OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Eloísa Beltrán es diplomada en Enfermería por la Universidad CEU Cardenal Herrera de Castellón. Su historia es la crónica de un éxito profesional alcanzado a base de esfuerzo, motivación y superando numerosas adversidades.
Las mismas que pretende evitar a sus compañeros de profesión con la puesta en marcha de CIMED, una empresa de función asistencial y asesoramiento legal para los enfermeros que deseen trabajar en Alemania.
Ella ya lo ha conseguido.

¿Antes de marcharte a Alemania contabas con alguna experiencia profesional?

Sí. Durante la carrera estuve como becaria del centro socioeducativo de Penyeta Roja realizando guardias de enfermería nocturnas. También trabajé en el centro de acogida de menores durante los fines de semana, y en la Escuela de Educación Especial, además de realizar otros trabajos y becas, como la de Informática en el CEU, para sufragarme mis gastos.
La verdad es que estaba muy estresada, pero lo volvería hacer con los ojos cerrados, porque el resultado ha valido la pena.

Cuéntanos ese resultado.

Tras un primer trabajo con la empresa con la que vine a Alemania, actualmente trabajo como enfermera en el Hospital Clínico universitario Groβhadern de Múnich en la Unidad de Cuidados Intensivos, especialidad de Neurología.
Además, he empezado un proyecto nuevo junto con otros compañeros fundando una empresa llamada CIMED, que realiza una función asistencial y de asesoramiento legal a enfermeros que deseen trasladarse a cualquiera de las ciudades de Alemania.
Nosotros les buscamos un trabajo acorde con sus conocimientos y experiencia, en caso de que se tenga, y, sobre todo, intentamos cumplir en la medida de lo posible los deseos de los enfermeros/as. Les acompañamos a las entrevistas de trabajo, les ayudamos en la búsqueda de vivienda, escuela y registros necesarios en Alemania. Y, lo más importante, nos aseguramos de que la oferta sea completamente legal y no una estafa.
Mi labor en concreto es la de coordinación y traducción, así como la realización de documentos, siempre contando con la ayuda de mis compañeros alemanes, que son los que más conocimiento sobre legislación alemana tienen. Básicamente me encargo de realizar las charlas informativas y solucionar todas sus dudas.

¿Cómo lograste trabajar en Alemania?

Terminé la carrera el 12 de junio del 2012 y empecé a enviar currículos para salir al extranjero, sin tener ningún tipo de título de idiomas. En agosto una empresa me ofreció la posibilidad de realizar una entrevista y la superé. No supe el destino hasta una semana después. Era Munich. En principio tenía que llegar Alemania en marzo con un nivel B1 de alemán, pero no fue así, ya que requerían mis servicios para el mes de noviembre, así que el 8 estaba allí.

¿Cómo te las arreglaste sin dominar el alemán?

Llegué sin saber decir nada, y la empresa no se preocupaba más que de ponerte un traductor los primeros meses para temas laborales y documentación.
Primero fui a clases de 3 horas diarias durante 3 semanas y obtuve el A1. Después hice un examen de nivel y saqué un A2, y a continuación empecé un curso de 5 horas diarias de lunes a viernes, que compaginaba con mi trabajo en turnos de noche. Fue agotador, pero valió la pena.
Tras realizar el examen del B1, empecé el nivel B2 y por fin hice el examen, que suspendí la primera vez. Pero al final obtuve mi certificado, el que te exige el gobierno de aquí para poder homologar el título y, aunque eso no implica que tu alemán sea el correcto para nuestro campo de trabajo, ya que no estudias alemán específico en la escuela, sí que te permite comunicarte y hacer trámites.
De todos modos, al final te manejas con ese nivel de idioma: entiendes a los médicos, haces tus relevos y, sobre todo y más importante, en las urgencias sabes actuar, ya que entiendes lo que se necesita.

Además del español, ¿qué otras cosas echabas de menos?

Me costó un mundo estar lejos de los míos. De hecho yo nunca había salido de España y la primera vez que me fui fue sin fecha de retorno. Mi familia también lo pasó mal, en especial mi madre que, junto con mis hermanas, tenía que aguantar muchas noches de los primeros meses mis lloros por estar lejos.
También es difícil olvidar la comida (mi jamón mi ‘aceitito’ de oliva o algo tan simple como el pescado, que aquí el fresco es carísimo). Y la cultura: aquí son muy serios y muy ordenados. Lo primero que pensé es que eran unos ‘rancios’ y me costó mucho hacer amigos, aunque una vez tienes uno es muy sincero y está a tu lado con solo llamarle.

