Prorrogada la exposición de abanicos del museo de Cerámica de Valencia

0
638

Debido al gran éxito que ha tenido entre el público, el Museo Nacional de Cerámica de Valencia ha decidido prorrogar la exposición “Miradas a través de los abanicos de entreguerras. El diseño Art Nouveau y Art Decó” hasta el próximo mes de diciembre. Otra de las razones de dicha prórroga es, tal y como afirma Carmen Rodrigo, Comisaria de la exposición, debido a la “necesidad de amortizar el gasto que ha supuesto al Museo”.

Imagen de la exposición de abanicos. / Benedetta Vidi
Imagen de la exposición de abanicos. / Benedetta Vidi

La exhibición consta de 47 ‘países de abanicos’ (la hoja sin el varillaje) que corresponden al período comprendido entre 1900 y 1930 aproximadamente, a los que se suman 12 abanicos de gran variedad tipológica, fechados entre finales del siglo XIX y principios del XX. Se trata de muestrarios que los comerciales de las fábricas llevaban para mostrar a los compradores, quienes les encargaban copias de estos originales.

El objetivo de esta exposición, tal y como explica explica la Comisaria es, por una parte, “mostrar al público una colección que no es posible enseñar continuamente debido a la delicadeza de los abanicos”, y por otra, “destacar un tema tan valenciano como el abanico”, ya que se trata de abanicos originales que no se parecen a los «típicos que se venden en las tiendas», subrayó. Además, es una forma de dar a conocer las relaciones comerciales que ya en esa época se llevaban a cabo con Japón.

Los abanicos han sido expuestos en función de su temática, puesto que los autores y las épocas en las que fueron realizados son similares. De este modo, pueden encontrarse distintos temas como son el folclórico y el taurino, que atraían mucho a los extranjeros de la época, los ballets rusos, que inspiraban motivos orientales y exóticos y otros como el Art-Nouveau, el Art-Decó o los infantiles.

Opinión de los visitantes

Algunos visitantes a la muestra han quedado sorprendidos de la belleza de los objetos expuestos toda vez que han criticado la poca difusión que se ha dado al tema. Ejemplo de ello es Paola Turrá, visitante de la exposición, quien apunta: «Son verdaderas piezas de arte. Espero poder volver al museo algún día. Es muy posible que muchas personas no sepan de su existencia y es una lástima.»

La muestra sumerge al espectador en un viaje por el periodo de entreguerras que da a conocer el cambio operado en el significado de los abanicos a lo largo del tiempo, ya que desde la Primera Guerra Mundial, cambia completamente el uso del abanico, que se vuelve mucho más restringido por la incorporación de la mujer a la vida profesional, al deporte… y comienza a limitar su uso para ir al teatro o para salir de noche. Además, es importante ver que la calidad media de los abanicos de esta época “no se puede comparar con la actual, puesto que los realizaban grandes pintores contratados por los fabricantes”, ha asegurado Rodrigo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: *