Su primera obra verá la luz nada menos que en El Corte Inglés, la FNAC y La Casa del Libro. Pero los beneficios de su venta no son para ella, se destinarán a niños en riesgo de exclusión.
“El Barrio de Colores” es un poemario sobre la diversidad familiar con el que esta futura maestra persigue un ambicioso objetivo: educar en valores a los más pequeños, mientras desarrollan muchos otros aprendizajes y disfrutan del placer de la literatura.
Mar Hontangas, estudiante del doble grado en Educación Infantil y Primaria en el CEU, nos lo cuenta en esta entrevista.

Te estrenas como escritora de literatura infantil con “El Barrio de Colores”, un poemario sobre la diversidad familiar. Y lo haces por todo lo alto: distribuyendo tu libro en El Corte Inglés, FNAC y La Casa del Libro. 

Sí. Ya está disponible por medio de la página web de la editorial, que ofrece el envío a domicilio sin costes a nivel nacional. Y pronto, a través de nuestras redes sociales, podremos dar fechas para adquirir el cuento en los comercios que mencionas, además de informar de los eventos de los que vamos a formar parte: diferentes presentaciones, firmas de libros, etc.

Antes de meternos en harina, dinos cuáles son esas redes. 

Mi cuenta personal en instagram es @marhont; la cuenta dedicada exclusivamente al cuento es @elbarriodecolores; y Lucía, la ilustradora, publica sus proyectos en @llamalodesastre.

‘Me siento muy agradecida de poder vivir esto con tan solo 23 años, sé que lo estoy aprovechando por completo’

Mar, ¿cómo se siente una con semejante oportunidad? 

Me siento muy agradecida de poder vivir esto con tan solo 23 años, sé que lo estoy aprovechando por completo. Por otro lado, tengo la responsabilidad de trabajar al nivel que merece esta oportunidad. Así lo he hecho y, por supuesto, así lo seguiré haciendo.

Vamos a ver por qué esta obra ha suscitado tanto interés. ¿Qué es ‘El Barrio de Colores’? 

Como decías, es un poemario sobre diversidad familiar. Invito a los lectores a dar un paseo por un barrio muy especial, donde viven veinte familias en sus veinte casitas, a cual más colorida y original.

Si tocas al timbre de la casita número 5, conocerás a una parejita que vive con su gato; si vas de visita a la número 6, te recibirá una familia muy muy grande. Y también puedes pasar a saludar a una preciosa familia de acogida en la casita número 17.

¿Por qué diversidad familiar? 

Porque luchar por la normalización, trabajando con los niños valores como el respeto y el amor me parece un tema con mucha fuerza, lo considero un buen comienzo.

Hay muchísimos otros temas que quiero abordar y estoy segura de que “El Barrio de Colores” tan solo es el principio de todo lo que vendrá.

No lo dudamos. Se trata de poemas aparentemente sencillos, pero tienen mucho más detrás. 

He querido enfocar el concepto desde la sencillez, y así lo ha reflejado también Lucía con sus ilustraciones.

Haciéndolo así, conseguimos que en poemas de apenas tres estrofas se introduzcan temas de los que podemos hablar durante horas. Esto potencia que el niño escuche, piense y luego se haga preguntas.

El estilo es muy visual, limpio y sencillo, pero está lleno de sentido. Dicen que hacer las cosas simples es mucho más complicado (risas).

El cuento está recomendado para niños de a partir de 3 años, sin embargo está dirigido tanto a ellos como a los adultos que les rodean. Es tan necesario que sea leído por los mayores como que sea escuchado por los más peques.

‘Luchar por la normalización, trabajando con los niños valores como el respeto y el amor lo considero un buen comienzo’

Pones el foco en las ilustraciones, realizadas, curiosamente, por una antigua alumna de Publicidad del CEU. ¿Por qué ella? 

Lucía Morales ha sido, sin duda, mi mejor apuesta. Ella es quien se ha encargado de llenar de color mis palabras, y no le puedo poner ni un pero. Es una mujer creativa, directora de arte y, gracias a este último proyecto, una gran ilustradora. Estoy muy agradecida y me siento muy orgullosa de que juntas creemos el equipo creativo de “El Barrio de Colores”.

Enhorabuena también para Lucía.
Mar, otra clave para el éxito de tu primera obra ha sido la elección de la editorial, Vinatea. ¿Qué te llevó a apostar por ellos? 

Mis personas más cercanas estuvieron al tanto de los pasos que daba el cuento desde el primer borrador, y aunque yo llevaba todo en secreto, el proyecto se mencionó en una conversación que lo acabó cambiando todo.

En ella participaba Salva Raga, director de Vinatea y amigo de personas a las que quiero mucho. Salva mostró bastante interés por el proyecto desde el principio. Y, aunque tuve varias ofertas maravillosas, las condiciones y características de esta editorial me robaron el corazón. Vinatea apareció como un inesperado regalo.

‘Como futura maestra, veo en cada buen cuento un sinfín de posibilidades’

¿En qué medida influyó el carácter solidario de esta editorial para elegirla? Porque, y esto es importante, los beneficios de “El Barrio de colores” no van a tu bolsillo… 

Elegí a Vinatea porque desde la primera reunión sentí que debía ser así. El fondo solidario que tiene la editorial, el trato que me dieron, el valor que otorgaron al proyecto…

Efectivamente, todos los beneficios que recaudemos con la venta del libro nutrirán los proyectos solidarios de la O.N.G. con la que trabaja Vinatea (Valencianistes por la Solidaritat), centrados en mejorar la vida de niños y niñas en riesgo de exclusión de los barrios más desfavorecidos de Valencia y de otros lugares del planeta. Eso cerraba el círculo perfecto que yo planteaba, llenándolo de sentido.

