Le acaban de nombrar associated member de la European Association for International Education, uno de los dos organismos más importantes del mundo en el ámbito de la internacionalización universitaria. Alfonso Díaz, vicerrector de Internacionalización de la CEU UCH, explica en esta entrevista los motivos y consecuencias de esta designación. Además, apunta una de las apuestas estratégicas más ambiciosas de esta universidad: CEU Global Classroom, que la comunidad universitaria podrá conocer en profundidad el próximo 4 de diciembre.

Este nombramiento es un hito. ¿Cómo lo hemos logrado?

Por nuestros buenos resultados en la implantación de la metodología COIL (Collaborative Online International Learning). Una metodología que nace en Nueva York hace varios años y que está muy extendida en Latinoamérica, en Asia y en Centroeuropa.

Cuando la empezamos a desarrollar en la Universidad CEU Cardenal Herrera, hace un año y medio, fuimos objeto de atención internacional, porque era la primera vez que se hacía en España de una forma ordenada y estructurada, con el impulso de la institución, desde los puestos directivos, pero también con una implicación fundamental por parte del profesorado.

Y ahora, cuando han constatado que estábamos por delante de otros países y de otras universidades españolas, nos han pedido formar parte de su comité de expertos para ayudar a extender nuestras iniciativas. El objetivo final, que está muy alineado con los valores del EAIE, es aprender, compartir y ayudar.

‘La EAIE nos ha pedido formar parte de su comité de expertos para ayudar a extender nuestras iniciativas vinculadas a la internacionalización en casa’

Ahora volvemos a nuestro modelo COIL. Pero ¿qué implica para nuestra universidad ser miembro de una organización de esta relevancia?

Pertenecer a esta red te permite aprender, compartir y ayudar en dos direcciones. Por supuesto, todas las buenas prácticas que estoy aprendiendo por estar en la EAIE las podemos importar a nuestra universidad (de hecho, es lo que ocurrió con el COIL, tras acudir a un seminario en Holanda hace dos años). Y, en la otra dirección, la EAIE es una plataforma idónea para difundir nuestras propias buenas prácticas.

Por supuesto, también es un foro que posibilita la creación de alianzas, un inmejorable espacio de networking para presentarnos a proyectos europeos o para generar prácticas de más calidad para los alumnos…

Esta red te permite ir de la mano de socios europeos y de todas partes del mundo para cualquier actividad que queramos lanzar.

Un momento de uno de los numerosos proyectos COIL impulsados desde la CEU UCH. En este caso, con la Universidad Estatal de Moscú M.V. Lomonosóv.

¿Por ejemplo?

Ahora mismo estamos preparando un proyecto europeo sobre la transformación de la docencia a través de la digitalización con cinco universidades europeas. También hemos enviado dos comunicaciones a la conferencia anual de la EAIE, que se celebrará en septiembre. Una de ellas, por ejemplo, aborda la contribución de las universidades al cumplimiento de los Objetivos del Desarrollo Sostenible. La Universidad CEU Cardenal Herrera colabora con la de Kansai, en Japón, y la de Florida, en EEUU, para dar una triple perspectiva, desde diferentes continentes, sobre los ODS y la universidad: la docente, investigadora y la de comunicación y sensibilización. De esta última se hace cargo Europa. O sea: la CEU UCH.

‘Esta red permite aprender, compartir y ayudar en dos direcciones; y es un inmejorable espacio de networking’

Estaremos pendientes de todas estas iniciativas. Alfonso, volvemos al motivo de tu elección. Decías que la clave de nuestro éxito radicaba en una implementación integral de la metodología COIL.

Sí. La experiencia vivida anteriormente en otras instituciones es que este tipo de proyectos fracasaban de forma recurrente porque, o bien aparecían como una imposición de los equipos directivos de la universidad y no tenían eco entre el profesorado, o bien porque eran iniciativas individuales de los profesores, pero no conectaban con otros profesores y no crecían, no iban impregnando al resto de la universidad.

En cambio, nosotros atendemos a las dos dimensiones. En la EAIE constataron que desde el principio apostamos por esta metodología de un modo integral, que ofrecimos apoyo institucional para la formación del profesorado, que había un grupo muy motivado de profesores participando y que a lo largo de la pandemia dimos el salto y lo exportamos a la Universidad CEU San Pablo, en Madrid, y Abat Oliba CEU, en Barcelona, con lo cual se transformó en un movimiento de tres universidades pionero en España.

En suma, la organización vio que por primera vez en España se consolidaba la metodología COIL de forma ordenada, escalable y en crecimiento, con apoyo institucional y compromiso de los profesores. El resultado de este buen trabajo hizo que nos ofrecieran integrarnos en el grupo de internacionalización en casa.

Explícanos en qué consiste ese grupo.

El EAIE está formado por quince comunidades de expertos, donde hay desde idiomas, a movilidad, captación, empleabilidad, programas europeos… y la de internacionalización en casa.

En esta comunidad investigamos, desarrollamos e implantamos políticas para que los alumnos tengan una experiencia internacional en su propio campus de origen.

Esta comunidad estará siendo especialmente relevante durante la pandemia…

Sí, debido a este motivo, ha sido el campo de trabajo que más ha crecido. Ante la ausencia de los viajes, había que garantizar igualmente la experiencia internacional de los alumnos.

En cualquier caso, la pandemia lo único que ha hecho ha sido acelerar ciertos procesos que estaban en marcha pero, por distintos motivos, no terminaban de cerrarse.

Uno de estos procesos ha sido el de la digitalización de la educación. Y el otro, el de la internacionalización en casa, que significa disponer de todos los medios y recursos necesarios para que el alumno tenga una experiencia internacional a través de acciones sobre el itinerario curricular y sobre la vida en el campus.

