Miguel Ovejero: “Las nuevas tecnologías y redes sociales generan distorsiones que son necesarias combatir ante el reto de mantener la democracia”

0
40

Información e imágenes: Redacción ROTATIVO

El subdirector de Ordenación de los Servicios de Comunicación Audiovisual del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación digital, Miguel Ovejero, participó en la primera mesa redonda del seminario, celebrado en Valencia, en torno a “Los retos de la autorregulación mediática frente a la desinformación”. Así, advirtió sobre la necesidad de un buen uso del entorno digital actual dado que, en su opinión, “las nuevas tecnologías y redes sociales generan una serie de distorsiones que son necesarias combatir ante el reto de mantener la democracia”.

Ovejero aprovechó durante su intervención para reflexionar junto a otros especialistas y profesionales de los medios de comunicación presentes en el seminario, para exponer los retos que la comunicación social afronta en la actualidad en un sistema de organización como es el de la democracia liberal el cual consagra en la Constitución los derechos que tienen los ciudadanos a recibir una información veraz, contrastada y bien hecha. En este sentido, el subdirector de Ordenación de los Servicios de Comunicación Audiovisual del Ministerio de Asuntos Económicos compartió con el público asistente la preocupación que existe actualmente por la concentración del sistema mediático y el abuso de posición dominante que existe en el mismo con respecto a algunas plataformas de contenidos, así como la creciente desinformación que, a su juicio, “impacta en la calidad del debate político por la proliferación de discursos del odio que se realizan desde el anonimato y que afectan al funcionamiento de la democracia, pudiéndola desestabilizarla, tal y como se ha podido constatar en algunos procesos electorales. Una desinformación que viene dada por la existencia de una infoxicación que se da en una esfera pública dominada por las redes sociales, las cuales se han convertido en un transmisor de corrientes emocionales negativas”.

Ovejero defendió las iniciativas que desde la Unión Europea y sus Estados miembros se están desarrollando para contrarrestar estos retos a los que se están enfrentando los medios de comunicación y la propia sociedad, apostando por la autorregulación y la co-regulación de los medios y sus profesionales y que deben impulsarse desde las empresas, las administraciones y los propios profesionales: “Desde la UE se está haciendo frente al monopolio de la concentración de empresas dominantes en el sistema de medios para que las grandes plataformas no abusen de la posición dominante”. Junto a su visión del momento por el que atraviesa el actual sistema de medios español, Ovejero también hizo referencia a la Ley Audiovisual aprobada en el Senado, apuntado que dicha norma “no pierde de vista los retos de los medios tradicionales y establece un pluralismo y unos requisitos para que exista unos medios plurales en un entorno liberalizado donde el pluralismo debe existir por la diversidad de medios y diversidad informativa”.

Junto a Ovejero esta primera sesión del seminario contó con la presencia del director general de la Unión de Televisiones Comerciales en Abierto (UTECA), Emilio Lliteras, quien dio a conocer los datos que arroja el primer informe que sobre desinformación se ha realizado en España y que ha sido impulsado por la institución que dirige en colaboración con la Universidad de Navarra. Dicho informe destaca el alto porcentaje de población que considera que la desinformación es un problema para la estabilidad de la democracia y el buen funcionamiento de las instituciones y de la sociedad ante lo cual Lliteras defendió la necesidad de “un buen periodismo, veraz y de calidad” y alertó sobre la necesidad de hacer un buen uso de las redes sociales dado que la desinformación “viene dada, en la mayoría de los casos, por la difusión que hacen los propios ciudadanos de la información a través de sus redes, lo que hace necesaria una alfabetización mediática para que los jóvenes y no tan jóvenes sean capaces utilizarlas correctamente y discernir lo que es buena información de lo que no lo es”.

En esa misma línea argumentativa se expresó durante su turno de intervención el presidente del Consell del Audiovisual de la Comunitat Valenciana, José María Vidal, quien abogó por defender la autorregulación y la co-regulación en la profesión periodística y en el sistema de medios mediante la creación de directrices y normas cuya aplicación y establecimiento garanticen la buena praxis profesional en aras de una información veraz que confronte con la abundante desinformación en la que se encuentra inmersa la sociedad actual.

Vidal hizo un repaso por la creación de códigos deontológicos y las leyes y normas que hasta la fecha han apostado por la autorregulación de la profesión y los medios, al tiempo que reflexionó sobre los problemas jurídicos que conlleva la definición del concepto de autorregulación y de desinformación, esta última problemática para legislación por poder contravenir derechos como el de la libertad de expresión o de información, recogidas en nuestra Constitución.

Como solución a la desinformación y alineándose con las reflexiones de Lliteras y de Ovejero, el presidente del Consell del Audiovisual de la Comunitat Valenciana también apostó abiertamente por impulsar la alfabetización mediática de la sociedad con el objetivo de ayudar a los ciudadanos a discernir lo que es información de lo que no lo es, así como enseñar a un buen uso responsable de las redes sociales y de los contenidos que se difunden en el entorno de medios digital.

El turno de intervenciones y reflexión concluyó con la exposición de Alejandra Hernández, miembro del Jurado de la Publicidad de Autocontrol (Asociación para la Autorregulación de la Comunicación Comercial), quien reflexionó en torno a la publicidad y su regulación, así como la legislación que actualmente la rige en nuestro país.