• Junto a su perra Maïa ha sido la primera corredora en cruzar la meta de esta prueba deportiva, celebrada recientemente en Alcoy
  • Ambas se preparan para participar el próximo mes de marzo, en un canicross en Francia

Chloe Nordera, estudiante de segundo de Veterinary, la línea en inglés del Grado en Veterinaria de la Universidad CEU Cardenal Herrera, ha sido la primera corredora en cruzar la meta del II Canicross Vila de Muro. Acompañada de su perra Maïa, la estudiante del CEU ha completado un recorrido de siete kilómetros, “ha sido nuestro primer canicross, y ha resultado una experiencia fantástica”.

El canicross es una disciplina deportiva en la que los corredores van unidos a sus perros mediante un cinturón y una línea de tiro que va hasta el arnés del perro. “Este deporte te permite tener una conexión total con tu mascota, disfrutar y sufrir juntos. Desde hace 3 años practico el training (carrera por montaña), al principio corría sola, desde que Maïa corre conmigo estoy más motivada. Maïa es una podenca, como todos los animales de esta raza, muy inteligente, muy afectuosa y con una energía increíble, le encanta salir a correr”.

Sin embargo, Chloe Nordera nos cuenta que corre con Maïa solo hace unos meses, “es una perra joven, de año y medio, y no deben correr antes de cumplir un año, para que no afecte a su desarrollo”.

Maïa es una perra adoptada, la estudiante del CEU la encontró en la calle junto a su madre y sus hermanos cuando solo tenía un mes de vida, “al principio pensé tenerla por un tiempo en acogida, sin embargo he decidido adoptarla”.

En estos momentos, ambas se preparan para participar en marzo en un canicross de seis kilómetros en Francia, “después creo que estaremos preparadas para participar en el Campeonato de Europa, que se desarrollará en Italia en el mes de noviembre”.

Chloe Nordera llegó desde Francia al CEU para estudiar Veterinaria, “La experiencia en el CEU es muy buena, me permite realizar mi sueño de ser veterinaria. Además aquí estudio en inglés y español, lo que me va a permitir conocer perfectamente tres idiomas cuando finalice los estudios, y de ese modo trabajar con los animales salvajes en África del Sur, con los que ya he tenido una experiencia. Me gustan los animales desde pequeña. Mi sueño sería abrir un santuario en un futuro para ayudar a los animales abandonados y apoyar a las protectoras”.