El papel de los voluntarios y el apoyo emocional a los pacientes con cáncer, en el ciclo Los Miércoles Hablamos de Salud

351

 

  • La sesión ha permitido conocer el programa de Voluntariado que, desde hace más de 20 años, desarrolla la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) en los Hospitales La Fe y Clínico Universitario de Valencia
  • Estudiantes de los Grados en Enfermería y Fisioterapia del CEU han asistido a esta sesión, organizada por la profesora de Psicología Raquel Carcelén

“El apoyo emocional es muy importante para el paciente oncológico. El voluntario debe saber ofrecer ese apoyo para acompañar a los pacientes en el proceso”. De este modo ha explicado Silvia Queipo, coordinadora de voluntariado de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) en Valencia, el papel de los voluntarios y el apoyo emocional a los pacientes en los hospitales.

La coordinadora de voluntariado de la AECC ha participado junto a Vanesa Milla, bióloga y voluntaria de la AECC, y Alicia Perera, educadora social y voluntaria de la AECC, en la sesión “Apoyo emocional y voluntariado en pacientes con cáncer” en la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad CEU Cardenal Herrera.

“Empatía, congruencia, ser de verdad, aceptar y no juzgar…” son algunas de las actitudes que la coordinadora de voluntariado de la AECC en Valencia ha destacado para las personas que quieran ofrecer apoyo emocional a los pacientes oncológicos, pero además ha apuntado la necesidad de aprender una serie de habilidades para ayudar al paciente y su familia a normalizar la situación.

“En psicología hablamos de counselling, una herramienta que nos ayuda a comunicar con el paciente y llegar a él con el menor coste emocional para los profesionales. Este entrenamiento es necesario, porque es importante implicarse para ayudar a las personas, pero es difícil entrar en el mundo emocional si no sabemos gestionar bien nuestras emociones”, ha destacado la coordinadora de Voluntariado.

Alicia Perera, que fue diagnosticada de cáncer cuando estaba embarazada de cinco semanas, ha compartido con los estudiantes del CEU su experiencia. La joven, madre de un niño de tres años y voluntaria de la AECC,  ha destacado la importancia del apoyo psicológico que recibió de los voluntarios de la Asociación.

“Me ofrecieron consejos para sobrellevar el día a día, me ayudaron a afrontar la soledad y a normalizar la enfermedad, a saber vivir con ella”

También Vanesa Milla, voluntaria de la AECC desde hace casi diez años, ha compartido con los estudiantes su experiencia, colaborando en oncología pediátrica.

“Nosotros damos al paciente y su familia algo muy importante, les damos el control, respetamos su intimidad y sus tiempos, además mientras escuchamos y jugamos con los niños, permitimos a sus familias ese descanso necesario”, ha destacado.

“Lo más importante para ser voluntario es querer ayudar. El primer momento es duro, pero luego es mucho lo que te llevas”

La AECC reúne a pacientes, familiares, voluntarios y profesionales que trabajan unidos para prevenir, sensibilizar, acompañar a las personas y financiar proyectos de investigación oncológica que permitirán un mejor diagnóstico y tratamiento del cáncer. Desde la AECC se facilita a las personas interesadas en ser voluntarios, cursos específicos de formación para desarrollar ese apoyo emocional necesario para los pacientes.