• Thomas Launay se decidió hace cuatro años a estudiar en el CEU de Elche por recomendación de un amigo. Hoy, además de cursar un posgrado especializado en Neuromodulación pionero en España, realiza prácticas en una clínica española y confía en permanecer un tiempo más antes de volver a su Francia natal, «donde trasladar toda esta formación»
Thomas, que llegó a España con un español básico, trabaja hoy en una clínica en Elche

Cuando Thomas Launay, que ya había cursado dos años de Kinesiología, le comentó a su madre que le gustaría dejar su Alençon natal, en la Normandía francesa, para venir a estudiar Fisioterapia en España, la respuesta supuso el primer espaldarazo a su decisión: “Bien, vamos a intentar la experiencia”, le dijo su progenitora. De eso hace cuatro años, y Thomas, que había seguido los pasos de aquel amigo que le recomendó matricularse en el CEU de Elche, finalizó el curso pasado sus estudios de Fisioterapia y en la actualidad se encuentra realizando las prácticas del Título de Experto en Neuromodulación Percutánea y Técnicas Invasivas, en una clínica de Elche que dirigen dos de sus profesores durante el grado y el posgrado, Raúl Valdesuso y Fran Ortega, pioneros en esta técnica en la Comunidad Valenciana.

“Cuando llegué a España no hablaba nada de español y lo he aprendido durante estos cuatro años. Ahora los pacientes siempre me preguntan de porqué he hecho la carrera aquí. Y es que es un poco raro ver a un francés en una clínica en Elche”, comenta divertido Thomas, en un idioma que ya domina y que le ha servido para empezar a construirse un futuro profesional en España, algo que no suele ocurrir entre la mayoría del alumnado francés, que cada año empieza sus estudios en el CEU. “Toda la gente que acaba aquí en España se va después a Francia, pero yo he preferido quedarme para estudiar más y prepararme en otros campos y aprovechar todos los conocimientos de la fisioterapia española”.

Thomas con sus dos mentores, Fran Ortega y Raúl Valdesuso

Precisamente, la preparación, la formación que reciben los estudiantes galos en España es uno de los valores diferenciales respecto de la que pueden encontrar en su país. “Tenemos buenos conocimientos, una buena preparación y una buena educación de la fisioterapia, algo muy diferente de lo que hubiera tenido en Francia”, asegura, al tiempo que enfatiza otra de las cualidades que valora del CEU: “Los profesores están a tope durante la carrera. Tenemos un contacto muy cercano con ellos. Nos forman, como principal objetivo, a poner el cuerpo en su conjunto”.

Y es que esa visión integral es la que le ha fascinado a este joven fisioterapeuta. “Lo que más me ha gustado durante mi formación es el tema de saber que no vamos a tratar solamente, por ejemplo, el hombro, sino que vamos a tratar el cuerpo en su conjunto, vamos a atender también a otras zonas del paciente que pueden estar vinculadas con esa dolencia, como la espalda, el brazo, etc. Me gusta esa mentalidad. No vamos a enfocar en una patología, sino que vamos a poner un poco de relieve y perspectiva para comprobar qué hay alrededor de ella. Lo que lleva un tratamiento más completo y más eficaz”.

Por esa razón, Thomas ha preferido ampliar su formación en Elche, especializándose en el CEU de Elche en Neuromodulación Percutánea y Técnicas Invasivas, una herramienta en el tratamiento de las disfunciones músculo-esqueléticas y el tratamiento del dolor, y cuya formación es pionera en España. Cuando acabe su periodo de prácticas, a Thomas ya le han abierto las puertas a un contrato laboral. ¿Y después? “Para mis planes futuros, no sé, quedarme aquí en España para aprovechar todos estos conocimientos, que en España están muy adelantados. Y después trasladar toda esta experiencia a mi país y desarrollarlo allí”.