El Simposio se ha desarrollado en el marco del VIII Congreso Internacional en Contextos Clínicos y de la Salud, celebrado en Murcia

El profesor Doctor Juan Manuel Núñez Martí también ha formado parte del Comité Científico de este VIII Congreso, donde se han presentado los últimos avances en Ciencias de la Salud a nivel mundial

Estudiar el tipo de ansiedad que pueden padecer los pacientes ante un tratamiento dental y la importancia de la adhesión a la odontología mínimamente invasiva, han sido los objetivos del Simposio Internacional de Odontología que se ha celebrado recientemente en Murcia, en el marco del VIII Congreso Internacional en Contextos Clínicos y de la Salud.

El profesor de Odontología de la Universidad CEU Cardenal Herrera Doctor Juan Manuel Núñez ha coordinado este Simposio que, bajo el título “Actitud del paciente hacia el dentista. Importancia de la Odontología Mínimamente Invasiva”, ha reunido a ponentes de referencia internacional en esta especialidad.

Los asistentes al encuentro científico han podido además conocer los últimos avances en el tratamiento de la mancha blanca y las soluciones protésicas de última generación que minimizan los efectos secundarios del tratamiento, manteniendo la salud oral del paciente y mejorando su calidad de vida, con el menor trauma posible.

El éxito de la Odontología Mínimamente Invasiva

La odontología mínimamente invasiva (OMI) es una filosofía de atención odontológica con el máximo respeto por los tejidos y su capacidad de respuesta biológica, según ha explicado el profesor Núñez. Cuenta con tres campos básicos de aplicación: el diagnóstico precoz, la prevención en avance de la lesión y el tratamiento desde la mínima intervención.

“La OMI permite respetar los tejidos sanos y su capacidad de respuesta biológica y así dar la oportunidad de mantener la estructura dental intacta – ha explicado el profesor de la CEU UCH – De este modo, el profesional adopta una posición más reflexiva frente a cómo abordar la enfermedad, lo que permite alcanzar resultados más predecibles y menos traumáticos, ayudando a la larga a disminuir la ansiedad del paciente frente a la atención odontológica.

Según ha explicado el profesor Núñez, la detección precoz de la enfermedad evita que ésta se convierta en un problema grave, “nos permite un tratamiento menos agresivo en la fase irreversible de la lesión o incluso la reparación de defectos en las restauraciones. En la OMI se impulsa este carácter preventivo, diagnóstico precoz y se intenta incrementarlo, a través del estudio personalizado del paciente”.

En la última década, se han desarrollado un número importante de criterios de medición para identificar la presencia de lesiones de caries dental. Sin embargo, la mayoría de los sistemas evalúan lesiones cavitadas.

“Intentamos desarrollar una visión precoz para definir criterios de detección y valoración clínica, que permitan reflejar el entendimiento actual del proceso de caries, desde la vigilancia, epidemiología, investigación clínica y educación del paciente”

Artículo anteriorGoodRENal: expertos de cuatro países y una plataforma virtual para mejorar la calidad de vida en hemodiálisis
Artículo siguienteMartes, 13 de septiembre de 2022