Lorena Franco: «Casi todas mis protagonistas son mujeres fuertes, con personalidad, carácter y autosuficientes”

0
277

Redacción: Pilar Jordà / Imagen: Editorial PLANETA

Lorena Franco (1983) es modelo y actriz española conocida sobre todo por su éxito como escritora en Amazon. “Perdida en el tiempo” fue la quinta novela más leída de la plataforma digital según Amazon Kindle. Ahora, Franco ha saboreado de nuevo las mieles del triunfo con su nuevo thriller “El último verano de Silvia Blanch”. Gracias a la fama de su bestseller, Franco está realizando una gira por España para hablar de su último éxito, del cual nos tiene mucho que contar.

Lorena, ¿te has basado en algún caso real para idear la desaparición de Silvia Blanch?

Me interesó mucho el caso de Lea Roberts, una chica de 23 años que lleva desaparecida 20 años. Me resultó muy curioso que encontraran su coche sin indicios de violencia. Construí el libro partiendo de esta historia y recordando mi papel en el cortometraje “La chica de la curva”. El rodaje tuvo lugar en Montseny, con sus carreteras llenas de curvas, neblinoso en invierno y rodeado de montañas.

¿Consideras a los personajes de Álex y Silvia trazos feministas dentro del género del thriller policiaco?

Casi todas mis protagonistas son mujeres fuertes, con personalidad, carácter y autosuficientes. En “El último verano de Silvia Blanch” ensalzo el papel femenino jugando con dos voces. Por una parte, tenemos a Álex, una periodista que se obsesiona con la desaparición de Silvia Blanch, y por otro lado a la propia Silvia Blanch, la cual conocerá el lector en cierto punto de la novela. Es un personaje con un punto oscuro, sus secretos son los que desarrollan la trama de obsesiones y mentiras que desembocan en un final inesperado.

Hablando de secretos, ¿todos tenemos secretos inconfesables?

Sí, nunca llegamos a conocer al cien por cien a una persona, ni siquiera a nuestra pareja o nuestros padres. Siempre nos pueden sorprender aquellos que creemos conocer más porque todos guardamos “secretillos”. En realidad, tenemos tres caras, la que mostramos al mundo, la que mostramos a nuestro entorno más cercano y la que solo conocemos nosotros. Esta última, la que tiene un tono oscuro, es en la que está inspirada mi novela.

“Nunca llegamos a conocer al cien por cien a una persona”

En esta novela Silvia ocultaba muchos secretos, ¿propiciaron en cierta medida su desaparición?

Sí, pero el lector no descubrirá el por qué hasta más o menos la primera mitad de la novela. En la segunda, se indaga tanto en la vida personal de Silvia como en la de Álex. En realidad, la desaparición de Silvia es una excusa para hablar de otros temas, como las denuncias falsas por violencia de género o la relación romántica entre Álex y Daniel, el sospechoso principal del crimen.

Si se hubieran conocido Álex y Silvia ¿qué tipo de relación tendrían?

De “hola y adiós”, no serían amigas, aunque Álex piense que sí. Pese a que compartan escenario y personajes, están cerca y a la vez lejos. Están unidas por una misma trama, pero no tienen mucho en común. Es verdad que ambas tienen una misma faceta que las mueve a tomar sus decisiones: la obsesión. La de Silvia es un amor que no sabremos quién es hasta el final y la de Álex es la propia Silvia. La obcecación de la periodista por la desaparecida comienza cuando conoce a sus padres, sobre todo a esa madre deshecha como tantas otras que hablan en televisión de sus hijos desaparecidos.

Si tuvieras que destacar una frase de la novela ¿cuál sería?

El padre de Silvia Blanch se dirige a los que están interesados en desentrañar el misterio de la desaparición de su hija con una frase muy especial que refleja su punto de vista de la situación y sus intenciones como protector de la memoria de Silvia: “Si no vas a formar parte de la solución no formes parte del problema”. También es memorable la extraña nota que encuentra Álex por la mañana en su habitación con una sentencia casi descriptiva de toda la trama: “Todos mienten”. Además, tal y como dice la hermana de Silvia, nadie está exento de que le ocurra algo malo, a que de la noche a la mañana se volatilice. Hoy puedo ser yo, mañana puedes ser tú, puede ser cualquiera.

“Siempre nos pueden sorprender aquellos que creemos conocer más porque todos guardamos secretillos

¿Dirías que “El último verano de Silvia Blanch” es tu mejor libro?

Creo que toda última creación es la mejor creación. Vas aprendiendo tanto después de tanto escribir, se trata de una mejora progresiva. Hay dos tipos de escritores. Por una parte, los que solo tienen una novela buena, ese bestseller que les catapultó y después del cual no vuelven a escribir nada mejor. Por otro lado, están aquellos que mejoran con cada creación. Cada vez tengo más claras las tramas, mis personajes cobran más vida y vivo con más intensidad mi profesión, con más magia. Para mí, “El último verano de Silvia Blanch” y “Perdida en el tiempo” son, sin duda, mis dos novelas preferidas.

Por último, respecto a tu vida personal, si tuvieras que elegir entre tu faceta como actriz o escritora, ¿cuál elegirías?

Antes te hubiera dicho que intentaría compaginar las dos cosas, pero ahora tengo claro que me decantaría por la escritura, debido a la presencia que se me requiere en casa por mis cuatro hijos. También porque es un trabajo más tranquilo, no tengo que ir de un lado para otro como en el mundo de la interpretación, es todo tan cansado, los castings, rodajes, pruebas de vestuario…simplemente no.