Monseñor Enrique Benavent es nombrado arzobispo de Valencia en sustitución del Cardenal Cañizares

0
292

Informa AVAN / Imágenes: CEE/AVAN/A.Sáiz/V.Gutiérrez

El papa Francisco ha nombrado hoy, 10 de octubre,  como Arzobispo Metropolitano de Valencia a monseñor Enrique Benavent, hasta ahora Obispo de Tortosa, valenciano de Quatretonda, que fue obispo auxiliar de Valencia de 2005 a 2013, según ha anunciado la Santa Sede y la Nunciatura Apostólica en España.

Igualmente, el Pontífice ha aceptado la renuncia que presentó el cardenal Antonio Cañizares el 15 de octubre de 2020, al cumplir entonces 75 años, y lo ha designado administrador apostólico de la Archidiócesis de Valencia hasta la toma de posesión de monseñor Enrique Benavent, que se celebrará el próximo 10 de diciembre en la Catedral de Valencia.

El Salón del Trono del Palacio Arzobispal de Valencia ha acogido esta mañana el anuncio con una gran ovación dirigida al cardenal Cañizares y al nuevo titular de la Archidiócesis. 

En el primer mensaje que ha dirigido monseñor Benavent a la archidiócesis de Valencia -que ha leído el Vicario general de la Archidiócesis, Vicente Fontestad- el Arzobispo electo acoge este nuevo encargo con gran gozo, responsabilidad y alegría: “Ser Arzobispo de la Archidiócesis en la que nací a la fe, en cuyo Seminario me formé, a la que antes de ser obispo de Tortosa he servido con alegría durante 22 años como sacerdote y ocho y medio como obispo auxiliar, y a la que amo de corazón, es una responsabilidad que nunca hubiera imaginado”.

Además, expresa que “desde este momento tengamos todos el deseo de hacer de la Iglesia una auténtica familia” y que “las diferencias legítimas que pueda haber entre nosotros no se conviertan en divisiones, nuestro testimonio será creíble e iluminador para el mundo”. 

Monseñor Benavent ha destacado de su antecesor, el cardenal Cañizares, su “dedicación admirable”. “Ha servido y se ha entregado por nuestra Archidiócesis durante estos últimos ocho años. La sencillez de su persona y de su vida, y su donación total nos han edificado a todos”. 

Asimismo, ha enviado un saludo fraternal a los Obispos auxiliares: “Con vosotros comparto la misma preocupación por la Iglesia y el deseo de trabajar por nuestra Archidiócesis”.

Y, también, el Arzobispo electo se ha dirigido a las autoridades:  “En su misión propia, la Iglesia quiere ser servidora de todos”. Desde el momento “que me notificaron el nombramiento, no ceso de recordaros en la presencia del Señor esperando tener la ocasión de estar entre vosotros. En muchos casos lo viviremos como un reencuentro; en otros nos tendremos que conocer”, precisa. 

De igual forma, en este primer mensaje dirigido a la Archidiócesis de Valencia, monseñor Benavent recuerda “a todos aquellos que están pasando momentos difíciles por enfermedad, falta de trabajo, soledad; también a los que habiendo nacido en otros países habéis venido a nuestras tierras buscando una vida más digna o, simplemente para salvar la vuestra y la de vuestras familias”.

Finalmente, monseñor Benavent asegura ponerse “bajo la protección de la Mare de Déu del Desamparats, coincidiendo con la celebración del Año Jubilar por el Centenario de la Coronación.

“Estamos celebrando el Año Jubilar por el Centenario de la Coronación Canónica de la Sagrada Imagen que, desde el altar de su Real Basílica, atrae las miradas y los corazones de todos los valencianos y valencianas. En estos momentos quiero ponerme en sus manos y pedirle que me ayude a vivir con una fidelidad semejante a la suya; que en ningún momento aparezca en mi vida el desánimo en mi deseo de servir y dar la vida por vosotros”, afirma. 

Monseñor Benavent ocupará el lugar cuadragésimo sexto lugar en la serie de Arzobispos que ha tenido la diócesis de Valencia desde que fue elevada a sede metropolitana en 1492 por el papa Inocencio VIII, y el sexagésimo primero desde la Reconquista de Valencia por el rey Jaime I en 1238. 

