• José Luis Román Medina, Superior de la Comunidad de Misioneros Combonianos en Barcelona, ha compartido su vivencia con los estudiantes
  • El nuevo ciclo de charlas del CEU de Castellón acogerá testimonios personales sobre asuntos de relevancia

José Luis Román Medina, Superior de la Comunidad de Misioneros Combonianos en Barcelona, ha inaugurado “Testigo directo”, un nuevo ciclo de charlas del CEU de Castellón “que pretende acercar al alumnado la realidad relevante de lo que sucede en el mundo a través de testimonios de personas que la han vivido en primera persona”, explica José María Mira de Orduña. “Se trata de una actividad transversal, destinada a los estudiantes de todas las titulaciones y abierta a la ciudadanía de Castellón, en la que los invitados contarán su propia experiencia, tanto desde un punto de vista profesional como, especialmente, humano”, añade el director del CEU de Castellón.

A lo largo de su intervención, organizada por el CEU en colaboración con Manos Unidas de Castellón, el sacerdote ha compartido su vivencia en Sudáfrica como misionero comboniano desde septiembre de 1991, unos meses después de la liberación de Nelson Mandela, hasta 2012. José Luis Román, que tuvo la oportunidad de votar en aquellas elecciones y de asistir al final del Apartheid, ha explicado las enormes desigualdades, injusticias y dificultades que este sistema de segregación racial supuso para las personas de raza negra.

Numerosos estudiantes han asistido a esta primera sesión del ciclo

Durante su larga estancia en Sudáfrica, Román combinó la labor de evangelización propia de su misión con actividades de desarrollo humano, destinadas sobre todo a ayudar a los niños -en muchos casos huérfanos y víctimas de abusos sexuales-, y los habitantes de los asentamientos, donde el SIDA tenía una gran incidencia.

José Luis Román ha agradecido el gran apoyo que Manos Unidas presta a la misión comboniana, y ha valorado muy positivamente el trabajo que esta organización viene realizando para erradicar el hambre así como la campaña que ha puesto en marcha este año (“El mundo no necesita más comida. Necesita más gente comprometida”).

Precisamente el compromiso de los jóvenes es el objetivo que perseguía el sacerdote con su intervención en el CEU. “A través de charlas como esta, ha afirmado el ponente, podemos sensibilizar a las personas, para que se comprometan y vean que su colaboración sirve, que llega de verdad”.

Los Misioneros Combonianos del Corazón de Jesús (MCCJ) son una congregación religiosa, esencialmente misionera, presente en cuatro continentes y con 1.633 miembros. Su objetivo en España es transmitir a la sociedad y la Iglesia de nuestro país la pasión por África, por los más abandonados y por la misión más allá de toda frontera, recibida de su fundador Daniel Comboni.