• El Palacio de Colomina ha acogido la presentación del último libro del profesor del CEU Higinio Martín
  • En el acto han intervenido la rectora de la CEU USP, el vicerrector del CEU en el campus de Elche, el decano de la Facultad de Humanidades de la CEU UCH y la directora de Levante

El Palacio de Colomina CEU ha sido el escenario de la presentación de «Civismo y Ciudadanía», el último libro del profesor de la Universidad CEU Cardenal Herrera Higinio Marín. Un acto que ha contado, además, con las intervenciones de la rectora de la Universidad CEU San Pablo, Rosa Visiedo, el vicerrector del campus de Elche de la CEU UCH, Enrique Centeno, el decano de la Facultad de Humanidades de la CEU UCH, Elías Durán, y la directora de Levante-EMV, Lydia del Canto.

La obra, publicada por La Huerta Grande, reúne, a modo de cuaderno de bitácora, una veintena de reflexiones filosóficas en torno a asuntos de actualidad «que impelían a ser pensados y de reflexiones sobre cambios culturales que dan forma a nuestras sociedades en el intento de sobrevivir a ese naufragio que acecha de continuo en el olvido y la falta de sentido», explica el profesor del CEU.

‘Para estar en el mundo, hay que poder hacerse una visión de él que nos deje saber dónde estamos’

El texto persigue hacer reflexionar sobre el compromiso que debería suponer para todos entender la realidad que vivimos. «Para estar en el mundo, asegura Marín, hay que poder hacerse una visión de él que nos deje saber dónde estamos. Estar en un lugar o en un momento preciso requiere poder orientarse en él, aunque sea mínimamente, y contar con una cierta opinión sobre lo que ocurre. La ignorancia por desinformación o por perplejidad es una forma de ausencia, de extemporaneidad».

‘Estos deberían ser tiempos propicios para el pensamiento, pero no lo son, a pesar de que nuestra perplejidad no tiene precedentes’

«Civismo y ciudadanía» realiza un viaje por la actualidad en veinticuatro jornadas abordando cuestiones como los grandes retos medioambientales y los cambios culturales, antropológicos, geopolíticos y tecnológicos, que su autor considera «de tales proporciones que no se dejan reducir a grados en la escala de procesos continuos, y muchos de ellos han alcanzado un umbral de ruptura o discontinuidad».

Finalmente, Higinio Marín reivindica la literatura, la historia y la filosofía «como lujos del todo imprescindibles, si es que todavía cabe aspirar a vivir en nuestras sociedades comprendiéndolas». «Estos deberían ser tiempos propicios para el pensamiento, pero no lo son, a pesar de que nuestra perplejidad no tiene precedentes y nuestra desorientación, tampoco», concluye el filósofo.