María Dolores Legidos, antigua alumna de Magisterio del CEU de Elche, está nominada en los Premios Educa a la Mejor Docente de España en la categoría de Educación Infantil

Ser buena persona, transmitir alegría y ser constante en tu trabajo diario. Estas son las premisas básicas que impulsan el trabajo de María Dolores Legidos en su día a día con los niños y niñas de Infantil. Probablemente, estas hayan sido algunas de los argumentos para ser nominada a los Premios Educa, que reconoce la labor de los docentes españoles. Para esta antigua alumna de Magisterio del CEU de Elche la creatividad es clave en el aprendizaje de los niños. El motivo: “Tienen mayor autoestima, fomenta una actitud positiva ante nuevas situaciones y tienen herramientas para una mejor adaptación al cambio”.

¿Qué ha significado ser nominada a estos premios?

Para mí ha sido todo un orgullo esta nominación, por dos razones. Primero, porque es algo que viene por parte de las familias y me hacen sentirme muy querida y valorada por ellos. En segundo lugar, me da una enorme motivación para seguir haciendo mi trabajo y disfrutar con ello.

¿Cómo reaccionaste ante la noticia?

Cuando me enteré no me lo creía. Ciertamente, es algo verdaderamente maravilloso y muy emotivo, a lo que estoy profundamente agradecida. Cuando ves que la gente te quiere y te valora de esa manera es fantástico. Las personas necesitamos sentirnos queridas porque somos seres sociables por naturaleza. Y si nuestro corazón va recibiendo combustible de este tipo, la dedicación hacia los demás la hacemos sin darnos cuenta, con una actitud positiva llena de cariño y entusiasmo.

Valores más allá de la vocación

¿Qué crees que valoran los padres a la hora de nominarte?

Para mí hay tres pilares importantísimos. En primer lugar, ser buena persona; otro transmitir alegría; y, por último, ser constante en tu trabajo diario. Ser buena persona, es esencial en la vida, cuando eres buena persona tu dedicación a los demás es generosa y altruista. Es algo a lo que les tengo que estar profundamente agradecida mis padres, pues es el espejo donde yo me reflejo diariamente.

En segundo lugar, tener una actitud ante la vida alegre. El sentido del humor es algo maravilloso y educar con humor es algo necesario para el aprendizaje del alumno. Me gustaría hacer un guiño a mi exprofesor y filósofo Higinio Marín. Él nos explica, de una manera extraordinaria en su libro “Teoría de la cordura y hábitos del corazón”, que los seres humanos nos diferenciamos de los animales por nuestra capacidad para sonreír. ¿No es algo verdaderamente maravilloso el poder de una sonrisa? 

Por último, ser constante en tu trabajo diario. Las cosas se consiguen con mucho esfuerzo y dedicación. Sin esfuerzo no hay recompensa, quien no siembra es imposible que recoja una buena cosecha.

Para María Dolores, hay que ponerse a la «altura» de los alumnos y alumnas de Infantil

¿Cuál o cuáles crees que son los principios que debe tener una buena maestra?

Lo más importante es que tengan vocación, ilusión y pongan mucho amor en lo que hacen. Haciendo las cosas con amor es difícil que salgan mal.

¿Cómo se prepara una maestra de Infantil a la hora de hacer que su docencia llegue a su alumnado?

Lo más importante es que sepan ponerse en el lugar del alumno. En mi caso, me acuerdo de cuando era pequeña y pienso cómo me gustaría que fuese mi “seño”. Cuando eres capaz de hacerte pequeño y ver el mundo con los ojos de un niño ya has conseguido la fórmula mágica. Y si a todo le das un toque de magia, creatividad e ilusión los niños ya te los has metido en tu corazón.

Fomentar la creatividad en el aprendizaje

¿Cuáles crees que son las buenas prácticas que debe aplicar un docente?

Ser cercano, cariñoso y tener una gran empatía. Las personas, según nos dice Victor Kuppers, somos como bombillas, unas hacen 30.000 watios y otras van fundidas. Igualmente, los docentes tenemos que transmitir mucha energía a nuestros alumnos, para motivarlos y que tengan entusiasmo por aprender. También es muy importante respetar el ritmo de aprendizaje del alumno. Cuando son pequeños cada uno lleva un ritmo diferente, las piezas del puzzle llega un momento que encajan y el aprendizaje es un éxito.

Asimismo, me gustaría destacar la importancia de la creatividad para el desarrollo del aprendizaje de los niños. Los niños creativos tienen mayor autoestima, fomenta una actitud positiva ante nuevas situaciones y tienen herramientas para una mejor adaptación al cambio.

La satisfacción del alumnado supondrá un 25 % de los puntos; la investigación, otro 25 %; la proyección en la sociedad, un 18,75 %; la formación, un 12,5 %; la transmisión de valores otro 12,5 %. Estos son los criterios para elegir al ganador de cada categoría. ¿Cómo te valorarías?

Ciertamente, las medallas nunca se las debe de poner uno, sino que te las tienen que poner otros. No obstante, sí te puede decir que soy una persona que ama su profesión, muy creativa y con mucha ilusión. Llegar hasta aquí ha sido algo maravilloso y para mí ya es todo un premio.

Artículo anteriorEl embarazo en 60 preguntas, con respuestas basadas en la evidencia científica
Artículo siguienteMartes, 14 de septiembre de 2021