Cardenal Cañizares: “Es un pastor conforme al corazón de Dios, que nos guiará por la sendas de Jesús”

Por su parte, el cardenal Cañizares -que a las doce del mediodía de hoy ha dado a conocer el nombramiento de monseñor Benavent en el acto celebrado en el Salón del Trono del Palacio Arzobispal- ha señalado, en referencia al nuevo Arzobispo, que “es un pastor conforme al corazón de Dios, que nos guiará por la sendas de Jesús”. Igualmente, ha animado a los valencianos a “quererlo de verdad, como me habéis querido a mí, ayudarle, seguirle, rezar por él y permanecer muy unidos a D. Enrique como una piña”.

También, el Cardenal ha agradecido sus años al frente de la diócesis valentina, tiempo que “ha sido un honor, han sido años intensos de inmensos dones de Dios, que no soy capaz de explicar adecuadamente, porque me sobrepasa y desborda”.

Y ha añadido que “este servidor vuestro os ha querido y seguirá queriendo con todo el corazón y el alma en un lugar muy cercano, en Moncada. Estaré con vosotros, de otra manera, ejerciendo el ministerio episcopal”. 

El cardenal Cañizares se ha referido a la festividad hoy de Santo Tomás de Villanueva, quien “reconstruyó la diócesis en tiempos de cambio social, cultural y político”, día en el que se hace público el nombramiento del nuevo Arzobispo, y ha expresado que hasta que monseñor Benavent tome posesión de su cargo el 10 de diciembre, en este tiempo, “para que no quede la diócesis de Valencia vacante, el Papa Francisco me ha nombrado administrador apostólico, con lo cual todo continúa como hasta ahora: los Obispo auxiliares, el Vicario General y los Vicarios Episcopales y todos los nombramientos que dependen del Arzobispo. En tiempo de administración apostólica nada se hará nuevo pero todo continúa”.

“Continúa también la Misión popular -Gran Misión Diocesana- que todos debemos llevar adelante, mandato del Sínodo Diocesano. Soy Arzobispo emérito pero no dejo de tener responsabilidad sobre todo de servicio en esta diócesis”, ha asegurado. 

En el acto de esta mañana el Cardenal ha estado acompañado por los obispos auxiliares de Valencia, monseñores Arturo Ros y Javier Salinas, y el obispo emérito de Valencia Esteban Escudero y el arzobispo emérito de Zaragoza, monseñor Manuel Ureña. 

También ha asistido el Consejo de Consultores, Vicarios episcopales, Consejos de Asuntos Jurídicos, el Consejo Presbiteral, canónigos de la Catedral de Valencia y representantes de universidades, entidades y asociaciones, así como delegaciones del Arzobispado y la Curia del Arzobispado. 

Vicente Fontestad: “Muchas gracias por su amor a la diócesis, su preocupación, su buena doctrina y santidad”

El vicario general de la archidiócesis de Valencia, Vicente Fontestad, previamente a la lectura de la carta de saludo de monseñor Benavent dirigida a la diócesis de Valencia, ha dirigido unas palabras, al cardenal Cañizares, en las que ha destacado las cuatro cualidades de Santo Tomás de Villanueva -coincidiendo hoy con la festividad del santo- “cualidades que debe tener el Pastor: el amor, la preocupación, la buena doctrina y, finalmente, la santidad”. 

Precisamente, “usted ha vivido, estas cuatro cualidades”, ha afirmado Fontestad, que ha agradecido en nombre de la diócesis su labor y dedicación: “Nosotros le damos muchísimas gracias, en primer lugar porque en su vida como sacerdote como pastor ha expresado siempre un amor incondicional a todos, absolutamente a todos, muy especialmente por los sacerdotes, sus primeros colaboradores”, y como ejemplo ha citado la Fundación Pauperibus, “una creación suya preocupada por los más necesitados, por los pobres”.

