El Cardenal Cañizares clausura el Sínodo Diocesano de Valencia con la Asamblea conclusiva celebrada en la CEU UCH

0
210
CEU UCH Sínodo Diocesano Valencia

Redacción ROTATIVO / Imágenes: AVAN

La Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia ha sido la sede de la Asamblea conclusiva del Sínodo Diocesano convocado por el Cardenal arzobispo de Valencia Antonio Cañizares en 2019 y que, tras dos años de desarrollo, ha culminado con esta jornada en la que los 200 padres sinodales expusieron las propuestas sobre las que trazar futura la hoja de ruta de la Iglesia en Valencia.

En el acto de clausura el Arzobispo de Valencia señaló la necesidad de que este Sínodo Diocesano “suscite una nueva primavera, un aire fresco, un renovado Pentecostés en esta Iglesia que peregrina en Valencia, como lo hizo con la Iglesia del Concilio Vaticano II”. Tras la presentación y votación de las propuestas a lo largo del sábado en el Paraninfo de la CEU UCH de Valencia el purpurado promulgará, previsiblemente tras el verano, las constituciones sinodales. Cañizares agradeció al término de las votaciones el “alto consenso alcanzado, que demuestra la necesidad de impulsar la renovación de la diócesis, unas líneas de acción que persiguen ser realistas y eficaces, y generadoras de otras posteriores en lo sucesivo”.

CEU UCH Sínodo Diocesano Valencia

La Asamblea del Sínodo Diocesano estuvo integrada por más de 200 miembros sinodales que respaldaron en torno a un 90 por ciento las propuestas expuestas, cuarenta líneas de acción creadas con el objetivo de impulsar la renovación de la archidiócesis de Valencia. Unas propuestas que han surgido tras un periodo de reflexión y estudio que estuvo guiado a través del ‘Instrumentum laboris’ creado para este Sínodo y centrado en la necesidad de tener evangelizadores con formación, sentido pedagógico y competencia misionera; la importancia del acompañamiento, la urgencia de una coordinación pastoral y el necesario diálogo con la sociedad desde una escucha y acogida.

Tras la jornada del sábado, la iglesia del Seminario de Moncada acogió la Vigilia de Pentecostés en la que el cardenal pidió que la nueva tarea “nos haga ser testigos de Jesucristo y que lo hagamos con una alegría grande, incontenible”. El Sínodo Diocesano fue clausurado oficialmente con la eucaristía celebrada en la Catedral de Valencia este pasado domingo.