Vicente Amigo toca para “la memoria de los sentidos”

0
581

Jaime Roch / 4º Periodismo

Vicente Amigo abrió su corazón como un capote para arropar a Torrent en la presentación de su nuevo disco “Memoria de los sentidos”, su octavo álbum de estudio donde conmemorara los 25 años de su carrera. Su guitarra traduce experiencias vividas y visiones de su sentimiento. Cuando observas al músico sevillano en el escenario, los ojos viajan directamente a unas manos y dedos que le acabaron de delatar como uno de los mejores músicos de nuestro país a través de su inconfundible flamenco: puro, exento y creciente como la niebla rompe el día. Una verdadera revolución. Los más de seiscientos contempladores fieles, constantes y vencidos al perfume dulce del músico sevillano, se levantaban en vítores espontáneos como “viva el flamenco” o “eres el mejor” entre canción y canción. Hacía un mes que no quedaban entradas para contemplar la única incursión del artista en València.

El guitarrista inició el Festival Flamenc 2017 de Torrent con su concierto el viernes. Antes de interpretar, se mostró muy agradecido con el público y manifestó que se “iban a dejar el alma en el escenario”. En diciembre del 2015, el sevillano criado en Córdoba ganó la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes y en el 2001, un Latin Grammy por “Ciudad de las Ideas”, compases con los que finalizó el concierto. La sabrosa “Roma” fue una de las cumbres del concierto del mismo modo que las bulerías “Guadamecí”. En el escenario le acompañaron Añil Fernández, como segunda guitarra; Ewen Vernal, como bajo; Paquito González, como cajón y percusión; Rafael de Utrera, al cante; y Antonio Molina, ‘El Choro’, bailó. La armonía del conjunto sobrepasaron los límites de la música.

Vicente Amigo, que es un hombre que no se rinde y un creador inagotable e irreductible, vive en la cuerda de su guitarra bajo la sombra de alguien que nunca más será: el maestro Paco de Lucía. Su personalidad, que surge en sus ojos y crece en el fondo, trasparece como el légamo del agua. Su rimada melodía es un auténtico tesoro que guarda la belleza de nuestra historia en la “memoria de los sentidos” y su música, un viaje a las raíces.