¿En toda esta aventura tuviste algún apoyo?

Principalmente mi familia. Sin la ayuda incondicional de mis padres y el apoyo de mis hermanas no tendría todo lo que tengo.
Además, por mala gestión y organización de mi antigua empresa -y por suerte para mí-, los dos primeros meses estuve viviendo con un matrimonio alemán, los Klieber. Ellos me ayudaron en todo leyendo mis contratos, enseñándome algo de alemán antes de empezar las clases para poder defenderme, mediando por mí y acompañándome en temas legales cuando mi empresa no actuaba honestamente, médicos… Fuimos literalmente una familia. Y aun hoy no hago un movimiento sin consultarles, ya que son como mis padres aquí, no puedo decir con palabras lo agradecida que les estoy y creo que mi vida no será lo suficientemente larga como para poder devolverles todo lo que han hecho por mí.
Encima he tenido la gran suerte de encontrar aquí a mi pareja (alemán claro está), que me ha dado su apoyo incondicional, igual que su familia. Y tengo fantásticos amigos españoles (entre ellos mis ‘pipiolas’, como yo las llamo) y alemanes, que me hacen sentir muy querida e integrada.

entrevistaEloisa

Pero por lo que has contado, trabajar fuera sin asesoramiento implica algunos riesgos

Muchos, sobre todo por las estafas. Muchas empresas se venden como producto; es decir: todo es perfecto y muy bonito, te pagan todo (el curso, el piso…) te tramitan todos los documentos para la homologación de título, etc. Pero, tras mi experiencia como enfermera aquí, puedo decir que no es así. Tú debes pagar tu alquiler y hacer todos los trámites que, por desgracia, aquí no son pocos. Y por eso surgió la idea de crear CIMED.

¿Qué consejos darías a los alumnos que han pensado trabajar en Alemania?

Los podemos simplificar en cuatro: tener disponibles 2.500 euros, ya que en Alemania -igual que en todos los países- vale dinero hasta respirar; no fiarse de todas los ofertas que salgan y nunca coger la primera a causa de la desesperación por trabajar; tener un asesoramiento legal para todos los trámites y documentos a realizar en el extranjero y nunca entregar sus originales ni, desde luego, dinero; y solicitar todo -absolutamente todo- por escrito y firmado por la empresa en caso de que no posean asesoramiento legal.

¿Merece la pena?

Tras mucho trabajo y esfuerzo, sobre todo de mi familia, puedo decir con la boca muy llena que a mí sí me ha merecido la pena. En un 100% he conseguido todos mis objetivos fijados para 2 años en solo 1.
La gente que me conoce sabe que nunca digo esto, pero hoy puedo decir que estoy orgullosa de mí misma y que sé que puedo conseguir todo lo que me proponga. Me valoro mucho más como profesional de los cuidados y, lo que es más importante, como persona, algo que me hacía falta ver por mí misma.
Soy totalmente independiente en todos los aspectos de mi vida, puedo desarrollar mi trabajo en un idioma que no es el mío y me siento muy valorada en mi profesión. Y, sobre todo, trabajo en lo que para mí no es un simple trabajo sino que es mi pasión y mi devoción.
Hay algo que Paco Pareja, profesor de Enfermería del CEU, dijo en nuestro primer día de clase, en 2009, y que yo nunca olvidaré: “La enfermería no es solo una carrera y un trabajo. La persona que estudie Enfermería por tener un buen sueldo difícilmente será un buen profesional, ya que nuestro trabajo se realiza con devoción, corazón y con pasión por lo que hacemos”. Y tiene toda la razón del mundo.

¿Volverás a España?

No sé cuánto tiempo me quedaré en Alemania, pero a día de hoy no llevo intención alguna de volver. Pero sí sé que espero seguir trabajando de enfermera y, sobre todo, seguir formándome cada día.
De hecho estoy realizando el curso de Experto en UCI del CEU a través del aula virtual y, si algún día tengo la posibilidad, realizaré el curso de homologación a Grado, ya que solo puedo realizarlo online.

  • Eloísa facilita su correo electrónico a aquellos estudiantes de Enfermería que tengan intención de trabajar en Alemania y quieran asesoramiento: eloisa.cimed@gmail.com.