El director del Centro de Estudios Orteguianos, Javier Zamora Bonilla, y expertos de las Universidades CEU San Pablo, la UNED y la Universidad francesa de Pau, participan como ponentes

generacion-del-14-ceu-uch-27-2

El viernes tuvo lugar la última sesión del seminario internacional “Centenario de la Generación del 14: España y su Modernidad inacabada”, que ha acogido durante dos días el Palacio de Colomina CEU, organizado por el Grupo de Investigación sobre “Democracia deliberativa, comunicación y ciudadanía” de la Universidad CEU Cardenal Herrera. En esta sesión, los ponentes abordaron las aportaciones de los intelectuales de la Generación del 14, en especial de Ortega y Gasset, Azaña y Blasco Ibáñez, al mundo de las letras y la política, con un papel determinante para la construcción de una auténtica ciudadanía.

La jornada contó con las intervenciones de Dolores Thion, catedrática de Estudios Hispánicos de la Universidad de Pau (Francia); José Peña, catedrático emérito de la Universidad CEU San Pablo y director del Instituto de Humanidades Ángel Ayala; Javier Varela, profesor titular de Historia del Pensamiento y de los Movimientos Sociales y Políticos de la UNED; y Javier Zamora Bonilla, profesor titular de Historia del Pensamiento y de los Movimientos Sociales y Políticos de la Universidad Complutense de Madrid y director del Instituto de Estudios Orteguianos.

Una generación en guerra

La del 14 fue una generación muy europeísta, según el director del Centro de Estudios Orteguianos, Javier Zamora, integrada por “unos jóvenes que quisieron romper con la ‘vieja política’” y cuya evolución estuvo muy condicionada por el estallido de la Primera Guerra Mundial. Y es que según el experto, aunque España mantuvo su neutralidad, el conflicto acentuó la división de la sociedad española, incluyendo a los intelectuales, en dos bloques: aliadófilos y germanófilos, “en cuya disputa se configuraron en gran parte algunas de las claves del discurso político e intelectual de las izquierdas y derechas españolas para los años sucesivos hasta la Guerra Civil”.

El año 1914 fue, según Zamora, “el gozne de un nuevo tiempo, que abre paso a una nueva modernidad más científica y tecnológica, más abierta y rupturista, más descreída y más consciente de que las masas –clases obreras y clases medias- estaban entrando para quedarse en el juego de la historia, y de que era necesaria una democratización de los sistemas políticos y una respuesta adecuada a los problemas sociales”.

Junto al Grupo de Investigación sobre “Democracia deliberativa, comunicación y ciudadanía” han participado en la organización de este seminario la Fundación Ortega-Marañón, el Centro de Estudios Orteguianos y el Instituto de Humanidades Ángel Ayala-CEU. Este grupo de investigación de la CEU-UCH desarrolla actualmente un Proyecto I+D+i con el título “El surgimiento de la sociedad de masas y la crisis de la ciudadanía: los casos de W. Lippmann y J. Ortega y Gasset”, que cuenta con financiación del Ministerio de Economía y Competitividad.