La 24 edición del Congreso Católicos y Vida Pública concluyó con un llamamiento a ser “audaces ante la cultura del descarte”

0
155

Redacción ROTATIVO / Imagen: ACdP

El 24 Congreso Católicos y Vida Pública organizado por la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP), la Fundación Universitaria San Pablo CEU, celebrado en la universidad CEU San Pablo concluyó con un mensaje de esperanza y libertad. En la última jornada los asistentes pudieron asistir a diversas conferencias y talleres con el objetivo de buscar la verdad y fundamentar la dignidad humana como uno de los pilares principales de nuestra sociedad.

En este sentido, la ponencia de clausura estuvo protagonizada por el Archiduque Imre de Habsburgo-Lorena quien reflexionó sobre el papel de los cristianos en Europa en el contexto de la actual crisis antropológica y espiritual con una ponencia que llevó por título: ‘El papel de los cristianos en Europa en el contexto de la actual crisis antropológica y espiritual’. Durante su intervención, el Archiduque afirmó que lo mejor que puede hacer un cristiano hoy en día es “ser un testigo de la fe y transmitir su legado”.

El archiduque incidió en la necesidad de redescubrir el espíritu de Europa, ya que estamos viviendo una profunda crisis antropológica y espiritual: “No se puede entender Europa sin tener en cuenta sus raíces, de lo contrario no podemos entender su vocación”. “Hoy somos testigos de una Europa despojada de su esencia cristiana. Es esencial, más que nunca, redescubrir qué es Europa realmente, redescubrir su alma”, afirmó.

Un patriotismo europeo que, en su opinión, sólo es posible si primero reconocemos y abrazamos nuestra identidad nacional y local, en el espíritu del principio de subsidiariedad. En esta línea, el Archiduque ha destacado cinco pilares clave que conforman el papel de los cristianos hoy: ser arraigado en Cristo; saber de dónde venimos; desarrollar un pensamiento crítico; participar y sostenerse en una comunidad sólida; y no tener miedo de ser un signo de contradicción. El Archiduque concluyó su intervención con un mensaje de esperanza, puesto que, aunque vienen años difíciles, “los cristianos están llamados a proteger la verdad”.

El congreso finalizó con las palabras de Rafael Sánchez, director del mismo, quien quiso recordar a los asistentes el momento “histórico” que estamos viviendo, al tiempo que invitó a no aceptar la ruptura con el pasado cristiano. Tras su intervención, se dio lectura al manifiesto del congreso donde se estableció la fe como punto de partida. El presidente de la ACdP y la Fundación San Pablo CEU, Alfonso Bullón de Mendoza, pidió al público que fuesen “audaces ante la cultura del descarte” pues debemos transmitir nuestro legado.