Fernando González Urbaneja: “Sin ética el periodismo no merece la pena porque su piedra angular es la credibilidad y confianza de los ciudadanos en una información veraz”

0
42

Información e imágenes: Redacción ROTATIVO

El periodista Fernando González Urbaneja, vocal de la Comisión de Arbitraje, Quejas y Deontología del Periodismo de la FAPE, destacó que el futuro de la profesión periodística “depende de la deontología, ya que sin ética el periodismo no merece la pena porque su piedra angular es la credibilidad que nace de la confianza de los ciudadanos que están dispuestos a pagar por una información veraz, bien hecha y que valga la pena”. Así se pronunció en la primera sesión de la segunda jornada del seminario “Los retos de la autorregulación mediática frente a la desinformación” dedicada al código deontológico en el ejercicio profesional del periodismo que estuvo moderada por el periodista valenciano Héctor González,

González Urbaneja protagonizó una intervención en la que reflexionó sobre la génesis de los códigos deontológicos a lo largo de la historia del periodismo, incidiendo principalmente en los que han ido surgiendo en España y su desarrollo y puesta en práctica en la profesión periodística española. En este sentido, el vocal de la Comisión de Arbitraje, Quejas y Deontología del Periodismo destacó que para lograr una información de calidad es necesario el código deontológico, así como la existencia de un órgano deontologico que “nazca de la propia profesión, cumpliendo el derecho positivo, teniendo en cuenta la sociedad, la búsqueda de la verdad, la verificación y el periodismo independiente”.

En su intervención, el veterano periodista tampoco dudó en destacar el papel de la Constitución española en el ordenamiento jurídico y en el ejercicio de la profesión calificándola como “la Constitución más avanzada en materia de libertad de información y expresión, siendo de las mejores de Europa con el articulo 20 que garantiza una serie de derechos y deberes del ciudadano entre los que destacan el derecho a la información y de expresión”. Urbaneja afirmó que el futuro del periodismo “pasa por una militancia en la ética y en la deontología profesional, sin la cual es complicado alcanzar la credibilidad y obtener el respeto del público, es preciso recuperar la credibilidad” al tiempo que denunció el uso de las nuevas tecnologías, “por haber secuestrado a los medios de comunicación y al periodismo convirtiéndose en un peligro para la democracia y las libertades de los ciudadanos”. Asimismo, instó a que el código deontológico quede incluido en el contrato laboral de cada periodista con la obligación para el profesional de su cumplimiento con el objetivo de mejorar la praxis profesional periodística.

Junto a González Urbaneja también participaron en esta mesa redonda Juan Carlos Suárez, miembro de la Comisión de Deontología y Garantías del Colegio de Periodistas de Andalucía, así como Abel Campos, miembro del Consell d’Informatius de la Corporació Valenciana de Mitjans de Comunicació (CVMC), y Lola Galán, exdefensora del lector en el diario El País, quienes incidieron en la necesidad de la autorregulación de la profesión como una cuestión de todos. Suárez destacó la importancia de unas pautas “para que nuestra praxis sea respetuosa con los otros y deben regirnos a todos los agentes involucrados en el actual sistema de medios porque en la autorregulación va la credibilidad de la profesión y la buena salud de la propia democracia. La autorregulación afecta al conjunto de los ciudadanos y, por ello, todos debemos ser responsables de la libertad publica, en ese sentido, las redes sociales no pueden ser lo que son, deberían existir una serie de pautas para poder difundir la información de una manera correcta, de ahí la necesidad de una comisión deontológica que defina un compromiso firme de todos para que se desarrolle la profesión de una manera profesional y adecuada. La autorregulación es necesaria para que haya una libertad de expresión saneada y la información sea veraz”.