienen incorporados para que no les provoquen rechazo. Existen ocasiones en que ya conocen la materia y pueden sentirse incómodos ante el mismo contenido y pueden provocar incluso problemas de conducta. De hecho, existen diagnósticos erróneos debido a dichas situaciones.

Mitos sobre las altas capacidades
Carmen Díez, experta en altas capacidades

Artículo anteriorLa mediación llega a la Universidad
Artículo siguienteJueves, 19 de mayo de 2022