Vicenta Rodríguez (Escuelas Católicas CV): “Más Plurales nace por los ataques que esta ley hace sobre la libertad, la pluralidad y la igualdad”

0
677

Informa Jordi del Puente / Imagen: ROTATIVO

La LOMLOE está acaparando, junto con los Presupuestos Generales del Estado, la actualidad política nacional. Los principales partidos no logran alcanzar un consenso sobre la nueva ley de educación, la llamada Ley Celaá, que ha puesto en pie de guerra a asociaciones de padres, colegios y sindicatos educativos. Por este motivo, y conocer de cerca cómo afecta la denominada Ley Celaá a los distintos niveles educativos y EL ROTATIVO entrevista a Vicenta Rodríguez, Secretaria Autonómica de Escuelas Católicas en la Comunidad Valenciana.

En las últimas semanas hemos oído muchas noticias sobre la LOMLOE, ¿qué cambios introduce esta nueva ley de educación sobre la actual LOMCE?

En lo pedagógico, ningún cambio. Todos esperábamos que esta nueva ley fuese capaz de innovar, de presentar una pedagogía más actual y que diese mucha más libertad a los centros para educar de la manera que mejor sabemos hacerlo: personalizando el proceso educativo de cada alumno. Lejos de ahí, la ley se limita a ser una ley repetitiva y anquilosada en lo pedagógico.

En cambio, en las libertades y en los derechos es enormemente restrictiva. Lejos de aportar, esta nueva ley restringe y limita. Es un proyecto de ley que nace muerta, en un momento de pandemia, sin consenso, sin diálogo, sin pacto social. No aporta nada, por lo que la desilusión entre los profesionales es mayúscula. Para los padres de alumnos, que ven restringidas sus libertades, es una gran preocupación. Y para los futuros alumnos que se van a educar en esas aulas, esta ley supone robarles un futuro hermoso y una sociedad mejor.

Algunos de los puntos más criticados de la denominada Ley Celaá están siendo la educación especial, la supresión del castellano como lengua vehicular y la obtención del título de Bachillerato “por compensación”. ¿Cree que todos estos elementos pueden llegar a influir negativamente en la calidad del sistema educativo español?

Evidentemente, claro. Si esta ley hubiera sido una apuesta por la nueva pedagogía, hubiéramos estado muy contentos. Ahora no solamente no estamos satisfechos, sino que estamos tristes de ver estas medidas. En Bachillerato a un alumno se le pide esfuerzo, trabajo y que sea competente; pero con esta ley los alumnos van a poder promocionar de curso con asignaturas suspensas y sin ser competente en esas materias. Lo único que vamos a conseguir van a ser alumnos desmotivados, porque no van a esforzarse por conseguir un título que le van a dar igualmente. (…) Me preocupa mucho este aspecto, porque esta ley persigue crear una sociedad fácil, dúctil, moldeable y manipulable.

Con respecto al tema de la educación especial, solo hay que escuchar a las familias y alumnos que van a esos centros. Por las redes sociales estos días hemos visto vídeos de chicos y chicas que piden ‘por favor’ que no se cierren sus centros. Un centro de educación especial tiene profesores muy competentes, muy bien preparados y muy vocacionales. No todo el mundo es buen profesional para trabajar en centros de educación especial, se requiere una entrega máxima y hay que estar muy bien preparado. Es verdad que los alumnos de educación especial pueden acudir a nuestros centros y les vamos a acoger con mucho cariño, pero evidentemente nuestra formación no está adecuada a las necesidades específicas del alumnado. Privarles a estos alumnos de una formación con profesionales cualificados es abocarles a la exclusión y a la segregación en centros ordinarios.

¿Alguien se imagina que en Alemania, Ángela Merkel, diga que el alemán no es la lengua vehicular del Estado? ¿Alguien si imagina que el presidente de los Estados Unidos va a tirar por tierra el inglés? ¿Alguien se imagina que el presidente de la República Francesa va a decir que el francés no hace falta porque ya lo saben todos? Un idioma oficial tiene el valor y la categoría de la representación de la historia y las tradiciones de un pueblo, por lo tanto, pretender eliminar el castellano como lengua vehicular es una barbaridad y supone defenestrar una cultura tan hermosa como lo es la española. Me parece que destruir por destruir es de personas que no piensan, que no sienten, y que intentan imponer a los demás.

Lejos de aportar, esta nueva ley restringe y limita. Es un proyecto de ley que nace muerta, en un momento de pandemia, sin consenso, sin diálogo, sin pacto social.

¿Cómo cree que puede afectar la LOMLOE a los más de 300 centros y 162.000 alumnos a los que Escuelas Católicas representa en la Comunidad Valenciana?

 Va a afectar, por ejemplo, con la nueva asignatura de Educación en valores. Se arrincona la asignatura de Religión, se elimina la valoración académica y se implanta una nueva asignatura bajo el nombre de Educación en valores cívicos y éticos. Curiosamente ni son valores, ni son cívicos, ni son éticos. No son valores consensuados, no son valores universalmente aceptados como si lo es la religión.

Se habla poco de este asunto, pero me duele profundamente en el alma: la programación de puestos escolares. Es una barbaridad. Partiendo de que machaca la libertad de elección de centro de las familias, se está cosificando a los alumnos. Se habla de que los alumnos deben distribuirse de una manera homogénea y equitativa, cuando las realidades de cada centro y cada persona son realmente distintas. Están cosificando al alumnado como si fuera una cosa. Estamos hablando de seres humanos. La distribución planificada no reconoce que cada alumno necesita un centro educativo determinado.

Desde la Plataforma Más Plurales, de la que Escuelas Católicas forma parte, se han desarrollado varias acciones en las últimas semanas. ¿Cómo valora la acogida que ha tenido la iniciativa en la sociedad?