En segundo lugar, se ha referido a su “preocupación por el Pueblo de Dios, que ha sido excelente”. Así, ha destacado “cómo nos ha cuidado en el tema de la pandemia a todos, cuantísimas cartas ha escrito para mantener la fe en estos momentos de dificultad”. 

Y en cuanto a doctrina, “como hacía también Santo Tomás”, el Cardenal ha hecho un “caudal de doctrina y, además, buena, diciendo con valentía lo que consideraba en todo momento para el bien del Pueblo de Dios, para el anuncio del Evangelio. No se ha callado nada, ha sido realmente un pastor que ha defendido al Pueblo de Dios en todas las circunstancias y que seguirá haciéndolo”.

Finalmente, la santidad, “éste es un camino que usted está recorriendo pero que además nos pide a todos nosotros que lo recorramos junto a usted”. Vicente Fontestad ha concluido su intervención con palabras de gratitud: “Muchas gracias Sr. Arzobispo porque estas cualidades que decía Santo Tomás de Villanueva las vemos reflejadas en usted, que el Señor le premie todo lo que está haciendo por esta diócesis y seguirá haciendo”. 

La Santa Sede y la Nunciatura Apostólica en España han comunicado a las 12.00 horas el nombramiento como Arzobispo Metropolitano de Valencia de monseñor Enrique Benavent, Obispo de Tortosa, valenciano de Quatretonda, que fue obispo auxiliar de Valencia de 2005 a 2013.

El Pontífice ha designado al cardenal Antonio Cañizares como administrador apostólico de la Archidiócesis de Valencia hasta la toma de posesión de monseñor Enrique Benavent, y ha aceptado, dos años después, la renuncia que presentó el 15 de octubre de 2020, al cumplir entonces 75 años, en conformidad con el canon 401, párrafo 1, del Código de Derecho Canónico.

Carta del Nuncio Apostólico al Cardenal Cañizares y decreto

Tras el anuncio del nombramiento de monseñor Benavent que ha hecho público el Arzobispo, el Canciller Secretario del Arzobispado, José Francisco Castelló, ha leído la carta que le dirige al cardenal Antonio Cañizares el Nuncio apostólico monseñor Bernardito C. Auza, fechada en Madrid el 13 de septiembre de 2022. 

Eminencia reverendísima: Culminado el procedimiento para la provisión de un nuevo Arzobispo para la sede metropolitana de Valencia, le comunico que el Santo Padre ha nombrado Arzobispo de Valencia a monseñor Enrique Benavent Vidal, obispo de Tortosa. Aceptado el nombramiento por monseñor Enrique Benavent Vidal, la fecha de publicación del mismo ha sido fijada para el lunes, 10 de octubre, fiesta de Santo Tomás de Villanueva. Reiterando mi más sincero agradecimiento por los años de ministerio episcopal al servicio de la Archidiócesis de Valencia y anteriormente como obispo de Ávila, arzobispo de Granada y de Toledo, administrador apostólico de Cartagena así como prefecto de la entonces Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos y vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española. Aprovecho la oportunidad para enviar a vuestra eminencia un cordial saludo en Cristo nuestro Señor”.

A continuación, el Canciller Secretario ha leído el Decreto acerca del nombramiento de administrador apostólico de la Archidiócesis valentina, del Dicasterio para los Obispos:

Para velar por el Gobierno de la Archidiócesis valentina, vacante desde hoy por la renuncia de su Arzobispo eminentísimo, padre don Antonio, de la Santa Iglesia Romana cardenal Cañizares Llovera,  el Sumo Pontífice Francisco, por divina providencia Papa, con el presente decreto del Dicasterio para los Obispos, nombra y constituye administrador apostólico, sede vacante de la mencionada iglesia metropolitana, hasta que el nuevo Arzobispo tome posesión canónica de la sede, al eminentísimo padre don Antonio, de la Santa Iglesia Romana cardenal Cañizares Llovera, Arzobispo emérito de la misma sede, y a él otorga los derechos, facultades y obligaciones que competen según norma del Derecho a los obispos diocesanos sin que obste nada en contra.

Dado en Roma, en la sede del Dicasterio para los Obispos, el día 10 del mes de octubre del año 2022. Firmado por el cardenal Marc Ouellet”.