Encuentro ACOP: «La crisis del coronavirus ha puesto en jaque el liderazgo político»

0
370

Redacción: NACHO FUERTES / Imágenes: Archivo

«La crisis del coronavirus está poniendo en jaque el liderazgo político». Es una de las principales conclusiones extraídas del encuentro virtual organizado por ACOP (Asociación de Comunicación Política), que se celebró de forma virtual a través de YouTube el pasado jueves y que contó con la participación de la profesora de la Universidad de Zaragoza Cristina Monge, la catedrática de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid, María José Canel, y el catedrático de la Universidad de Universidad de Gotemburgo y profesor en la ESADE, Víctor Lapuente, y moderado por el profesor de la Universidad Complutense Rafa Rubio.

Rafa Rubio es profesor de la Universidad Complutense Rafa Rubio y consultor en comunicación política

«No cabe duda que una de las cosas que se están poniendo en jaque en esta crisis es el liderazgo de los líderes públicos», destacó María José Canel, quien señaló que «el hecho de que salgamos o no de esta crisis depende de según lo capaces que sean los líderes». La catedrática de Ciencias de la Información apuntó a que la Covid-19 «infectará» al liderazgo político, ya que, según aseguró, «no va a ser igual». Al mismo tiempo, insistió en la importancia de que el liderazgo colaborativo «aúna todas las personas». «En crisis como esta se pone a prueba la capacidad de los líderes de gestionar la energía de todas y cada una de las personas», añadió.

Canel señaló también una serie de factores a tener en cuenta en relación a los liderazgos políticos durante la crisis del coronavirus: la competencia profesional, la cercanía, la despolitización, la visibilidad y la coherencia. Respecto al primero, explicó que «si la información es imprecisa y la ciudadanía no dispone de los datos correctos, el granito de arena de cada persona queda difuso». Asimismo, para la experta, los líderes «tienen que ser cercanos» ya que «están teniendo que invadir la vida familiar con mensajes que contribuyen a las soluciones». «No todos pueden comunicar bien estos mensajes que invaden la órbita familiar», añadió.

Mª José Canel es catedrática de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid

En cuanto a la despolitización, hizo hincapié en que «la rivalidad puede que no sea lo más valorado porque depende del contexto electoral» y señaló que «los líderes mejor valorados son aquellos capaces de aunar a personas que no son de sus fuerzas políticas».

«Los líderes mejor valorados son aquellos que capaces de aunar a personas que no son de sus fuerzas políticas»

Canel apuntó a que en esta crisis un líder «tiene que hacerse presente y hacer protagonistas a las personas, que forman parte de la solución» y abogó por la coherencia entre los hechos y los mensajes. «Esta es una crisis en la que la realidad no solo se comunica a través de los mensajes que lanza el Gobierno, sino a través de los hechos», recalcó. La catedrática destacó que en esta crisis son más complejas las llamadas ‘fake news’ debido a que el virus «se adelanta a los líderes» y remarcó que «si hay un contraste entre los mensajes lanzados por el Gobierno y los hechos les va a jugar muy mala pasada».

Cristina Monge es profesora de la Universidad de Zaragoza

Para profesora de la Universidad de Zaragoza Cristina Monge, la palabra clave ante esta situación por la que atravesamos es ‘incertidumbre’. «Tenemos que entender esto como un proceso y ver la realidad. En estos momentos podemos decir que esta crisis nos ha cambiado. Nos hemos redescubierto como seres vulnerables», aseguró. La profesora destacó que ahora más que nunca la sociedad está viviendo en primera mano la interdependencia y la globalización. «Lo estamos viendo en carne propia y de forma horizontal para el conjunto de la población. Nunca antes la población occidental ha vivido esta interdependencia», apostilló.