 La campaña Más Plurales se origina en Madrid, en una plataforma donde encontramos a varios sindicatos, patronales, asociaciones de padres, fundaciones y demás asociaciones que también se han ido incorporando. Nace por los ataques que esta ley hace sobre la libertad, la pluralidad y la igualdad. (…) La campaña no pretende ir contra nadie, ni mucho menos contra la enseñanza pública. (…) La concertada no somos la hermana pequeña de la red pública, somos complementarios. Esta ley atenta contra la igualdad de la red pública y la concertada. Hay personas que trabajan en la enseñanza pública que también están apoyando esta campaña.

El éxito de esta campaña es que está muy bien planificada. Los lazos naranjas se han extendido por toda la geografía española, tanto es así que prácticamente todos los colegios de Escuelas Católicas han colgado en sus ventanas los lazos naranjas en repulsa a la Ley Celaá. Es una ley que, no solo no aporta, sino que limita y recorta.

La concertada no somos la hermana pequeña de la red pública, somos complementarios. Esta ley atenta contra la igualdad de la red pública y la concertada. Hay personas que trabajan en la enseñanza pública que también están apoyando esta campaña.

Un centro de educación especial tiene profesores muy competentes, muy bien preparados y muy vocacionales. No todo el mundo es buen profesional para trabajar en centros de educación especial

En los últimos años España ha tenido 8 leyes de educación, a una media de una ley cada 6 años. Algunos partidos políticos han abierto la puerta a un gran Pacto de Estado por la educación, ¿qué opina Escuelas Católicas respecto a esta posibilidad?

Nunca se ha querido verdaderamente un pacto. En su momento, echaron la culpa al PP de que no quiso el pacto con la LOMCE. Ahora que gobiernan el PSOE y Podemos lo tienen fácil, ¿por qué no se sientan a negociar? Porque no les interesa. Un pacto significa siempre que unos y otros ceden. Pero cuando alguien intenta imponer, sin escuchar ni dialogar, un pacto no se puede dar. En su momento se atacó con violencia a la ley Wert, es curioso que todas las leyes lleven el apellido de los ministros que la promueven, por ser una ley sin consenso. Pero, ¿y está qué? ¿Quién se ha sentado a buscar los puntos que nos unen? Lo único que han hecho ha sido avasallar, imponer y limitar. En ningún momento ha habido mano tendida, en ningún momento se han sentado con Escuelas Católicas. (…) . No se ha llamado, no se ha dialogado, no se ha tendido la mano y no ha interesado el pacto educativo.

Desde la aprobación de la LODE en 1985, en España está vigente el sistema de educación concertada. ¿Cree que la LOMLOE puede significar el fin de los conciertos educativos?

Siento una envidia sana de aquellos gobernantes que tenían visión de futuro, que eran hombres y mujeres que entendieron que por encima de bienes partidistas estaba la nación y el futuro de sus alumnos. Vieron que la educación, que recordemos es un derecho, no llegaba a todo el grupo de población que debía. Supieron dejar a un lado sus intereses partidistas para tener mirada de grandeza, que es lo que les hace falta ahora. (…) ¿Por qué se inician los conciertos? Porque necesitaban centros educativos que pudieran acoger todo ese volumen de población escolar de la España de los años 80.

En todos estos años, se ha demostrado que la educación concertada funciona muy bien. Primero, porque son las propias familias las que eligen educar a sus hijos en centros concertados. Segundo, porque es mucho más barata en cifras globales. Un puesto escolar en un centro público cuesta 6.000 euros, mientras que en un centro privado-concertado cuesta algo más de 3.000 euros. Si hablamos de eficiencia de recursos, en la escuela concertada somos mucho más baratos. Puestos así, sería mejor que todos los centros educativos en España fueran concertados. (…) La escuela concertada demuestra que funciona, es eficiente en lo económico y, además, ofrece pluralidad. El abanico de posibilidades de centros nos hace más libres y más iguales.

Ahora estamos en una situación muy cercana a la Conselleria

El conseller de educación de la Generalitat Valenciana, Vicent Marzà, apuntaba que es tiempo para el diálogo. ¿Desde Escuelas Católicas creen que esta Ley Celaá abre una puerta al diálogo en la Comunidad Valenciana?

 Cuando llegó Vicent Marzà al gobierno autonómico entró como elefante en cacharrería, eliminando los conciertos. (…) Hemos tenido muchos actos reivindicativos en protesta del cierre de aulas concertadas en 2015 o de la renovación de los conciertos en Bachiller y Ciclos Formativos en 2017. Se cerraron un total de 21 aulas, pero ahora el Tribunal Supremo ha reconocido que teníamos razón y no se pueden cerrar aulas de manera arbitraria. Por el momento hay dos sentencias que han obligado a la Conselleria a conceder conciertos a los centros afectados. Esta ley abre muchas puertas a que los conciertos desaparezcan.

Ahora estamos en una situación muy cercana a la Conselleria, hay que decir la verdad. En este momento estamos trabajando de la mano para que el inicio de curso fuera lo más seguro, se nos han dotado de los mismos recursos que a los centros públicos. Al conseller Marzà le cabe, en este momento, el honor de ser coherente y creer que la concertada es complementaria a la enseñanza pública. Nos han tratado exactamente igual, hemos ido codo a codo con los directores de la pública en esta puesta en marcha del curso.

Más allá de la LOMLOE, ¿qué retos tiene Escuelas Católicas para el próximo año 2021?

Mas allá de esta ley, tenemos el gran reto de ser capaces de responder a las necesidades de nuestros alumnos, ser capaces de dar alas para que consigan sus sueños y ser capaces de que nada, ni nadie, ahogue nuestros sueños.