Ambos, además, están interrelacionados, ya que la tecnología ha posibilitado esta internacionalización en casa, a través del sistema HyFlex en nuestro caso.

‘Las virtual exchange comprenden un conjunto de iniciativas fáciles de llevar a cabo y muy enriquecedoras para los estudiantes’

Es evidente que la metodología COIL ha llegado para quedarse. ¿Qué ventajas presenta respecto a otros modelos de internacionalización?

Precisamente esta pandemia nos ha demostrado que el modelo de movilidades tradicionales Erasmus, tal cual estaba concebido, no era escalable. Por muchos recursos que destinara la Unión Europea, no se iba a llegar nunca a una masa crítica suficiente de alumnos. Aun sin restricciones para viajar, el programa Erasmus llega aproximadamente al 4% de los alumnos, con lo que el 96% no tiene la posibilidad de acceder a la internacionalización.

Consciente de estas limitaciones, la UE empezó a desarrollar hace años las virtual mobility, en las que el alumno se conecta desde un ordenador de su universidad a las clases que se están desarrollando en una universidad de otro país.

‘La pandemia ha acelerado el proceso de internacionalización en casa y el de la digitalización de la educación’

Pero son clases pasivas, nada que ver con los COIL.

Efectivamente. El alumno se conecta a la clase de otra universidad, pero no tiene interacción cultural ni social con los estudiantes del otro país. ‘Va’ a clase a través de una plataforma online, hace sus ejercicios, pero no hay interacción.

En cambio, lo que la UE denomina virtual exchange, donde se incluirían los COIL, es un conjunto de iniciativas más amplio y flexible, que tiene dos ventajas: son más fáciles de llevar a cabo y mucho más enriquecedores para los estudiantes.

Más fáciles porque implican una actividad más corta en el tiempo, y más intensa, con lo que no se hipoteca una asignatura ni un semestre entero.

Y más enriquecedoras, porque conllevan la interacción con alumnos de otras culturas.

Los Proyectos COIL promueven la interacción con estudiantes de otras culturas. En la imagen, una alumna del CEU hablando con estudiantes de LAB University of Applied Sciences and operate in Lahti and Lappeenranta (Finlandia)

Sin duda. Alfonso. ¿Cuántos proyectos COIL tenemos en marcha este curso?

Ha habido un crecimiento exponencial, porque empezamos el año pasado con 6 proyectos y este año tenemos 37.

Mi objetivo estratégico era, durante el curso 2019-2020, empezar y tener al menos un proyecto por cada facultad. Este año era implementar uno por campus, y el año que viene, uno por titulación.

Pues casi llegas al objetivo con un curso de antelación. ¿Mismo éxito en lo cualitativo?

Sí. Los comentarios que estoy recibiendo de los alumnos es que están todos encantados. Los profesores también están satisfechos con el resultado. Sé que implica un gran esfuerzo para los profesores y todos, tanto los alumnos como los Decanatos y yo mismo, agradecemos mucho, porque es una metodología que les permite trabajar autonomía, toma de decisiones, negociación, liderazgo, interculturalidad… competencias muy demandadas que no siempre recoge la asignatura tal cual está planteada y no podrían ejercitarlas.

Pensemos que el alumno se va a tener que enfrentar a un mercado laboral global, y este es su campo de entrenamiento. En la medida en que seamos capaces de diseñar un aula global para ellos, les estaremos preparando mejor para el mundo que van a tener que afrontar.

‘En la medida en que seamos capaces de diseñar un aula global para nuestros alumnos, les estaremos preparando mejor para el mundo que van a afrontar’

A eso vamos. Hablábamos de objetivos COIL, pero eso es solo una parte de la estrategia de internacionalización de la Universidad CEU Cardenal Herrera.

Desde luego, queremos llegar mucho más lejos, aunque es verdad que ya somos la primera universidad española en porcentaje de alumnos internacionales y que impartimos clases en tres idiomas, algo que puede parecer obvio pero que no lo es para el resto del mundo. Por ejemplo, le sorprendió mucho al creador de los programas COIL en Nueva York, John Rubin, que nos seleccionó hace un mes junto con otras nueve universidades de todo el mundo (nosotros, la única española) para valorar la versión beta de la web de la Fundación COIL Connect, que ha creado para generar un espacio de networking internacional.

Pero, como te decía, nosotros aspiramos a un modelo más ambicioso. En realidad, el COIL era nuestro caballo de Troya para introducir la internacionalización en casa, lo que denominamos CEU Global Classroom.

 

¿Nos puedes contar un poco más?

Os adelanto algunas pinceladas, pero lo explicaremos en profundidad el próximo 4 de diciembre, junto a otros proyectos internacionales, en un evento que estamos organizando para los tres campus de la CEU UCH.

CEU Global Classroom es la estructura paraguas que aloja todas las actividades conducentes a la internacionalización en casa: programa COIL, la docencia en otros idiomas de la que hemos hablado, mirror classes, international weeks, intensive programmes, profesores invitados internacionales, Erasmus Mundus, los nuevos proyectos de innovación educativa internacional… un universo de iniciativas que detallaremos en ese encuentro.

‘CEU Global Classroom es la estructura paraguas que aloja todas las actividades conducentes a la internacionalización en casa. Un universo de iniciativas’

Pues nos vemos el próximo día 4 para conocer más sobre este reto. Enhorabuena por el magnífico trabajo que estás desarrollando. A ti y a toda la comunidad universitaria del CEU que lo está haciendo posible.

Muchas gracias.

Ver ejemplos de proyectos COIL en la CEU UCH