El metaverso, a debate en la CEU UCH

0
217

Información e imágenes: Diego González

La Universidad CEU Cardenal Herrera, en colaboración con Tech Valley Management y Forinvest, ha celebrado, recientemente, la Jornada ‘Metaverso: ¿truco o trato?’ en la que diversos especialistas en transformación digital han reflexionado en torno al impacto del metaverso en el mundo empresarial. Organizada desde el Vicerrectorado de Transformación digital de la CEU UCH y con la presencia de Juan Manuel Corpa, el responsable del mismo, en la jornada participaron: Macarena Estévez, experta en IA y metaverso; Amedeo Cioffi, director de Operaciones de Ciberseguridad; Ricardo Palomo, decano del CEU-ACM; Salvatore Moccia, director de Master School y Laura González, directora de ACM Servicio.

“Siempre es complicado tratar de prever qué consecuencia tendrá sobre la sociedad el que se abran grandes enigmas”, afirmó el rector de la Universidad CEU Cardenal Herrera, Vicente Navarro de Luján, en torno al metaverso, en sus palabras de apertura de la jornada. Un concepto que plantea un universo de post-realidad en el que se fusiona la realidad física con la virtualidad digital y que está presente en nuestras vidas hasta el punto de que, no solo, va a afectar a nuestra forma de interactuar con el mundo, sino también en los negocios. De hecho, en la actualidad se prevé que una nueva economía vaya a surgir tras el metaverso, por lo que se abre una oportunidad para todas aquellas corporaciones que tomen la iniciativa y sepan adaptarse.

En este sentido, el Vicerrector de Transformación digital de la CEU UCH, Juan Manual Corpa, mostró el interés que suscita el metaverso en las instituciones universitarias como posible herramienta docente: “Como universidad, lo que queremos es explorar las posibilidades que tiene el metaverso a nivel docente, ya que nuestro deber es mostraros cómo va a ser este nuevo mundo”. Como ejemplo a la realidad que plantea el metaverso, Corpa proyectó a los asistentes una recreación de las instalaciones de la CEU UCH en la versión educativa de Mycraft. Una iniciativa que se desarrolló con el fin de que los estudiantes conocieran las instalaciones universitarias. Sin embargo, la herramienta ha evolucionado considerablemente en los últimos años, permitiendo además que el alumnado “pueda interactuar con profesores reales u obtener información de personajes no jugables (NPCs)”. Según Corpa, el uso del metaverso en las instituciones universitarias queda enmarcado dentro de la “educación inmersiva”, un modelo de aprendizaje por el que la universidad apuesta y que incorpora el entorno digital con objeto de mejorar la experiencia de aprendizaje digital. “Lo diverso puede llegar, el metaverso no es excluyente”, afirmó Corpa que apostó por integrar en esta nueva realidad, “a toda la sociedad, no solo en el ámbito docente, sino también en el social”.

La jornada también contó con la presencia de Macarena Estévez, experta en IA y metaverso, quien defendió que, pese a que se está utilizando mucho el concepto metaverso, este “aún no existe”. Según la especialista, el metaverso va a suponer “meternos nosotros en la pantalla” dado que, a su juicio, el modelo actual aún carece de elementos como el sonido, el cual hace que nuestro cerebro sienta una experiencia más real. “La presencia es clave en el éxito del metaverso, si conseguimos abrir un nuevo canal donde vivir experiencias, las marcas van a estar donde esté la gente”, afirmó Estévez.

Junto a Estévez, el director de Operaciones de Ciberseguridad, Amedeo Cioffi, incidió en torno a la extensión o difusión del metaverso en el entorno digital: “El metaverso y la web 3.0 ya está pasando en muchos dominios” y explicó a los asistentes que la tecnología del metaverso ya permite a doctores y agentes de la seguridad pública entrenar operaciones difíciles para “reducir el riesgo de error”. Según Cioffi, el metaverso se está convirtiendo en un medio multiuso que permite la “convergencia entre lo físico y digital”. Una idea en la que abundó el decano del CEU-ACM, Ricardo Palomo, al afirmar que el metaverso, “es el continente ideal donde aplicar una convergencia de tecnologías que se desarrollan en ámbitos separados”. Palomo defendió la importancia del mismo porque va a generar la necesidad de crear nuevos empleos como el de diseñador de moda digital, metamédico o abogado especialista en contratos inteligentes.

Por su parte, Laura González, directora de ACM Servicio, explicó la proyección que tiene actualmente el metaverso como elemento en el que invertir, poniendo como ejemplo a la propia universidad puesto que ya se ha invertido en dominios digitales, al adquirir los terrenos digitales del CEU en Montepríncipe o Moncloa. Operaciones en torno a las cuales González aconsejó que los inversores y empresas considerasen “el grado de madurez de está la tecnología en la que consideren invertir, pues el metaverso es una tecnología muy cara”.

Finalmente, Salvatore Moccia, director de Master School, concluía la jornada reflexionado sobre el propio título de la misma: ‘Metaverso: ¿truco o trato?’ y lo hizo compartiendo la siguiente idea: “Los miedos que tienen ahora los jóvenes son los mismos que teníamos nosotros hace veinte años con Internet. Nosotros pertenecíamos a la era de la web 1.0, luego llegó la web 2.0 y ahora llega la web 3.0, que permite interactuar más con la tecnología”. Aunque no todo el mundo coincide en que se trate de una oportunidad, para Moccia, el metaverso es “más oportunidad que miedo”, pues los beneficios o perjuicios que puedan traer las nuevas tecnologías dependen del uso que hagamos de ellas.