Quién sabe si su poemario será uno de los recursos para maestros de uso habitual en bibliotecas…

Los niños son tu meta, tanto los que disfruten de tu libro como los que se beneficien de su venta. ¿Qué peso tiene en este proyecto la maestra que llevas dentro?  

Mucho. Siempre he creído en el potencial de los cuentos como recurso educativo, tanto desde la perspectiva personal como profesional. Me parece que tiene magia todo el proceso que los envuelve, partiendo de las preguntas previas a la lectura donde vemos claros los conocimientos de los que parten los niños, hasta sus comentarios y opiniones más originales después de escuchar o leer las historias.

Los cuentos nos permiten jugar con su musicalidad, dramatizar sus tramas, y tienen el gran poder de fomentar la curiosidad y la reflexión de los más peques.

Como futura maestra, veo en cada buen cuento un sinfín de posibilidades: el trabajo de las formas, los colores… o de gran cantidad de conceptos básicos a través de las ilustraciones, el desarrollo del hábito lector y del gusto por la lectura, el impulso en la expresión oral y escrita o la educación en valores.

Muchas veces los cuentos ponen cara a realidades que vivimos dentro de las aulas, y son como un vehículo de alta velocidad para la normalización. Escribo por y para los pequeños lectores que nos van a cambiar el mundo.

¿De dónde te viene esa afición a la literatura? 

De pequeña tenía mucho más dominio de la expresión escrita que de la oral, y desarrollé un gusto infinito por escribir. Recuerdo pequeños cuentos e historietas que me inventaba, era muy imaginativa y creativa. Escribir me encantaba y me ayudaba mucho a gestionar mis emociones. Siempre tuve en mente, como un sueño, lo que estoy viviendo ahora.

La verdad es que me encanta escribir tanto poesía como relato corto, y hay tantísimos temas sobre los que me pondría a trabajar… ¡Esto es tan solo el principio!

Como ves, la idea de escribir siempre ha estado ahí. Sin embargo, este libro en concreto surge de un empujón, de un “si sabes dónde quieres llegar, trabaja por conseguirlo”… Me siento muy agradecida por tener personas en mi vida que me animen a conseguir mi mejor versión.

‘Escribo por y para los pequeños lectores que nos van a cambiar el mundo’

Estás en un momento álgido. Además de publicar tu primera obra, este curso acabas la carrera. 

Sí. Álgido y muy exigente, tengo que sacrificar muchas cosas para poder dedicarle a todo esto el tiempo que se merece. Finalizo este año mis estudios de Doble Grado en Magisterio de Educación Infantil y Primaria, y siento que debo apretar más que nunca, ya que estoy a un paso del mundo laboral. Me toca un curso muy intenso, con asignaturas, prácticas y los trabajos de fin de grado.  A veces siento que voy a siete manos… (risas). Pero estoy ya muy cerquita de la línea de meta y sé que todo el esfuerzo va a merecer la pena.

Unos TFG que tendrán que ver con la literatura infantil… 

Desde luego que esa es la idea: investigar sobre la base teórica de la Literatura Infantil en profundidad y hacer una propuesta didáctica en base a mi propio cuento.

Creo que el Trabajo de Fin de Grado es una gran oportunidad para aprender y dedicar tiempo a algo que realmente te interesa y te motiva.

‘Mi experiencia en el CEU ha sido preciosa, he tenido el privilegio de ser alumna de profesores que me han aportado muchísimo’

Parece que estás contenta con tus estudios en el CEU. ¿Cierto? 

Muy contenta. Mi experiencia en la Universidad CEU Cardenal Herrera ha sido preciosa, he tenido el privilegio de ser alumna de profesores que me han aportado muchísimo. Así que me gustaría aprovechar este espacio para mencionarles.

Gracias a Rocío López García – Torres por enseñarme el valor de ser auto exigente y eficaz; a Fernando Serrano por ser un referente en cuanto a vocación y pasión por el trabajo; a Santiago Celestino Pérez y Rafael Fayos por las clases más interesantes y nutritivas; a Lilly Ester Escobar por hacerme reflexionar y darme valor. Y, por último, gracias a mi vicedecana María Rosario García, por su trato humano, su dedicación y su ejemplo. Gracias al trato con profesores como ellos, me he sentido muy estimulada, motivada y capaz de trabajar en todo lo que me proponga.

¿Tus planes a corto, medio y largo plazo?  

Como he comentado antes, “El Barrio de Colores” es solo el principio. Dentro de mis objetivos está el hecho de realizarme al máximo posible dentro del mundo de la literatura infantil.

Con respecto a Magisterio, quien me conoce bien sabe las ganas que tengo de ser “La Seño Mar”. La vocación en este trabajo debería ser un imprescindible, y yo la tengo. Todos los objetivos que tengo, sean a corto o a largo plazo, pasan por ella, con lo que espero poder desarrollarme en ambos ámbitos, ya que me hacen muy feliz y creo que tengo mucho que ofrecer.

Estamos seguros. Mar, mucha suerte en todas tus metas. 

Muchas gracias.