Virus del papiloma y cáncer: colaboramos con la SEIMC en las recomendaciones para el diagnóstico de la infección

16179

La profesora de Microbiología de la CEU-UCH Teresa Pérez Gracia es coautora, junto a tres investigadores de los hospitales Ramón y Cajal de Madrid, EOXI de Vigo y Puerta del Mar de Cádiz, de las recomendaciones de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC)

La profesora del Departamento de Farmacia de la CEU-UCH Teresa Pérez Gracia, coautora de las recomendaciones de la SEIMC para el diagnóstico de la infección por el virus del papiloma humano.
La profesora del Departamento de Farmacia de la CEU-UCH Teresa Pérez Gracia, coautora de las recomendaciones de la SEIMC para el diagnóstico de la infección por el virus del papiloma humano.

La profesora del Departamento de Farmacia de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia, Teresa Pérez Gracia, ha colaborado en la redacción de las recomendaciones de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) para el diagnóstico microbiológico de la infección por el virus del papiloma humano (VPH). Este virus, el más frecuente de entre los de transmisión sexual, es causante del cáncer de cuello de útero, el tercer tipo de tumor más habitual en mujeres, que en España causa más de 800 muertes al año.

Estas recomendaciones de la SEIMC, elaboradas por un equipo de cuatro investigadores españoles, tienen como objeto la puesta al día de los cuadros clínicos mas frecuentes originados por el VPH y sobre todo, dar información suficiente a los profesionales para elegir el método más adecuado de diagnóstico que se debe utilizar en la práctica clínica diaria y su utilidad junto con otras pruebas de triaje, en los algoritmos de cribado del cáncer de cuello de útero y también del cáncer anal.

Virus y cáncer

Según explica la profesora del Grado en Farmacia de la CEU-UCH Teresa Pérez Gracia, coautora de estas recomendaciones de diagnóstico de la SEIMC, “el VPH es un virus ADN que origina la infección de transmisión sexual más frecuente en todo el mundo. En la mayoría de los casos, la infección es asintomática, transitoria y puede pasar desapercibida; pero en otros, las manifestaciones clínicas comprenden desde simples verrugas y otros procesos benignos, hasta el desarrollo de tumores anogenitales tan severos como el cáncer de cuello de útero o el cáncer anal”.

La condición indispensable para el desarrollo de estos tipos de cáncer es la persistencia del ADN del virus en la célula infectada: “En esto se basan la mayoría de las pruebas de diagnóstico que se utilizan hoy en día y que hemos analizado en estas recomendaciones, para que los facultativos puedan optar por la más adecuada en cada caso”, señala la profesora de la CEU-UCH Teresa Pérez Gracia.

Alta mortalidad

Estas recomendaciones para el diagnóstico son importantes si se tiene en cuenta que el cáncer de cuello de útero que causa este virus es el tercer tipo de tumor más frecuente en mujeres en todo el mundo y que, en regiones como el África subsahariana, la mortalidad alcanza hasta el 22,3% en la población femenina. En España, se estima que cada año se diagnostican 2.511 casos nuevos y se producen unas 848 muertes, es decir, aproximadamente 2 mujeres cada día. “Estas cifras son extremadamente altas para una enfermedad totalmente prevenible hoy en día en cualquier país desarrollado. Y las previsiones para 2020 en España aumentan: se estima que dentro de cuatro años serán 2.710 los nuevos casos detectados y que provocará 949 muertes”, señala Teresa Pérez.

En la actualidad hay comercializadas dos vacunas que protegen frente al 70% de los VPH que causan el cáncer de cuello de útero. Esta vacuna forma parte, desde 2008, del calendario de vacunación oficial de España de las niñas entre 11 y 14 años: “Tanto la Organización Mundial de la Salud, como las Agencias Americana y Europea del Medicamento avalan su eficacia y seguridad. Hasta la fecha, se ha establecido que la protección contra los tipos de VPH a los que están dirigidas estas vacunas, dura como mínimo entre 8 y 9 años”, destaca la profesora Pérez Gracia, investigadora principal del Grupo de Diagnóstico molecular en microbiología clínica de la CEU-UCH.

Recomendaciones para el diagnóstico

El documento de la SEIMC para el diagnóstico de la infección por VPH incluye recomendaciones sobre recogida y conservación de las muestras, evalúa las técnicas comerciales actualmente en el mercado para la detección del virus y realiza indicaciones clínicas sobre el cribado del cáncer de cuello de útero. También incorpora un documento técnico para la detección de ácidos nucleicos del virus del papiloma humano.

Los editores de estas recomendaciones de la SEIMC, en las que ha participado la profesora de Microbiología de la CEU-UCH Teresa Pérez Gracia, han sido Emilia Cercenado, del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, y Rafael Cantón, del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid. El informe ha sido coordinado por María Luisa Mateos, del Hospital Universitario Ramón y Cajal, y han participado también como coautores Sonia Pérez Castro, del Hospital EOXI de Vigo, y Manuel Rodríguez Iglesias, del Hospital Universitario Puerta del Mar de Cádiz.

Reseña del informe:

Mateos Lindemann ML, Pérez-Castro S, Pérez-Gracia MT, Rodríguez-Iglesias M. “Diagnóstico microbiológico de la infección por el virus del papiloma humano”. 57. Mateos Lindemann ML (coordinador). Procedimientos en Microbiología Clínica. Cercenado Mansilla E, Cantón Moreno R (editores). Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC). 2016. Descarga en PDF.