La selección española se queda sin ideas ante Escocia

0
312

Un análisis de Francisco Javier Pancho / Imágenes: @SEFutbol

‘La Roja’ perdió en el segundo encuentro clasificatorio para la Eurocopa por un contundente 2-0 ante Escocia. Los de Luis de la Fuente apenas inquietaron la portería del guardameta Gunn para recortar distancias en el marcador en otro partido gris disputado en el Hampden Park.

Ambos equipos venían de ganar sus respectivos partidos y colocándose cabezas de grupo. Ante el encuentro el técnico español dejó fuera de la convocatoria a Balde y Dani Olmo e hizo una revolución en la alineación, respecto a la jornada anterior en la que solo repitieron Kepa, Mikel Merino y Rodri. De la Fuente alineó a Kepa bajo los palos; en defensa a Gayà, Iñigo y David García, Pedro Porro; en el medio campo Ceballos, Merino y Rodri; en los extremos Oyarzabal y Yeremy y en la delantera Joselu.

El equipo del nuevo seleccionador español volvió a cometer los mismos errores que el partido anterior perdiendo el balón en zonas peligrosas, mostrando una falta de ideas del medio campo hacia delante y sin un referente que recogiese el balón y lo llevase a la portería contraria. Ceballos intentó desarrollar ese rol, pero se encontró solo y sin ninguna ayuda mientras que el combinado escocés tuvo muchas ocasiones en el transcurso del partido gracias a la fragilidad defensiva de España. Los españoles no supieron generar peligro ante la buena solidez defensiva de los escoceses.

En la primera parte, el conjunto dirigido por De la Fuente saltó al terreno de juego dubitativo y sin ideas claras, y fue ahí donde llegó el gol de los escoceses. Un resbalón de Pedro Porro en zona peligrosa dejó solo al jugador rival que puso un pase atrás dejando rematar a Mctominay. Un comienzo que se puso cuesta arriba desde el minuto siete y que el combinado nacional intentó contrarrestar con centros a Joselu, quien se hacía poderoso arriba. Escocia se encontró muy cómoda planteando un encuentro encerrada atrás y saliendo con velocidad al contragolpe y les funcionó con éxito ya que ‘La Roja’ no fue capaz de encontrar espacios y aprovecharlos.

En la segunda parte, con los dos cambios que realizó el seleccionador español, el partido no cambio de tónica. España siguió teniendo el mismo problema al no encontrar transiciones de pases por el centro buscando los centrocampistas. De nuevo, el peligro español vino por los jugadores de banda, tanto de la subida de los laterales como de Nico Williams y Oyarzabal, pero siempre acabaron en centros sin peligro. La fragilidad defensiva de la selección española la aprovecharon los jugadores de Steve Clarke para salir rápido al contragolpe surgiendo de ahí el segundo gol. Una jugada rápida que acabó poniendo un marcador difícil de remontar e incluso lograr el empate.

Tras el 2-0, Luis de la Fuente hizo cambios ofensivos poniendo sobre el césped a jugadores como Iago Aspas y Borja Iglesias para intentar recortar distancia, pero ni de esa manera pudo ponerle emoción al partido.  Fueron ellos los que llevaron el peso del partido hasta el final, teniendo la posesión del balón, pero sin crear excesivo peligro que pusiese en apuros a la defensa escocesa.

El resultado ante Escocia deja tocada a la selección en todos los aspectos, ya que cuestiona el estilo de juego que propone el seleccionador. Hasta el 15 de junio la selección no disputará un nuevo partido oficial y será ante Italia en la semifinal de la Liga de las Naciones de la UEFA. Un partido más duro que los dos anteriores donde ‘La Roja’ tendrá que demostrar lo que no ha podido hacer en este primer arranque. Una nueva oportunidad para Luis de la Fuente que tiene tiempo para pensar si va a introducir cambios importantes en la siguiente convocatoria o vuelve a contar con los mismos jugadores.