Luis Martín Arias: “Si algo define el cine de Berlanga es el surrealismo grotesco”

0
164

Informa Gonzalo Escrig / Imagen: Cristina Benito

El Congreso Internacional ‘Mediterráneo, fiesta y carnaval’ puso punto y final a su celebración con la ponencia del profesor Luis Martin Arias en el que bajo el título ‘El carnaval ya no existe: Fiesta y poder en el cine de Berlanga’ el especialista realizó un análisis cinematográfico desde la dialéctica platónica de la obra de Berlanga y afirmó “si algo define el cine de Berlanga es el surrealismo grotesco” concluyendo que, en su opinión: “Luis García Berlanga nos dejó un recuerdo de humor y risas”. Una ponencia que sirvió de colofón a tres días de ponencias, actividades y estudios en los que se analizó la figura y filmografía de Luis García Berlanga desde diversos puntos de vista contando con la presencia de actores como José Sacristán o Guillermo Montesinos o bien el propio hijo de Berlanga quien estuvo presente en el acto inaugural celebrado el jueves en el Palacio Colomina de la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia.

Antes del acto de conclusión presidido por la rectora de la Universidad CEU San Pablo Rosa Visiedo acompañada por la directora de la Cátedra Berlanga Begoña Siles y la codirectora del congreso Carolina Hermida, tuvo lugar una mesa redonda bajo el título ’Una interpretación berlanguiana’ en la que bajo la dirección de José Enrique March participaron los actores Luisa Martín, Guillermo Montesinos, Antonio Valero y Julián Núñez, ayudante de dirección.

Durante el coloquio, los invitados recordaron a Luis Berlanga como director, genio y amigo y compartieron anécdotas personales de los rodajes opinando también sobre la obra y personalidad del cineasta. En este sentido, Guillermo Montesinos, que comenzó a trabajar con el director en ‘La vaquilla’, definió al actor berlanguiano como “el profesional que sabe lo que tiene que hacer”, y aseguró que Berlanga siempre iba “con los deberes hechos” a todos los rodajes. Por su parte, Luisa Martín, que trabajó con él en su último filme, ‘El sueño de la maestra’, habló sobre el tipo de actor que precisaba para sus películas y afirmó: “una actriz con capacidad de hacer un sketch en treinta segundos era la actriz que necesitaba”.

Durante la celebración de esta mesa redonda el ayudante de dirección en la película París-Tombuctú, Julián Núñez, recordó cómo eran los rodajes con el director. Todos coincidieron en destacar que los cambios de última hora eran ya costumbre: “Teníamos un guionista en rodaje todos los días […] que también era traductor” recalcó el ex-ayudante de producción. Junto a ellos, el también actor Antonio Valero destacó la importancia de respetar el guión cinematográfico y afirmó que para los actores “que nos cambien el texto es cómo que se metan con nuestra madre”, a lo que Luisa Martín asintió.

La mesa redonda, convertida en una charla entre amigos sirvió también para que Montesinos compartiera con los asistentes una de las ocurrencias que llevó a cabo el director valenciano durante la producción de ‘La vaquilla’ y es que según recordó el actor, Berlanga hizo creer a todos los trabajadores del rodaje que se detenía la producción para poder ir a ver el Tour de Francia que estaba teniendo lugar cerca de la localización donde se estaba grabando la película.

La mesa de diálogo entre actores dio paso a un turno de preguntas por parte de los asistentes en los que se les preguntó si estaban de acuerdo con las declaraciones de José Luis García Berlanga, quien tras ser preguntado si su padre realizaría una película sobre la pandemia, respondió: «No habría hecho nada, es una cosa muy serie en la que ha muerto mucha gente […] no habría tocado este tema» para un filme. En este sentido, Luisa Martín sostuvo que Berlanga sí hubiese hecho una película enfocada en la pandemia ya que, según la actriz, el guionista y director no “hubiese dejado pasar el dramatismo […] de esta situación que estamos viviendo”. Un punto de vista que también compartió Guillermo Montesinos, para el cual Berlanga “podría rodar cualquier cosa” ya que “lo que le encantaba era rodar cualquier cosa para estar lejos de casa”. El actor valenciano destacó también en sus reflexiones los últimos proyectos de Berlanga donde la falta de producción tuvo un efecto directo en el resultado de los largometrajes ya que, para él: “cuando desaparecen Rafael Arcona (guionista) y Alfredo Matas (productor) […] las siguientes producciones ya no son lo mismo”.