Veintinueve profesores de la UCH-CEU impulsan un estudio sobre las relaciones entre la Iglesia y el Estado

0
277

Información e imágenes Jordi del Puente

Tras meses de trabajo, el análisis Las relaciones Iglesia-Estado en la actualidad: una lectura transversal encabezado por Remigio Benyeto, catedrático de la Universidad CEU-Cardenal Herrera, ha visto la luz. La obra, impulsada por el Instituto CEU de Humanidades Ángel Ayala en Valencia, ha contado con la participación de 29 docentes de las facultades de Derecho, Empresa y Políticas; así como de Humanidades y Ciencias de la Información.

Filósofos, historiadores, politólogos, juristas y expertos en diferentes ámbitos humanísticos han compartido su punto de vista de los problemas que actualmente presenta la gestión pública del hecho religioso, sin olvidar la mirada retrospectiva a situaciones similares en el pasado y partiendo de la Constitución Española de 1978 como base de análisis.

Emilio Callado, secretario del Instituto CEU de Humanidades Ángel Ayala en Valencia, y Rosa García, directora del departamento de Ciencias Jurídicas del Campus de la UCH-CEU en Elche, fueron los encargados de presentar el acto donde ha visto la luz una obra de más de 900 páginas y editada por la prestigiosa firma Thomson Reuters Aranzadi.

Desde el artículo 16 de la Carta Magna, los expertos de la UCH-CEU analizan los principios de aconfesionalidad y lacicidad del Estado, pero también aspectos como la libertad religiosa, la libertad de asociación reflejada en las hermandades, la enseñanza religiosa dentro del sistema educativo o las peculiaridades que tienen las entidades eclesiásticas como personalidad jurídica civil.

Remigio Beneyto mostró su “preocupación por las relaciones entre la Iglesia y el Estado, pero también por cuál es el papel de la universidad en la sociedad, no sólo la nuestra, sino la universidad en su conjunto”. Desde su amplia experiencia en la docencia universitaria, aseguró que “sin un profesorado excelente, al alumnado se le vende humo. Para que un profeso sea excelente debe tener dedicación, tiempo y reflexión para preparar sus clases y también investigar».

Beneyto destacó el valor del “trabajo en unión del talento que tenemos entre el profesorado en nuestra casa, sin los que sacar adelante esta obra no hubiera sido posible”. Y es que junto a él, 28 docentes de la Universidad CEU-Cardenal Herrera han trabajado en sus áreas de especialización desde los campus de Alfara del Patriarca (Valencia) y Elche.

Ellos son: Álvaro Antón, Enrique Anrubia, Remigio Beneyto, Emilio Callado, María Dolores Cano, Asunción Chazarra, Jesús de la Llave, Francisco José Doblas, Esperanza Ferrando, Rafael Fayos, Javier García González, Leopoldo García Ruiz, Daniel García Sorribes, María Rosa García Vilardell, Beatriz Hermida, Nuria Hernández, Antonio López Álvarez, Joaquín J. Marco, Alfonso Martínez-Carbonell, María Luisa Mena, José María Mira de Orduña, Blanca Nicasio, Rosa Pascual, Marta Pérez Gabaldón, Santiago Celestino Pérez Jiménez, Javier Pinazo, Isidro Rodríguez Marugán, Fernando Serrano y Pilar Valor.

Vicente Navarro de Luján destacó “el papel protagonista de la Asociación Católica de Portagonistas en las relaciones entre el Estado y la Iglesia durante la Segunda República, basándose siempre en los principios de la encíclica ‘Gaudium et Spes’ promulgada por Pablo VI”. El rector de la Universidad CEU-Cardenal Herrera incide en que “no podemos aceptar una lectura laica de la Constitución Española” recordando el discurso de Santiago Carrillo defendiendo el voto a favor del PCE al artículo 16 de la Carta Magna.

Al acto en el Palacio de la Colomina no quiso faltar don Antonio Cañizares. El arzobispo emérito de Valencia reconoció que la obra es “una lectura que deleita, no se puede decir nada mejor de un libro”. Quien hasta hace unos meses estuvo al frente de la Archidiócesis valenciana apunta que es “una cuestión de actualidad mirar a las relaciones entre la Iglesia y el Estado, que en realidad es una relación entre la Fe y la razón”.

“Léanlo, estúdienlo, apréndalo y pongan en práctica sus conocimientos”, recomendó Monseñor Cañizares al mismo tiempo que felicitó a los autores del análisis y aseguró que “en los años que vienen vamos a necesitar esta obra” instando a “asimilar los principios de este libro entre los políticos, pero también dentro de la propia Iglesia”.