Educación, Veterinaria, Nutrición, Arquitectura y Diseño de la CEU UCH podrán implicarse en un nuevo proyecto universitario y solidario en Senegal, colaborando con la Asociación GUP

Los profesores Manuel Bañó, del Grado en Diseño Industrial, y Joaquín Ortega, del Grado en Veterinaria de la CEU UCH, han viajado a la aldea de Djikesse, en Senegal, para analizar las necesidades concretas de la población y evaluar las posibilidades reales de colaboración de profesores y estudiantes de los distintos Grados de la CEU UCH con las actuaciones que la Asociación GUP lleva ya a cabo en la zona. Necesidades materiales y ayuda técnica y humana que, desde distintas titulaciones, podría proporcionarse a través de un único proyecto, internacional, interuniversitario y, ante todo, solidario, coordinado desde el Vicerrectorado de Estudiantes y la Cátedra de la Solidaridad.

La guardería de Djikesse ha servido, durante la visita de los profesores Manuel Bañó y Joaquín Ortega a Senegal, como centro neurálgico para detectar las distintas necesidades de la población de esta aldea senegalesa. Allí, cuatro profesores y 81 niños, de 3 a 6 años, pasan la mitad del día en unas instalaciones sin electricidad, con un pozo de agua que se extrae manualmente… Solo a media mañana toman leche con azúcar y pan, pero ni desayunan ni comen en el centro. Según los profesores Bañó y Ortega, “la posibilidad de mejorar su dieta dependerá de los recursos que podamos reunir para la compra de alimentos que, además, sean adecuados desde el punto de vista nutricional”.

De la guardería, a la escuela

Junto a la guardería, en la escuela de Djikesse , hay 167 alumnos más, de 7 a 9 años, repartidos en tres aulas, con tejado de chapa de cinc, y un gran patio de arena despoblado y sin sombra. Un reto para educadores y, también para arquitectos y diseñadores. El director de la escuela, Albert Sadio, piensa en tres aulas más… porque no saben qué hacer con los niños que terminan sus estudios. “Nuestros alumnos de Arquitectura y Diseño podrían participar en esta área, mediante proyectos que consideraran la financiación, el diseño y la construcción, con los materiales de la zona, para las aulas solicitadas. En la guardería, un nuevo pozo y una valla perimetral más solida es lo más acuciante”, señala el profesor Bañó.

Desde los Grados en Educación Infantil y Educación Primaria, los responsables de la guardería y de la escuela de Djikesse ven útil la aportación de los estudiantes para organizar actividades extra escolares con los niños por las tardes, después de las clases. Y también para formar a los profesores en el uso de nuevas tecnologías. Material escolar, para unos, y ordenadores, para otros, son también necesarios.

El profesor Joaquín Ortega, con los padres de los niños de la guardería de Djikesse que viven de los recursos que les proporciona su ganado.
El profesor Joaquín Ortega, con los padres de los niños de la guardería de Djikesse que viven de los recursos que les proporciona su ganado.

Del matadero, al hospital

Muchas de las familias de la zona viven de los recursos que les proporciona su ganado. Los padres de los niños de la guardería de Djikesse compartieron en una reunión con el profesor de Veterinaria Joaquín Ortega sus problemas y necesidades para atender a los animales. “Hay un poco de todo: vacas de razas cebuínas, cabras, ovejas, pollos, burros y algunos cerdos. El principal problema aparece al final de la época seca, ya que la falta de agua hace que los animales se junten en las pocas zonas húmedas que quedan y su concentración propicia la aparición de enfermedades”, destaca el profesor Ortega. Uno de los asistentes a la reunión se ofreció a ceder un terreno de su propiedad para realizar un pozo con un abrevadero donde pudieran beber todos los animales de la comunidad. Y representantes de los servicios veterinarios oficiales de Senegal, que también asistieron a la reunión, informaron de las enfermedades más comunes en la zona, alguna de las cuales se podría tratar con la aplicación de vacunas de las que ellos no disponen.

En Bignona, localidad a la que pertenece la aldea de Djikesse, las mejoras que requiere el matadero de vacuno son muchas, desde la instalación de electricidad, canalización del agua y mejora de los desagües, hasta la formación de los profesionales y provisión de material adecuado. “El objetivo sería mejorar las condiciones higiéncias en las que se produce y distribuye la carne, para evitar la aparición de enfermedades en la población”. En el hospital de Bignona se mantuvo una reunión con los servicios médicos para recabar información sobre las enfermedades zoonóticas que presenta la población, es decir, aquellas que han sido trasmitidas por los animales. “Sería interesante llevar a cabo campañas específicas, como un posible estudio de la brucelosis en caprino y vacuno, o incluso emprender una campaña de vacunación de perros contra la rabia”, plantea Joaquín Ortega.

Los profesores Manuel Bañó y Joaquín Ortega, con el rector Courfia Keba Diawara, de la Universidad “Assane Seck” de Ziguinchor (Senegal).
Los profesores Manuel Bañó y Joaquín Ortega, con el rector Courfia Keba Diawara, de la Universidad “Assane Seck” de Ziguinchor (Senegal).

Del centro de FP, a la Universidad

Los profesores Ortega y Bañó han establecido también contacto durante su estancia en Senegal, gracias a las gestiones de la Asociación GUP, con los responsables de los principales centros formativos de la zona. Con Papa Ndiaye Fall, director del Centro de Formación Profesional Koulé Makulé, se ha valorado la posibilidad de apoyar a las 16 mujeres de Djikesse que se forman en el centro, creando un grupo de productoras que podría unirse a la red establecida por la CEU UCH a través del proyecto Free Design Bank, dirigido por el profesor Manuel Bañó.

Con el rector Courfia Keba Diawara, de la cercana Universidad “Assane Seck” de Ziguinchor, se trató la posibilidad de que este centro universitario pudiera ser la base para consolidar también académicamente la presencia de la CEU UCH en Senegal, con la firma de un convenio entre ambas entidades, para consolidar la colaboración con el país. Todas las posibilidades de apoyo y ayuda técnica -educativas, veterinarias, de nutrición, diseño, arquitectura…- están abiertas, solo con pisar la guardería de Djikesse… Un reto, que puede convertirse en un gran proyecto solidario transversal para toda la CEU UCH en Senegal. De Djikesse, a la solidaridad.