Juan Granell Codina.
Juan Granell Codina.

Juan Granell Codina se formó como arquitecto en el CEU de Valencia. Se licenció en plena crisis de la construcción. Pero este hijo y nieto de constructores tenía claro desde niño cuál era su vocación, y ha luchado por hacerse un hueco en el mundo de la Arquitectura. Quería diseñar “villas únicas, emocionantes y eficientes”. Ya lo ha hecho, en República Dominicana. Y, ahora, el reto de este joven emprendedor es hacer lo mismo en España.

¿Desde cuándo el sueño de ser arquitecto?
Desde niño me he relacionado con la arquitectura. Mi padre y mi abuelo eran constructores, así que la vocación me viene de familia.

Cuando te licenciaste, el panorama de la construcción no era muy esperanzador en España…

La verdad es que no. Recuerdo que mi primer proyecto, en la montaña de Cullera, fue un gran reto, una experiencia muy dura que finalmente solucionamos con éxito. Pero me sirvió también para darme cuenta de que tenía que encontrar un lugar donde desarrollar mis ideas, como tantos otros jóvenes españoles entonces, y donde diseñar casas «únicas y emocionantes». Y llegué a República Dominicana…

Villa Rosana, uno de los proyectos arquitectónicos de Juan Granell en República Dominicana.
Villa Rosana, uno de los proyectos arquitectónicos de Juan Granell en República Dominicana.

¿Acertaste?
Creo que sí. Ahí construí mi primera Villa de lujo, Villa Rosana, y, tras dos años de trabajo, me han pedido muchos proyectos. Ahora, por ejemplo, estoy construyendo tres villas en las mejores zonas residenciales del país, Punta Cana, Casa de Campo y Cap Cana.

¿Te gustaría trabajar en España?

Sí. En un futuro próximo desearía volver para proyectar también allí este tipo de casas y para estar cerca de mi familia. Eso me haría muy feliz.

Por fortuna, poco a poco las cosas están mejorando. De hecho, he comenzado una colaboración en un proyecto en Ibiza, junto a SAOTA, un prestigioso estudio de arquitectos.

A ver si se cumple también este sueño. Cuéntanos qué recuerdas de tu paso por el CEU.

Sobre todo, recuerdo un ambiente agradable de trabajo, donde los profesores eran como compañeros, y los compañeros amigos. Con uno de ellos José Traver Sanchis, he compartido sueños, éxitos y sufrimientos. Y, hasta hoy, estamos en el mismo barco. También forma parte de nuestro equipo, que está integrado por otras 14 personas más, otra antigua alumna del CEU: Rosana Belmonte Zamora. Sin duda dos compañeros de viaje inigualables que han luchado y trabajado muy duro para salir adelante en un país complicado que no es el nuestro.

La Villa Dye Fore, otro de los proyectos de Juan Granell en República Dominicana, actualmente en fase de construcción.
La Villa Dye Fore, otro de los proyectos de Juan Granell en República Dominicana, actualmente en fase de construcción.

Vamos a la arquitectura. ¿Cómo nacen tus proyectos?
De dentro afuera, pensando desde el interior hacia el exterior. Lo primero es diseñar el espacio y las zonas destinadas a vivir y convivir. Pienso en las mejores formas de habitar, pues lo importante es proporcionar un estar cómodo y eficaz a la vez.

¿Una arquitectura a la medida de la persona?
Sí. Pienso que la arquitectura espectacular ha sido una moda incómoda. Lo importante es vivir la arquitectura, habitar en ella con satisfacción.

Por eso considero importantísimo el diálogo con mis clientes, escucho sus deseos, comprendo sus necesidades y también comento con mis colaboradores con el fin de mejorar las ideas.

Suena muy bien. ¿Algún consejo para los futuros arquitectos?

Que no tengan miedo, que se lancen a cualquier aventura que les pueda surgir en cualquier país del mundo, y fundamental mantener actitud positiva en los momentos duros que se presenten.