Felipe VI: “Sigue siendo esencial el talento científico e innovador para que nuestro país sea más competitivo internacionalmente y con mayor autonomía estratégica”

0
366

Informa Gonzalo Escrig / Imágenes: Daniela Matallin

El Rey Felipe VI, acompañado por la Reina Letizia han vuelto a Valencia para presidir la 34.ª edición de los premios Rey Jaume I que reconoce la excelencia en investigación y emprendimiento. En su discurso, su majestad ha destacado que “la creatividad y el pensamiento crítico son hoy habilidades indispensables para afrontar esta era digital”. El Rey ha enfatizado el papel de la ciencia para dar respuestas a los grandes retos globales contemporáneos donde “sigue siendo esencial el talento científico e innovador para que nuestro país sea más competitivo internacionalmente y con mayor autonomía estratégica”, ha señalado.

El monarca ha incidido en el trabajo de investigación y emprendimiento realizado por los seis galardonados a los que se ha referido como “portadores de esperanza y futuro”. Asimismo, ha asegurado, recordando al Premio Nobel Santiago Ramón y Cajal, que hoy, más que nunca, necesitamos un puente entre las Humanidades y las Ciencias Sociales.

Santiago Grisolía en el recuerdo

En un acto celebrado en la Lonja de Mercaderes de Valencia, presidido por los Reyes y al que han asistido el presidente de la Generalitat, Ximo Puig; el alcalde de València, Joan Ribó, el vicepresidente de la fundación de los premios, Vicente Boluda, así como la ministra de Ciencia, Diana Morant, entre otras autoridades el  recuerdo al científico valenciano Santiago Grisolía, creador de los premios Rey Jaume I, ha marcado esta edición, donde se han destacado sus numerosas iniciativas para dar a conocer la investigación en España.

El científico e investigador que falleció el pasado 4 de agosto, a los 99 años, dedicó, en palabras del Rey, “su vida, su pasión y su talento a mejorar la sociedad a través de la Ciencia. Su majestad recordó en su discurso la larga relación con el investigador, más de tres décadas, cuando con tan solo veintidós años le entregó, como Príncipe de Asturias, el premio a la investigación científica y técnica: “Sobre este escenario me recibía siempre la mirada serena, curiosa y generosa del profesor Grisolía”.

El Presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, también ha querido recordar al científico valenciano en su discurso: “Hay un inmenso vacío en esta lonja”, ha afirmado. Para Puig, el mejor legado que podría haber dejado Grisolía son los Premios Jaume I. En ese sentido, el presidente también ha querido hacer un llamamiento a la igualdad de género en el ámbito científico, ya que, a su entender, con una igualdad mutilada, la ciencia estará incompleta: “Debemos crear una sociedad libre, respetuosa y con igualdad efectiva”, ha aseverado.

Llamamiento a la colaboración público-privada

Junto a la intervención del presidente de la Generalitat también ha intervenido el vicepresidente de la Fundación de los premios, Vicente Boluda, quien ha incidido en la «necesidad de alcanzar un gran pacto por la ciencia» para que, «al margen de los tiempos que marcan las legislaturas y los procesos electorales, todos sepamos que España apuesta de forma seria y decidida por nuestros científicos y por la interacción entre ciencia y empresa». Para ello, ha pedido, «en honor a la memoria de Santiago Grisolía, que todos los partidos políticos dejen a un lado sus intereses particulares”. Igualmente, ha pedido el «alineamiento público-privado» y «un ejercicio de reflexión y de acción profundo» porque las administraciones públicas «deben estar y trabajar por los administrados, y no a la inversa». «Debemos aspirar a que nuestros responsables públicos confíen más en sus ciudadanos, investigadores, científicos y emprendedores, y se centren en sentar las bases para que su trabajo pueda desarrollarse sin trabas», ha expuesto, antes de pedir también que se generen «más vocaciones investigadoras.

Por su parte, Antonio M. de Lacy Fortuny, galardonado en la categoría de investigación médica, ha intervenido en nombre de todos los premiados: José María Sanz en la categoría de investigación básica; Marta Reynal-Querol en economía; Emilio Chuvieco en el apartado de Protección del Medio Ambiente; Montserrat Calleja Gómez en Nuevas Tecnologías y Ángela Pérez Pérez en el apartado de Emprendedor, y ha enfatizando también en la importancia de la colaboración público-privada: “Para quienes trabajamos en la investigación es algo fundamental”, ha asegurado. Además, Lacy Fortuny ha solicitado una ley de mecenazgo, pues considera que esta sería “muy positiva para la investigación”, ha concluído.