• Alumnos de Magisterio del CEU han grabado vídeos con ejercicios para poner en forma a sus compañeros y profesores durante el confinamiento

Zumba, condición física, básquet, aeróbic, baile, bodypump, yoga… Los estudiantes de Magisterio del CEU, de la especialidad de Educación Física, son enemigos acérrimos de la pereza y la desmotivación. Lo han demostrado durante este confinamiento, que han vivido como un reto de aprendizaje y una oportunidad para aportar su granito de arena a la comunidad universitaria. El resultado: una completa serie de vídeos de ejercicios, realizados en sus casas con los materiales que tenían a su alcance, destinados a promover la actividad física de compañeros y profesores.

‘Ha sido una buena forma de aprender e investigar que nos beneficia como futuros docentes y ha ayudado a las personas que vieron los vídeos’

Los “maestros” están muy satisfechos con esta iniciativa, impulsada por el profesor del CEU Fernando Gómez. “Creo que esta iniciativa ha sido un éxito. A falta de prácticas en clase, nuestro profesor ha sabido encaminar la docencia de una forma muy dinámica a la vez que lúdica. Ha sido una buena forma de aprender, investigar y crear nuevos contenidos que no solo nos benefician a nosotros como futuros docentes, sino que creo que también ha ayudado, a las personas que vieron los vídeos y estaban en sus casas, a evadirse y aprender”, explica Núria Felip.

La futura maestra asegura que ha disfrutado también en el papel de alumna de sus compañeros: “He descubierto algunos estilos nuevos que me han ayudado a seguir con una rutina diaria de ejercicios a lo largo de toda la cuarentena”, afirma.

La estudiante del CEU valora mucho el aprendizaje que le ha reportado esta actividad extraordinaria de cara a su futuro profesional: “Me ha hecho darme cuenta de que el profesorado debe saber adaptarse a las situaciones imprevistas, a encontrar soluciones factibles a la hora de seguir el ritmo de la clase para conseguir que los alumnos adquieran los conocimientos. Y me ha servido para aprender de una forma más dinámica e innovadora, que estoy segura de que utilizaré en un futuro”, asegura.

De un modo similar se expresan las hermanas Rut y Gloria Manrique.

La primera asegura que, además de divertirse organizando y realizando la masterclass, la iniciativa le hizo constatar que el confinamiento no era una excusa válida para interrumpir el ejercicio y el estilo de vida saludable.

“Nadie nos esperábamos la situación que nos ha tocado vivir. En muy poco tiempo nos hemos adaptado a una nueva manera de aprender, y al mismo tiempo, de enseñar. Además, realizar este tipo de actividades me ha motivado bastante para continuar con la mención de Educación Física”, afirma la estudiante de Magisterio del CEU.

‘El profesorado debe saber adaptarse a las situaciones imprevistas y encontrar soluciones para que los alumnos adquieran los conocimientos’

Su hermana también está encantada con el proyecto que, explica, “ha sido una vía de escape durante el confinamiento y me ha ayudado a evadirme de la situación”. La futura maestra subraya la experiencia que le ha aportado esta iniciativa que, confía, “les haya servido a mis compañeros y también a mis profesores”.

Como su compañera Núria, Gloria tiene claro que hay que saber adaptarse a las situaciones. Para finalizar, la estudiante de Magisterio del CEU nos recuerda que la actividad física, además de contribuir a una buena salud, es una estupenda fuente de motivación “porque rebaja la tensión y el estrés, te ayuda a relajarte y aumenta la sensación de bienestar”.