Monseñor Benavent, en El Puig; “Como valenciano, y como nuevo Arzobispo de Valencia, deseo la beatificación del Padre Jofré”

0
566

Redacción Rotativo / Imágenes: V.Gutiérrez-AVAN

El Arzobispo electo de Valencia, monseñor Enrique Benavent ha visitado el monasterio de El Puig para orar ante la Virgen de El Puig y visitar la tumba del padre Jofré (Valencia, 1350- 1417), a cuya figura se ha referido para expresar “como valenciano, y como Arzobispo de Valencia”, la pronta beatificación del religioso mercedario impulsor de la devoción a la Virgen de los Desamparados. Según monseñor Benavent, “siempre que alguien que ha dado testimonio de la fe en nuestra diócesis es elevado al honor de los altares, la Iglesia se enriquece porque los santos son su mejor tesoro”.

Por ello, “haremos todo lo posible. Sabemos que no está únicamente en nuestras manos, pero lo pondremos en las manos de Dios y, sobre todo, de la Virgen de Santa María de El Puig. Que Ella nos bendiga, que Ella, que ha acompañado siempre la historia cristiana de Valencia, continúe conservando viva la fe en nuestros pueblos, en nuestra diócesis, en todo el antiguo Reino de Valencia. A Ella le encomiendo mi ministerio sacerdotal confiando en su  ayuda y en su protección”, ha asegurado. 

Asimismo, el Arzobispo electo de Valencia ha destacado el gran significado que tiene el monasterio, que recuerda el renacimiento de la presencia cristiana en nuestras tierras y la marcada devoción mariana de toda la comunidad diocesana, y en lengua valenciana así lo ha expresado: «Este lloc és un lloc molt significatiu per als valencians. Ací va començar, després d’un temps la vida cristiana en l’antic Regne de València. Ací es va trobar esta sagrada imatge i ací començà, de fet, la història cristiana després de la reconquesta de València”.

“És un nou començament, des d’ací va començar de nou la vida de l’Església en el nostre Regne. I ací he vingut jo en el moment en què vaig a començar el meu pontificat com arquebisbe de València. No perquè en mi comence res nou. Jo vinc a una diòcesis que té una gran riquesa de vida cristiana. Ací mateix el pare Jofré és un testimoni de santedat, un testimoni de quant pot fer la fe quan és viscuda de veritat. Perque una fe que es viu de veritat és una fe que obra per la caritat. Com diu sant Pau: una fe que no porta a la caritat, no és una fe viva. Per això estic content de poder visitar, venerar i pregar davant les relíquies del pare Jofré», ha afirmado. 

Igualmente, monseñor Benavent ha expresado palabras de agradecimiento: “A Dios, por esta nueva misión que la Iglesia me ha encomendado. Y a todos ustedes que han venido a este momento de oración ante la Virgen María. Agradezco la acogida de la comunidad mercedaria del Monasterio de El Puig, de las autoridades, de los sacerdotes del arciprestazgo, del consejo episcopal y de los Caballeros de El Puig. A todos agradezco su presencia, su acogida y, sobre todo, sus oraciones”. “En estos momentos siento la gran alegría de estar aquí, en Valencia, pero siento, sobre todo, la gran responsabilidad que supone para mí esta misión. Por eso me pongo en las manos de la Santísima Virgen María, confiando más en Ella que en mis propias fuerzas”, ha añadido.