Los Premios Planeta visitan Valencia

Lucía Gómez / 3º Periodismo

Dolores Redondo se hizo un hueco en nuestras librerías con la Trilogía del Baztán, que conquistó a millones de lectores a través de su personaje principal, Amaia Salazar. Ahora, tres años después de su éxito como escritora, la donostiarra vuelve a sorprendernos con una nueva novela, Todo esto te daré, que le ha valido el Premio Planeta 2016. La ganadora y el finalista, Marcos Chicot, visitaron el pasado mes la Capital del Turia y compartieron con los lectores sus historias.


En Todo esto te daré, la historia transcurre en el majestuoso y desconocido escenario de la Ribeira Sacra (Galicia), donde se traslada Manuel para reconocer el cadáver de Álvaro, su marido. Una vez allí descubre que la investigación sobre el caso se ha cerrado con demasiada rapidez y que no es bienvenido por el resto de habitantes, quienes se prestan a familias de nobles y aristócratas que viven en pazos y controlan la Ribeira a su antojo. En medio de este panorama aparecen Nogueira, un Guardia Civil jubilado, con gran sentido del deber y a quien le repugna todo este servilismo y poder, y Lucas, un sacerdote y amigo de la infancia de Álvaro. Ambos se unen a Manuel para reconstruir la vida de alguien a quien creían conocer bien. “El servilismo aparece caracterizado en mi novela como una familia noble gallega, pero a todos nos pueden venir a la cabeza familias poderosas en nuestro país que han salido airosas después de cometer un delito”, subrayó Redondo.
La escritora reconoce que le gustan los escenarios muy exigentes, “casi imposibles, que obligan a los personajes a sacar lo mejor y lo peor de ellos y que de entrada no sean el lugar perfecto e idílico donde uno ubicaría una acción”.
En el libro se abordan dos perspectivas: la de orgullo de pertenencia que tiene la gente allí pero también el servilismo de una parte de la sociedad que se pliega ante estos poderes. Es a ese lugar donde Manuel llega en el peor día de su vida, rodeado de un ambiente que de entrada le parece hostil y atrasado y donde su duelo queda detenido y da paso al enfado debido a las mentiras que comienzan a aflorar.
Todo esto te daré es una novela masculina y narrada desde otras perspectivas muy distinas a sus anteriores obras: personajes difíciles, protagonista homosexual, grandes compromisos que incluyen la codicia – el título hace referencia a un pasaje de la Biblia- la amistad adulta de tres hombres en apariencia diferentes que tienen que reconstruir a un ser querido…Según la autora, “es una novela a la que le ha llegado su hora porque estaba a la vez que el Guardián Invisible y tuve que elegir”. Considera, sin embargo, que tomó la decisión correcta porque “Amaia fue un regalo, encontré el personaje que muchos autores buscan durante años para llegar al público y poder escribir historias distintas”. Además, gracias a la trilogía se creó un renombre: “Nadie me ha preguntado todavía si me siento identificada con Manuel, ya nadie se plantea por qué hago las cosas que hago porque escribir la Trilogía ha hecho que me conozcan”, aseguró. No obstante, aunque confirma que ya está en proceso de escribir la próxima entrega del Baztán, sigue el consejo que le dio John Connolly, quien le recomendó dejar de lado los mismos personajes para retomarlos con más fuerza: “Necesitaba crear otra historia para cubrir unas necesidades personales de crecimiento como autora. Quiero reservarme espacios para poder contar desde otras perspectivas”, remarcó la escritora. Redondo considera importante que el lector quiera a un personaje, pero aseguró que en el momento que su regreso se convierte en una orden “se pierde el espíritu del escritor de libertad absoluta”.

Del papel al cine
La primera parte de la Trilogía del Baztán, El Guardián Invisible, se estrenará en los cines el 3 de marzo. Para Dolores Redondo “es muy especial” que su obra se lleve a la gran pantalla y ver a la actriz Marta Ventura en la piel de Amaia Salazar. “Es fascinante, sobre todo porque han tenido el acierto de rodar en Elizondo y es tal y como se describe en la novela”. Sin embargo, el director se centra solamente en una de las visiones del libro, aunque “el espíritu de miedo y el paisaje están ahí”, señaló la autora.

Finalista Premio Planeta
El escritor Marcos Chicot ha vuelto a asesinar a un filósofo. Tras El asesinato de Pitágoras esta vez le ha tocado el turno a Sócrates. Con su muerte, el autor se ha proclamado finalista del Premio Planeta 2016.
El asesinato de Sócrates recrea de forma magistral la época más extraordinaria de nuestra época. “A veces digo que hace 2.500 años se produjo un Big Bang donde lo que surgió no fue el Universo sino el hombre, nosotros como civilización y cultura, porque se alcanzan y se perfeccionan artes y pensamientos a un nivel muy superior respecto a lo que había”, aseguró Chicot. En esta novela, el autor, mediante una metáfora, trata de resucitar a Sócrates, un personaje que considera único pero del que solo se conocen los clichés. “Sócrates es un personaje importante, con su faceta pública, de filósofo, y su faceta personal: padre de tres hijos, amigo que sufre cuando mueren sus amigos y soldado que lucha en tres batallas”, adelanta.


La obra está constituida por dos tramas: Atenas y Esparta, con protagonistas en ambas y que varias veces colisionan. Una de las historias principales gira en torno a una mujer espartana a la que le arrebatan al hijo y que convive con un marido que la maltrata. Asimismo, Chicot muestra la primera democracia del mundo, que lleva consigo la aparición de los primeros políticos profesionales, corruptos y demagogos que, según explicó el escritor, “lo único que quieren es alcanzar cuota de poder apelando a las pasiones más negativas y oscuras del hombre”.
Una obra de intriga, de aventuras y amor, que reconstruye con detalle y rigor el entorno de la época. Se trata de una novela en la que el narrador es muy cercano a los personajes y el mundo se ve a través de ellos “para que te pongas en su piel y te emociones”. En palabras del autor, “el primer plano por el que transita el lector es el de la novela negra: capítulos cortos, tramas alternantes y finales con los que siempre quieres saber más”. Y es que no se trata de una novela histórica al uso, ya que Marcos Chicot no quiere que al lector le resulte difícil comprenderla: “Siempre doy varias pinceladas en cada página de lo que era la Grecia clásica para que al final compongan un fresco completo. La idea es entretener y además, como valor añadido, aprender sin esfuerzo”.
Tanto para Dolores Redondo como para Marcos Chicot, el hecho de ser reconocidos como ganadora y finalista del Premio Planeta, respectivamente, ha supuesto un cambio en sus vidas. “Estamos encantados de trabajar con Planeta, de esta forma adelantas varias casillas de golpe”, remarcó Chicot.

Noticias Relacionadas

No están permitidos los comentarios

Universidad CEU Cardenal Herrera
Universidad CEU Cardenal Herrera

Universidad CEU Cardenal Herrera