“En el cine todo tiene que ser más intenso para no perder al espectador”

Esperanza Luque / Periodismo 1º

Mikaela Guariniello es una cortometrajista miembro de la productora Shelter Producciones y S7VEN SENSES. El pasado mes de noviembre acudió al II Encuentro Nacional de la Industria del Cortometraje (ENNIC). En el Foro de Proyectos explicó de qué trata uno de sus cortometrajes, Talluco.

Foto Valentino R.Sandoli

Mikaela Guariniello / Foto: Valentino R. Sandoli

Pregunta. ¿Cómo surgió la idea de Talluco?

Respuesta: Talluco está basado en un relato breve que escribí con 19 años, sobre un pueblo de 98 habitantes y un suceso que afectará a todos. Siempre me ha gustado narrar historias que ocurren en pequeños pueblos porque me parece una manera muy interesante de analizar la sociedad. En este caso en concreto, quería contar cómo las personas reaccionan de manera diversa ante un mismo acontecimiento que se aleja de nuestra realidad, pero que es algo normal en su mundo, y cómo afrontan dicho problema.

P. ¿Por qué pensó en Talluco como un cortometraje y no como un largometraje?

R. Mi historia está influenciada en cierta manera por el realismo mágico y considero que tanto en los relatos breves como en los cortometrajes se puede jugar más con la ambigüedad. No hace falta contar el por qué de cada cosa, es decir, en muchas ocasiones se presenta una situación y de esa misma situación van surgiendo diferentes cosas, personajes, historias… En mi opinión, en el largometraje, debido a su duración, el público busca un mayor número de respuestas y siente un anhelo por unir cada cabo suelto, lo que creo que no beneficiaría a mi historia.

P. ¿Qué banda sonora cree que sería la ideal para Talluco?

R. Me gustan mucho compositores como Philip Glass o John Tavener porque sus composiciones crean unos ambientes magníficos. La fuerza que emana de su propia música despierta en el oyente un sinfín de sensaciones y si a eso se le añaden unas buenas tomas, en ocasiones la narrativa fluiría sin necesidad si quiera de palabras.

P. ¿Cuándo decidió que quería ser cortometrajista?

R. Desde pequeña he sentido pasión por el cine gracias a mis padres, pero no fue hasta que realicé mi primer cortometraje en segundo de carrera cuando me di cuenta de lo maravilloso que era contar una historia en tan poco tiempo. Todo tiene que ser más intenso para no perder al espectador. Conseguir transmitir emociones en un espacio tan breve es un trabajo laborioso, porque hay menos tiempo para comprender todo y, sobre todo, para sentir algún tipo de conexión con los personajes o la historia que se narra.

P. ¿En qué género cinematográfico incluiría sus cortos?

R. Drama, sin duda. Tengo una gran obsesión por ciertos temas, como son la muerte, la memoria, los recuerdos… y mi manera de expresarlos son siempre por medio de ese género.

P. ¿Qué director de cine es el que más le inspira a la hora de pensar en nuevos proyectos?

R. Terrence Malick es un director al que admiro muchísimo. Cuando veo películas como Días del cielo o El árbol de la vida siento que está a otro nivel, en muchos sentidos, y aunque eso me hace sentir minúscula me inspira también.

P. ¿Tiene más proyectos en mente?

R. Hace poco he acabado mi último cortometraje A veces viene la tristeza, que está inspirado en un poema de José Ángel Valente del mismo título. En él, trato de explorar y mostrar de manera poética esos momentos en los que la tristeza latente se asome a irrumpe en nosotros. También acabo de ganar el premio Embajador Eurostars por un video que he realizado sobre Madrid, por lo que estoy muy contenta. Además, estoy empezando a preparar la edición de mi primer libro de relatos y estoy comenzando también mi primer guión de largometraje. Tengo también otros proyectos pero por ahora no puedo decir nada sobre ellos.

P. ¿Qué es lo que más le apasiona a la hora de hacer un cortometraje?

R. Como ya he comentado, me parece fascinante el hecho de narrar una historia, mostrar una situación o presentar a un personaje en tan poco tiempo. Para mí, ser capaz de emocionar o llegar a alguien en 5, 10 o 20 minutos es algo maravilloso.

P. ¿Qué elemento es imprescindible en una película para que le guste?

R. Le doy importancia a la parte técnica, en especial a la fotografía y el montaje, pero al final lo que para mí es imprescindible es que la historia conecte conmigo y mueva algo en mí. Cuando acabo una película y siento que ya no soy la misma que era hace un par de horas porque hay algo que ha cambiado, por pequeño que sea, es cuando sé que esa película es especial.

P. ¿Cuándo cree que podremos ver Talluco terminado?

R. Aún no puedo responder a esta pregunta porque se están barajando diversas posibilidades. Es una historia que requiere tiempo, dedicación y también un presupuesto considerable. Lo único que sé con seguridad es que el día en el que se pueda ver Talluco será porque he tenido todos los elementos necesarios para que quede de la mejor manera posible.

Noticias Relacionadas

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Resolver: *

Universidad CEU Cardenal Herrera
Universidad CEU Cardenal Herrera

Universidad CEU Cardenal Herrera