La profesora Lucía Hilario imparte un taller a estudiantes del Grado en Dirección de Empresas para ayudarles a regular las emociones y aumentar la concentración mental a través de esta técnica, que considera útil para cualquier persona

Lucía Hilario, con estudiantes de Dirección de Empresas en el taller de Mindfulness para futuros directivos.
Lucía Hilario, con estudiantes de Dirección de Empresas en el taller de Mindfulness para futuros directivos.

¿En qué puede ayudar el Mindfulness a un futuro directivo empresarial? ¿Por qué puede ser positivo comenzar a entrenar esta habilidad durante su etapa formativa? La profesora Lucía Hilario ha compartido sus conocimientos sobre esta “técnica de la atención plena” con estudiantes del Grado en Dirección de Empresas de la CEU UCH, respondiendo a su petición. Porque la concentración en el momento presente puede contribuir a mejorar la claridad de ideas y a regular las emociones, además de ayudar a los estudiantes en su concentración y calma frente a cualquier situación de estrés, como los exámenes.

Con estos objetivos, un grupo de estudiantes de Dirección de Empresas pidió a la profesora Lucía Hilario que dirigiera para ellos un taller de introducción al Mindfulness, que han celebrado en el Hub de la Facultad. Durante el taller, les ha explicado en qué consiste la técnica mediante una presentación y han realizado una práctica conjunta.

La profesora Hilario explica así algunas de las claves del Mindfulness que trataron en la sesión, para futuros directivos, pero que son también, a su juicio, útiles para todos.

P: ¿Por qué consideras que es positivo el Mindfulness hoy en día?

LH: Estamos en una sociedad acelerada y llena de estímulos, en la que es difícil encontrar un momento del día en el que hagamos tan solo una cosa, poniendo toda nuestra atención en ella. El Mindfulness es una técnica que ayuda a centrar la atención plena en el presente y no tanto en los pensamientos en los que está inmersa nuestra mente. Prestar atención a lo que vivimos y experimentamos es importante, porque nuestra vida no es la película que nos estamos montando en nuestra mente: es lo que sucede fuera de nosotros y a lo que estamos dejando de prestar atención… Esta es una habilidad o capacidad humana que hay que aprender y cultivar, que se puede entrenar.

P: ¿Y cuáles son las principales ventajas de esta técnica?

LH: Practicar Mindfulness te permite parar y observar la cantidad de pensamientos que aparecen en nuestra mente. Y eso es importante, para aprender a sustituirlos por pensamientos positivos y, más importante aún, para aprender a observarlos, sin necesidad de juzgarlos.

Hoy en día mucha gente sufre ansiedad y depresión: se está demostrando científicamente que el Mindfulness ayuda en estos casos, primero, porque te enseña a aceptar la situación; y, segundo, porque darte cuenta de que tú no eres tu mente es un paso bastante importante. Si no paras, no puedes ser consciente de todo esto. A veces la vida te hace frenar en seco para que te des cuenta de cuáles son tus hábitos no positivos a nivel mental.

 

P: ¿En qué puede ayudar, en concreto, a un futuro directivo empresarial?

LH: Por un lado, puede contribuir a mejorar su concentración y reducir el estrés, algo esencial para la toma de decisiones empresariales correcta. Pero en el ámbito de la empresa, el Mindfulness es importante tanto para uno mismo, como para trabajar con los demás. Saber tratar a las personas con gratitud y compasión es algo que aporta el Mindfulness. Un directivo no sólo debe saber tomar decisiones: considero que debe saber manejar a un grupo de personas. Y las personas son mucho más eficientes laboralmente si su ambiente laboral es el adecuado y si además se les trata adecuadamente.

P: ¿Son este tipo de técnicas un buen complemento a la formación académica?

LH: Sí, si consideramos que un buen directivo no sólo tiene que haber aprendido muchos contenidos en la carrera: también tiene que aprender a tener y a saber transmitir bienestar emocional a su entorno. Por eso hemos hecho este taller. Parar y respirar para tomar una decisión debería ser la clave para todos, no sólo para un directivo… pero quizás para ellos todavía es más importante.