Desde hace cuatro temporadas, Josep Tatay es el fisioterapeuta de los pilotos españoles Aleix Espargaró (Moto GP) y Jorge Martín (Moto2). Antiguo alumno de Fisioterapia de la Universidad CEU Cardenal Herrera, Tatay es además un emprendedor que ha sabido diferenciarse y trabajar duro para alcanzar su sueño. En esta entrevista, nos cuenta las claves de su éxito, y anima a los jóvenes que quieran seguir sus pasos.

“Si tienes un sueño, lucha por él”

  • ¿Cómo has llegado hasta aquí?
  • Hay que tener una base teórica, eso es fundamental; trabajar muy duro día a día para que cuando lleguen estas oportunidades estar preparado. Viajé a Andorra, a ver a mi amigo Noel Ruiz. Yo quería poner en marcha Synapse Health & Sport Sciencie para atender a deportistas de alto rendimiento aquí, en Valencia, pero en ese viaje salimos con unos ciclistas y con un piloto que quería que Noel lo entrenara. Entonces decidimos hacer una apuesta común, presentamos una propuesta conjunta y comenzamos a trabajar con Aleix Espargaró y Jorge Martín, con los que llevamos ya cuatro temporadas. Noel es preparador físico y yo me encargo de la parte de la valoración biomecánica, osteopatía y fisioterapia.
  • ¿Cuáles son las claves en la atención a estos deportistas?
  • En el caso de los pilotos, sus herramientas de trabajo son motos que tienen mucha potencia y tienen que llevarlas al límite para poder ser competitivos. Eso hace que tengan un nivel de estrés corporal muy grande. Nuestro trabajo se basa, en primer lugar, en que tengan una correcta biomecánica para que su sistema corporal sea lo más eficiente posible y puedan llevar ese estrés de la mejor manera. Al final, son motos pero tienen que llevarlas con una delicadeza extrema. De quedar primero a quedar quinto se van décimas y, muchas veces, no es ser el más fuerte, ni el más talentoso, sino el que más sabe leer cómo va la moto en cada momento. El trabajo de fisioterapia en un piloto es saber recomponer la buena función biomecánica de todas sus estructuras corporales, para que una vez se ponga encima de la moto, se sienta lo más cómodo posible y sepa transmitir todas esas sensaciones.

  • ¿Trabajáis también con otros deportistas?
  • En Andorra hay muchos ciclistas profesionales, se juntan las buenas condiciones climáticas (aunque parezca un país de nieve se puede entrenar en bici prácticamente todo el año), tienen mucha montaña para prepararse y está cerca. Además, Espargaró y Martín son también aficionados al ciclismo, así que salimos con otros ciclistas profesionales, eso ha favorecido sinergias y nos ha permitido trabajar también con ellos. Un poco, como te decía antes, estar en el sitio, en el momento, y sobre todo, tener una base de trabajo labrada durante mucho tiempo para cuando surja la oportunidad, no tener dudas y estar seguro de la buena formación que uno ha ido adquiriendo con la experiencia y el aprendizaje del día a día.
  • ¿Cómo es la relación con estos deportistas?
  • Confianza pura, cariño, admiración y mucho respeto. Su vida se basa en el deporte que hacen y tienes que tener una praxis perfecta, eso con cualquier paciente. Pilotos y ciclistas valoran el trabajo de los fisioterapeutas y te lo hacen saber. Creo que cuanto más exigente es el deporte, más se valora al fisioterapeuta.
  • ¿Algún momento, en este tiempo con ellos, de esos que uno dice “Buen trabajo”?
  • Hace 3 años Jorge Martín se rompió el ligamento cruzado de la rodilla haciendo motocross. Decidió no operarse, por temas de calendario. Ganó el mundial con el ligamento roto. Pasó la temporada así, y se decidió que se haría la operación al finalizar la carrera de Valencia. A los 10 días se operó y tenía dos meses y días para recuperarse. Ya se ha subido a la moto. Recuperación tan rápida y tan efectiva como la de Martín no la he vivido nunca. Es un caso del que me siento muy orgulloso porque lo he estado tratando desde el primer minuto. De ahí también la grandeza de los deportistas de élite, tienen esa capacidad de sobreponerse a las adversidades fuera de lo normal. Son personas tocadas por la varita que han sabido aprovechar su talento y la oportunidad que la vida les ha brindado para poder disfrutar de lo que les apasiona.

Hacer de cada paciente un aprendizaje

  • Especialización y emprendimiento, podríamos decir que han sido las claves en tu carrera
  • Sí, totalmente. Empecé en el mundo del ciclismo con 18 o 19 años, porque mi padre es el presidente de la Peña Ciclista de Pinedo. Siempre he sido aficionado al ciclismo, al triatlón…

«Para tratar a un deportista tienes que ser deportista, es fundamental»

Mi profesión es totalmente vocacional y la vocación es desde mi punto de vista lo que te hace empatizar y transmitir más con el paciente. Hay que creer en tus posibilidades, diferenciarte y trabajar duro para que esa creencia que tienes en ti algún día dé sus frutos.

  • Además del proyecto Synapse Health & Sport Sciencie, también te has atrevido a emprender en Valencia
  • Si, abrí mi propia clínica hace ocho años y, en este momento, ya somos siete personas las que trabajamos aquí, en diferentes especialidades, todas enfocadas a la Salud (Podología, Nutrición, Readaptación Deportiva, …) Nos queremos especializar en el mundo del deporte, pero tratamos a todo tipo de pacientes. Siempre he creído que para ser bueno en algo tienes que haber tocado otras ramas también. Los deportistas también padecen lesiones comunes, no solo lesiones deportivas.
  • ¿Qué consejos darías a los estudiantes de Fisioterapia que estén pensando en poner en marcha su propia clínica?
  • Que tengan claro que tienen que trabajar muy duro, porque desgraciadamente hay muy pocas ayudas por parte de las administraciones y no lo ponen nada fácil. Pero ahí es donde están las ganas y el esfuerzo, para contrarrestar. Al final es trabajar y hacer de cada paciente un aprendizaje. El fisioterapeuta tiene que tener unas bases teóricas muy buenas, tiene que basarse en la evidencia científica, y de esa manera podrá garantizar una praxis optima y certera. Tratamos con personas, no con objetos por lo que una mala praxis puede ocasionar daños irreversibles.

Lo que más cura es la empatía y la seguridad que des al paciente a la hora de realizar tus valoraciones y tus tratamientos

  • Josep qué eres ¿un emprendedor o un fisioterapeuta deportivo?
  • Soy un fisioterapeuta, soy un currante. Yo prefiero tener calidad de vida, esa es la riqueza que ahora mismo yo valoro.
  • Terminaste la carrera de Fisioterapia en 2007, ¿cómo recuerdas tu paso por las aulas de la Universidad CEU Cardenal Herrera?

Tengo muy buen recuerdo, sobre todo por el equipo humano. Es una carrera que precisa de mucha exigencia a nivel técnico y a nivel teórico, pero recuerdo el buen ambiente que había en las aulas, la buena conexión con los profesores, la pasión que me transmitieron por esta profesión. Sigo teniendo relación con Javier Martínez Gramage y Javier Montañez, colaboramos en algunos estudios y, la verdad, que un profesor se convierta en tu colega de profesión para mi es una suerte muy grande. Son personas a las que he admirado como docentes y ponerme a la altura de ellos es, para mí, una gran suerte.

Enhorabuena Josep y mucha suerte!!!