María Isabel Mármol ha estudiado 300 casos de enfermos crónicos antes y después de la implantación de este sistema informatizado de seguimiento en 2004

TesisMaribelMarmolCEU_UCH

Casi diez años después de la informatización de las historias clínicas, implantada en la Comunidad Valenciana en 2004, una investigación de la coordinadora de Enfermería de la Universidad CEU Cardenal Herrera, María Isabel Mármol, ha evaluado su impacto entre enfermeros y pacientes crónicos. La investigación revela una incidencia positiva en la calidad asistencial prestada por los profesionales de la enfermería a los enfermos crónicos: un 60% de ellos no ha percibido cambios importantes en la atención y la relación con su enfermera, aunque el uso del ordenador haya aumentado la duración de la consulta para el 57% de los pacientes incluidos en el estudio. El 87% cree que el ordenador es una herramienta útil para su enfermera.

El estudio de la CEU-UCH, realizado mediante un seguimiento a 300 casos de enfermos crónicos antes y después de 2004, revela también que el seguimiento informatizado de los enfermos crónicos por parte de los profesionales de la enfermería ha mejorado la enseñanza del plan terapéutico, en cuanto a la dieta, el ejercicio físico y la medicación a seguir. Según señala la coordinadora de Enfermería de la CEU-UCH, María Isabel Mármol, autora de la investigación, “este dato es especialmente relevante si tenemos en cuenta que, según la OMS, entre un 30 y un 50% de los pacientes diagnosticados como enfermos crónicos no siguen en su práctica diaria las recomendaciones de medicación y hábitos de vida dictadas por los profesionales sanitarios. Esto incrementa aún más el gasto destinado al tratamiento de pacientes crónicos, que en España ya alcanza el 74,2% del presupuesto sanitario total”.

La investigación de la CEU-UCH ha analizado los datos contenidos en la historia electrónica de 300 pacientes, comparando el proceso de atención de enfermería y la calidad de los planes de cuidados registrados informáticamente, respecto a los tradicionales en formato papel, así como la percepción del paciente, a través de la realización de un estudio antes y después de la informatización. Esto ha permitido evaluar las diferencias entre este sistema y el anterior en la labor asistencial de las enfermeras, teniendo en cuenta la percepción de la calidad asistencial entre los pacientes.

Según Isabel Mármol, “el papel del enfermero ha de ser el eje fundamental en el seguimiento de los pacientes con enfermedad crónica, si queremos lograr una asistencia “activa” que se adelante a las posibles descompensaciones, para prevenirlas o minimizarlas, evitando urgencias o ingresos hospitalarios, proporcionando una asistencia coordinada entre los distintos niveles asistenciales que eviten el peregrinaje del enfermo, las duplicidades, la desinformación, etc”. Este estudio, añade, “permite confirmar que el uso de una herramienta informática para el registro del cuidado enfermero ha mejorado la calidad de los registros metodológicos de enfermería y, como consecuencia, ha repercutido en una mejora de la calidad de los cuidados a nivel científico-técnico, a la vez que el paciente, no ha percibido una disminución en la calidad de los cuidados prestados por su enfermera”.

La coordinadora del Grado en Enfermería de la CEU-UCH, María Isabel Mármol López, es autora de esta investigación, cuyos resultados forman parte de su tesis doctoral, dirigida por los doctores de la CEU-UCH Francisco Bosch y Pilar Llabata, y por Carlos Rodrigo, Director de Atención Primaria del Departamento de Manises.