César Cortés, apicultor y alumno de la Facultad, ha cedido la colmena y los materiales que se pueden conocer en la exposición de la CEU UCH.

En 2017, la Organización de las Naciones Unidas instauró oficialmente el 20 de mayo como el Día Mundial de las Abejas, una fecha para crear conciencia sobre la importancia de los polinizadores y su contribución al desarrollo sostenible.

Para conmemorar este Día, la Facultad de Veterinaria de la Universidad CEU Cardenal Herrera ha organizado una serie de actividades con el objetivo de concienciar en el respeto a estos animales fundamentales para el mantenimiento de los ecosistemas.

El vestíbulo del Edificio Luis Campos Górriz de la CEU UCH en Alfara del Patriarca (Valencia) ha acogido una muestra dedicada a las abejas. Los estudiantes han tenido la oportunidad de observar cómo trabajan estos animales, a través de una colmena transparente.

La exposición ha permitido además acercarse a la apicultura, una actividad fundamental para preservar el equilibrio en la naturaleza, a través de diferentes elementos y productos.

En la presentación de las actividades han participado el decano de Veterinaria, Joaquín Sopena; la vicedecana de la titulación, Marilena Garijo; el profesor Víctor Lizana, coordinador de la asignatura GESP Acuicultura y Apicultura en la Facultad, y el apicultor y alumno de Veterinaria César Cortés.

¿Por qué son importantes las abejas?

En el marco de estas actividades, Víctor Lizana y César Cortés han ofrecido la conferencia “La importancia de las abejas en el mantenimiento de los ecosistemas”.

Una charla, que ha podido seguirse online, donde han abordado las amenazas a las que se enfrentan hoy las abejas y otros polinizadores, y las consecuencias que su desaparición podría tener en los ecosistemas.

Casi el 90 por ciento de las plantas con flores dependen de la polinización para reproducirse; asimismo, el 75 por ciento de los cultivos alimentarios del mundo dependen en cierta medida de la polinización, y el 35 de las tierras agrícolas mundiales.

“El auténtico valor de las abejas no viene solo de los productos directos que obtenemos de ellas, sino de su efecto en la producción agrícola”, ha destacado el profesor Víctor Lizana durante su intervención.

En este sentido, ha subrayado la búsqueda de tratamientos fitosanitarios efectivos para los agricultores pero más respetuosos con los insectos, el fomento de la actividad de los apicultores y la creación de entornos acogedores para las especies de polinizadores silvestres como «acciones necesarias para seguir entendiendo el mundo tal y como lo conocemos”.

Por su parte, César Cortés ha compartido su experiencia como apicultor. “Las abejas son un bioindicador. Si faltan las abejas es porque no hay un buen estado ambiental, y eso pasa factura”, ha subrayado.

“Si cuidamos de las abejas, cuidaremos de nosotros y de nuestro ecosistema”

Ambos ponentes han coincidido en señalar que todos podemos contribuir a la protección de a estos pequeños seres vivos a través de acciones como cultivar variedad de plantas autóctonas, comprar miel a los apicultores de la zona, adquirir productos de agricultura sostenible o proteger las colonias de abejas silvestres.

Día Mundial de las Abejas

Durante todo el día, desde las pantallas ubicadas en las distintas facultades, la CEU UCH ha invitado a los estudiantes a participar en las actividades conmemorativas por el Día Mundial de las Abejas.

Una Jornada de concienciación en consonancia con el compromiso de la Universidad de trabajar y promover un desarrollo más sostenible

Artículo anteriorPersonas antes que pacientes, nueva jornada Píxel en el CEU   
Artículo siguienteEn RNE, Consuelo Rubio explica el hallazgo de coronavirus en visones silvestre por investigadores CEU UCH