«El buen líder ha de atreverse a reconocer que no sabe»

No obstante, la profesora también planteó la idea de que el líder «ha de ser valiente y atreverse a reconocer que no sabe» y recomendó que acudir a manuales en esta situación «es arriesgado». «Los líderes no saben, pero tienen que demostrar que tienen el compromiso de ir aprendiendo», aseveró, al tiempo que justificó que «tan importante es impulsar medidas como evaluar esas medidas y hacerlas públicas». Sin embargo, la experta echó en falta la disposición por parte de las autoridades de proporcionar a la opinión pública los resultados de las medidas anunciadas. Monge también tuvo unos minutos para abordar el papel de los «expertos» en la actual crisis sanitaria. En este sentido, explicó que los políticos «tienen que contar con ellos, pero no sustituirlos». Según la experta, el liderazgo «tiene que generar cuidado, empatía y protección» porque la sociedad «necesita sentirse protegida».

El catedrático de la Universidad de Gotemburgo y profesor en la ESADE, Víctor Lapuente, manifestó -por su parte- que con la actual situación «no va a haber cambios de tendencia» pero admitió que «sí se pueden modificar algunas tendencias adyacentes». Según Lapuente, «la crisis de la Covid-19 va a debilitar los liderazgos militares y va a reforzar a los más colaborativos, como el caso de Angela Merkel».

Víctor Lapuente es catedrático de la Universidad de Gotemburgo y profesor en la ESADE

El experto remarcó a lo largo de sus intervenciones que la ciudadanía necesita un liderazgo fuerte pero no autoritario, ya que, a su parecer, «los ciudadanos no premian las grandes gestiones, sino que se unen hacia el líder fuerte» y explicó que la situación actual no se trata de un cambio de tendencia. En esta línea, puntualizó que en el año 2009 un 6% de la población vivía en países que estaban perdiendo libertades. Ahora, el porcentaje se ha disparado hasta el 34%. Esto se explica según Lapuente porque «ante una crisis los ciudadanos prefieren a expertos que a políticos». «Necesitaríamos un liderazgo colaborativo, que ponga los ciudadanos por encima del estado militar», añadió.

Otro de los aspectos del encuentro virtual fue abordar las críticas que determinados sectores lanzan a la oposición, a la que consideran como «la peor del mundo». En relación a este asunto, Lapuente señaló que cinco de las regiones más afectadas por la pandemia son países muy polarizados, como es el caso de EEUU, Reino Unido, Francia o España. «Se han exacerbado las diferencias, pero en España la situación no está en manos de los nacional-populistas aunque nos acercamos a la situación de Italia», advirtió. Por otro lado, Monge abogó por la unidad y por «remar todos juntos» y matizó que «unidad no quiere decir uniformidad». «Bienvenida la discrepancia mientras sea constructiva», defendió, aunque puntualizó que efectivamente en la política española «hay un ambiente agresivo, pero a la hora de llegar e impulsar acuerdos, los partidos votan unidos».

«La oposición ladra mucho pero no muerde»

María José Canel señaló, en ese sentido, que hay estudios que colocan en una mejor posición a los líderes que consiguen pactos y que comunican que huyen del conflicto partidista. En este punto, puso de ejemplo la oposición del Ayuntamiento de Madrid, en concreto a la portavoz de Más Madrid, Rita Maestre, por sus elogiadas declaraciones la pasada semana en las que ofrecía el apoyo de su grupo al alcalde de la capital. Según Canel, «la capacidad de politizar o despolitizar depende de la oposición y del gobierno».

Finalmente, y por lo que respecta a la declaración del luto nacional -una iniciativa propuesta por algunos actores políticos y que finalmente no se ha declarado-, Canel explicó que la dificultad reside en que «no está claro el significado de víctima» y no se sabe a ciencia cierta la causa del fallecimiento, más allá de la enfermedad. En esta cuestión, el profesor Lapuente destacó que la oposición «ladra mucho pero no muerde», algo que consideró como «positivo». Y, además, explicó que las circunstancias políticas «dificultan» el pacto ya que al gobierno actual «solo» ha sido apoyado por un tercio de los votantes. Con ello, según Lapente, «se genera un dilema que hace difícil tender puentes con la derecha». Por su parte, Monge valoró y señaló que las encuestas reflejan que el liderazgo centralizador es el «mejor visto» y aseguró que una de las cosas que más va a pesar sobre la sociedad es la «necesidad de atribuir culpas con el agravante de que no sabemos cuánto va a durar la pandemia».

Pueden ver el panel de expertos de ACOP: PINCHANDO AQUÍ