Juan Carlos Sempere Bomboí (Compositor y director): “Se está demostrando que la cultura es segura”

0
711

Informa Miguel Ángel García Garcés / Imagen: Archivo

Juan Carlos Sempere Bomboí, compositor y profesor del Conservatorio Profesional de música “Juan Cantó” de Alcoy nos descubre -en esta entrevista concedida a El Rotativo- su trayectoria profesional y vital. Una conversación dónde, además, abordó el momento que atraviesa el sector de la música en plena pandemia por la COVID-19. Una situación en el sector que parece mejora, poco a poco, gracias a la celebración de conciertos en directo, “se está demostrando que la cultura es segura”, afirma Bomboí gracias al cumplimiento de las medidas de seguridad,

Cuéntenos, brevemente, cual ha sido y es su trayectoria profesional.

Resumir una carrera musical en pocas palabras es complejo por la cantidad de años que llevo en ella. Empecé el Grado Elemental en el Cercle Musical Primitiva de Albaida, mi pueblo, luego estudié en el Conservatorio Profesional de Música ‘Mestre Vert’ de Carcaixent donde obtuve el grado medio. Tras ello accedí al Conservatorio Superior de Música de Alicante donde realicé la especialidad de ‘Pedagogía en lenguaje musical’ y, posteriormente, el Grado Superior de Composición y Orquestación. En estos momentos estoy preparándome para examinarme en la Royal School of Music de Londres y obtener una titulación europea en dirección de orquesta, y el curso pasado realicé un Máster en Investigación Musical que me ha dado acceso a lo que estoy desarrollando actualmente, el Doctorado en Musicología en la Universidad de Valladolid.

Es un placer que cualquier entidad interprete música que has compuesto tú

Si tuviera que definir su carrera en pocas palabras, ¿cómo lo haría?

En continua formación. Si hay algo que siempre tiene que estar presente en este trabajo es la humildad y la formación.

¿Compagina el estudio con otras responsabilidades profesionales?

Sí. En la actualidad, compagino la docencia con la dirección de la banda de música de la Sociedad Musical Tropical de Benigánim y dirijo -como invitado- en varias entidades de Andalucía, especialmente en Sevilla. Además, también me dedico a la composición.

¿Qué tipo de música compone?

He compuesto en distintos géneros, pero todo lo englobaría en la música clásica, aunque depende de los encargos que reciba.

¿Qué se siente cuando una banda interpreta una obra suya?

La sensación es muy bonita. Es un placer que cualquier entidad interprete música que has compuesto tú, es curioso y esperas un buen resultado. En ocasiones es, incluso, sorprendente, porque una de las grandezas de la música es que nadie va a repetir una interpretación idéntica a otra versión.

¿Su dilatada trayectoria ha estado reconocida con diversos premios?

Cualquier premio siempre es bienvenido y todos aportan. Podríamos diferenciar los que alcanzas como compositor y los que logras con distintas entidades en un certamen. Estos últimos son muy especiales, los he obtenido como director y son especiales porque es el reconocimiento al trabajo de un gran colectivo.

El sector de la música está gravemente golpeado por la pandemia

En la actualidad vivimos una época de pandemia por COVID-19 donde todos los sectores se han visto influidos por las restricciones, también el cultural. ¿Cómo ha afectado esta situación al sector de la música?

El sector de la música está gravemente golpeado por la pandemia. Desde el punto de vista de la docencia nos hemos tenido que reinventar, aprender nuevos recursos que no utilizábamos y desde el punto de vista del trabajo ha sido brutal porque dediqué bastantes más horas de lo que normalmente dedicaba, con las clases teórico-prácticas online y la corrección de los ejercicios de cada uno de los alumnos. Si mi jornada laboral es de cinco horas estaba dedicándole ocho. La otra vertiente de mi trabajo, la artística, es la que se ha visto más golpeada porque se cerraron los auditorios y ahora que han abierto hay tantas restricciones que hacen que los proyectos no sean viables por la reducción de aforos. Desde el punto de vista de la celebración de ensayos para preparar conciertos debemos reducir las plantillas y está siendo muy difícil. Las bandas de música, como no están haciendo actuaciones en la calle, económicamente están pasándolo muy mal porque dependen de la subvención pública que hace, de momento, que sobrevivan. Todos los sectores están golpeados, pero el de la música y en general el del arte, no es que esté golpeado gravemente, sino que está herido de muerte.

No obstante, lo dicho, ¿con el cumpliendo de las medidas de seguridad y restricciones correctas para esta nueva normalidad son seguros los conciertos?

Sí. Se está demostrando que la cultura es segura. Al reducir aforos no puede haber contacto entre el escenario y el público y se están siguiendo todas las medidas de distancia de seguridad, higiene…  nunca va a haber contacto entre el público y el músico.

Se dice que los instrumentos de viento producen partículas de saliva que podrían transmitir el virus, ¿cómo se ha logrado evitar esto y poder seguir ofreciendo conciertos?

Es verdad que los instrumentos de viento están considerados aerosoles, como una de las fuentes de contagio principales según los estudios y, por eso, se tiene que ampliar la distancia de seguridad. En un principio se habló de metro y medio, pero todas las bandas estamos ampliando aún más es distancia. En el caso de los músicos de cuerda y de percusión, al poder llevar mascarilla, no tienen problemas y están a metro y medio pero los músicos de viento están a más distancia.

Para finalizar, ¿se encuentra inmerso en algún proyecto?

En estos momentos estoy inmerso en el doctorado y dedico muchas horas a la investigación musicológica. En cuanto a proyectos artísticos es difícil tener uno claro por las circunstancias actuales, vamos al día, programamos el siguiente concierto en un rango máximo de dos o tres meses. Y finalmente, en mi faceta de compositor, aunque ahora la música valenciana está muy parada, porque va relacionada con nuestras fiestas, sí que voy a empezar a componer porque tengo varios encargos. Ese va a ser mi futuro: componer, estudiar, investigar y, en la medida de lo posible, seguir subiendo a los escenarios.