El Arzobispo electo ante la Virgen de los Desamparados: «Empiezo mi ministerio como arzobispo de Valencia a tus pies confiado en tu amor de madre»

0
470

Redacción Rotativo / Imágenes: A. Sáiz – AVAN

El Arzobispo electo de Valencia, monseñor Enrique Benavent, ha acudido a la Basílica de la Virgen de los Desamparados para venerar la imagen de la patrona de los valencianos, una ceremonia previa a la toma de posesión en la Catedral que ha finalizado con el canto del Himno de la Coronación por parte del nuevo titular de la Archidiócesis.

Revestido con el traje coral y acompañado del Vicario General de la Archidiócesis, Vicente Fontestad, el Arzobispo electo se ha trasladado a primera hora de este sábado desde el colegio Jesús-María de Valencia, donde ha pernoctado, hasta el Palacio Arzobispal. Allí ha sido recibido por el Nuncio de Su Santidad en España, monseñor Bernardito Auza, y por el cardenal Antonio Cañizares, administrador apostólico de la Archidiócesis valentina, así como por los Cardenales, Arzobispos y Obispos que han participado en los actos de la toma de posesión.

Todos ellos han sido recibidos y saludados por monseñor Benavent en el Salón del Trono del Palacio Arzobispal donde ha tenido lugar la profesión de fe y juramento de fidelidad del Arzobispo electo. Posteriormente, monseñor Benavent, acompañado por el Nuncio y el Administrador Apostólico, junto con los Cardenales, Arzobispos y Obispos concelebrantes, el Cabildo de la Catedral y decenas de sacerdotes de la Archidiócesis, han salido en procesión desde el Arzobispado hacia la Basílica.

En la Puerta de Bronce de la Basílica ha sido recibido por el rector del templo, Melchor Seguí, y los capellanes. Ante el altar, monseñor Benavent ha permanecido unos minutos orando, con los ojos alzados, mirando la imagen original de la Mare de Déu.

El Himno de la Coronación, presente en la dedicatoria del libro de honor

Posteriormente, ha firmado en el libro de honor de la Basílica. En la dedicatoria, escrita en valenciano, el Arzobispo electo asegura que comienza su ministerio como arzobispo de Valencia “als teus peus” (“a tus pies”), dirigiéndose a la Virgen de los Desamparados, y añade: “No ho faig confiat en les meues forces sinó en el teu amor de Mare. Em pose a les teues mans amb la certesa que tu em guiaràs perquè puga conduïr l’arxidiòcesi cap al Regne de Déu” (“No lo hago confiado en mis fuerzas sino en tu amor de Madre. Me pongo en tus manos con la certeza que tú me guiarás para que pueda conducir a la archidiócesis hacia el Reino de Dios”). 

La dedicatoria continúa con un verso del Himno de la Coronación, dedicado a la patrona de Valencia en 1923 cuando tuvo lugar la Coronación Canónica de la imagen. La lectura de la dedicatoria por parte del rector de la Basílica ha sido respondida con un fuerte aplauso por los fieles que han llenado el templo para dar la bienvenida al nuevo Arzobispo. Después ha tenido lugar uno de los momentos más emotivos de la mañana: monseñor Benavent ha subido al Camarín para besar la mano de la Patrona mientras la Escolanía de la Virgen, dirigida por Luis Garrido, entonaba la Salve. 

De nuevo ante el altar, acompañado por el Nuncio del Papa, el Administrador Apostólico de la Diócesis de Valencia, y los Cardenales concelebrantes, junto con el rector de la Basílica, y todos los Arzobispos, Obispos y sacerdotes que han participado en el acto, monseñor Benavent, con lágrimas en los ojos, y el resto de la comitiva y fieles presentes, han cantado todos juntos el Himno de la Coronación. 

A su salida de la Basílica, monseñor Benavent ha sido recibido, de nuevo, con aplausos por los fieles que han querido sumarse a la celebración y que también han acompañado la procesión con toda la comitiva de sacerdotes hasta la Catedral.