El Arco del Triunfo: El mensaje dentro del empaque

0
538

Informa Ana Sofía Pérez / Imagen: Archivo

Tras hacerse realidad el sueño que tuvieron hace seis décadas atrás los artistas Christo Vladimirov y Jeanne -Claude sobre arropar El Arco del Triunfo parisino, pareció que no a todos los parisinos les fue de su agrado encontrarse con esta intervención artística en la plaza Charles de Gaulle. Desde el 3 de octubre la tela de 25 mil metros dejó de cubrir el monumento, sin embargo, desde el día uno hasta la actualidad, siguen llegando opiniones y quejas de los locales y turistas ante esta obra artística y el hecho de que haya sido cubierta por polipropileno. Entonces, ¿cuál es el mensaje dentro del empaque?

Para muchos locales ver el Arco del Triunfo a diario forma parte de una costumbre que lo ha hecho invisible, haciendo de tal manera que le restaran el valor que representa un monumento como este; precisamente ese es el mensaje dentro del empaque. Para ambos artistas, el objetivo de esta obra de arte se basaba en resaltar la importancia de un monumento como lo es el Arco del Triunfo y que las personas entren en conciencia del simbolismo que supone no solo en la historia del país, sino que también en el mundo. Cuando se da un cambio de imagen tan drástico ante algo que siempre está en nuestro día a día, nos hace volver a notarlo incorporándolo nuevamente a nuestro campo visual.

Christo y Jeanne -Claude fueron conocidos por financiar ellos mismos cada una de sus obras. En este caso lograron cubrir los gastos que se estiman entre los 14 millones de euros con las ganancias obtenidas en las compras de los bocetos del proyecto en una subasta hecha por la casa Sothebys. La pareja de artistas se rehusaba en aceptar patrocinio o voluntarios en orden para mantener una creatividad libre. “Estos proyectos tienen que ver con la libertad. El proyecto existe no porque algún presidente de la República o algún ejecutivo le guste tenerlos. Estos proyectos son pura demostración de creatividad. Nadie puede comprar estos proyectos. Nadie puede cobrar entradas por estos proyectos, ni siquiera nosotros mismos. Estos proyectos son tan gratuitos y por eso no pueden quedarse por mucho tiempo, porque la libertad es enemiga de la posesión y la posesión es igual a la permanencia” expresó Christo años atrás en una conferencia sobre sus proyectos.

El Arco del Triunfo fue para Christo y Jeanne-Claude el escenario perfecto para demostrar la fuerte carga emocional y política que tiene el monumento dentro de Francia y el mundo. El Arco del Triunfo empaquetado pasa de ser una pieza efímera a ser una obra de arte que dejó una huella que no desaparecerá con el tiempo.