La Generalitat financia un nuevo sistema de inteligencia artificial para mejorar la atención sociosanitaria de pacientes crónicos

0
443
AVI inteligencia artificial pacientes

Informa Patricia Montañana / Imagen: Archivo

La Agència Valenciana de la Innovació (AVI) subvenciona el desarrollo de un nuevo sistema, basado en la aplicación de inteligencia artificial, con el fin de detectar, tratar y controlar la fragilidad. Se trata de síndrome complejo de vulnerabilidad incrementada asociada a distintas enfermedades crónicas que restan, de forma progresiva, su autonomía para realizar las actividades básicas de la vida diaria tales como discapacidad, caídas, aumento de morbilidad y mortalidad.

Nunsys lidera al equipo de entidades que desarrollan el proyecto estratégico Smartchronic, en el que también participan el Instituto de Investigación Sanitaria La Fe (IIS La Fe); el Instituto Polibienestar, asociado a la Universitat de València; el Instituto Tecnológico de Informática (ITI); y la empresa castellonense Outcomes’10.

Con esta iniciativa se pretende lograr una mejora en la atención sociosanitaria del colectivo de personas de más de 65 años, que según el último informe Envejecimiento en Red publicado por el Centro de Ciencias Humanas y Sociales del CSIC, representa un 19,3% de población y alcanza el 57,9% de todas las estancias hospitalarias registradas en España durante 2018.

Buena parte de los ingresos se destinan a patologías crónicas, que requieren de tratamientos multidisciplinares de larga duración, y que se asocian a la fragilidad derivada de la edad. Por esa razón, se están estudiando nuevas herramientas para mejorar la detección precoz y el tratamiento de la misma, con el fin de aumentar la calidad de vida del paciente, así como la eficiencia del sistema sanitario.

En este sentido, Smartchronic hace uso de inteligencia artificial, aprendizaje automático y técnicas de monitorización no invasiva para determinar la condición de fragilidad de cada paciente y predecir su evolución, anticipando incluso posibles ingresos no programados, con el objeto de configurar distintos itinerarios asistenciales, adaptados al amplio abanico de patologías.

Aplicación de monitorización

El análisis de esta es posible gracias al desarrollo de un sistema de control, centralizado en una aplicación para dispositivos móviles, que permitirá examinar de forma constante los principales parámetros que inciden en la fragilidad y la calidad de vida de este grupo específico de población.

El proyecto que lidera Nunsys, compañía especializada en Inteligencia Artificial, entre otras tecnologías de vanguardia, cuenta con la colaboración del Instituto de Investigación Sanitaria La Fe, que además participa de forma activa en el diseño de los módulos para la gestión de los pacientes crónicos junto al Instituto Polibienestar, de la Universitat de València.

Nunsys se encarga del desarrollo de los algoritmos centrales del proyecto, que moldean los itinerarios de los pacientes crónicos, además de la evolución de los índices de fragilidad. Por otro lado, el diseño de los algoritmos predictivos en reingresos hospitalarios corre a cargo del Instituto Tecnológico de Informática (ITI), mientras que el diseño de los modelos de monitorización no invasiva basados en datos reportados por el paciente están bajo el mando de la castellonense Outcomes’10.

En su primera anualidad, Smartchronic ha superado la fase de definición de la arquitectura tecnológica, por ello los esfuerzos se centran ahora en cumplir los requisitos y especificaciones de los módulos funcionales, incluida la app para la monitorización no invasiva, con la participación de voluntarios. Al mismo tiempo, ya se está estructurando la información disponible para diseñar los algoritmos predictivos en materia de fragilidad, reingresos y utilización de recursos.

La iniciativa conecta con los objetivos de la Estrategia de Especialización Inteligente de la Comunitat Valenciana, conocida como RIS3, que coordina la Conselleria de Innovación, Universidades, Ciencia y Sociedad Digital. En concreto, satisface el desarrollo tecnologías sanitarias de tratamiento, rehabilitación y mejora de la autonomía personal a través de la mayor interacción entre profesionales y usuarios, uno de los ejes prioritarios en el ámbito de la promoción de la salud y la sanidad eficiente.

Asimismo, también se alinea con las conclusiones del Comité Estratégico de Innovación Especializado (CEIE) en Salud promovido por la AVI, que apuesta abiertamente por el control y prevención de la fragilidad y la cronicidad mediante el uso de herramientas de inteligencia artificial y Big Data.