Natacha Sanz: «La hazaña de Elcano solo es comparable al descubrimiento de América y a la llegada del hombre a la Luna»

0
259

Redacción: ROTATIVO / Imagen: Archivo

La valenciana Natacha Sanz, natural de Ontinyent, ha publicado en Estados Unidos, coincidiendo con la conmemoración del V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo de Elcano, su primera novela “Yo fui el primero” en el que se narra la hazaña que cambió el modo de ver y concebir el mundo. Una historia narrada a dos voces, que ha sido publicada por Amazon Publishing a nivel mundial y que se ha integrado en el proyecto pedagógico internacional de la CEU UCH y las Fuerzas Armadas (FFAA) de Valencia sobre esta gesta naval. EL ROTATIVO conversó con la autora días antes de su regreso a Indiana, tras una estancia corta en su tierra, Valencia.

Natacha: ¿Cómo surgió la idea y por qué?

Todo surgió tras la lectura de un libro del historiador William Manchester donde se hablaba sobre la figura de Fernando de Magallanes y Juan Sebastián Elcano. Ese libro constaba de tres partes y en una de ellas se recogía la narración de la vuelta al mundo. Cuando acabé de leerla me pareció que no era del todo ajustada a la realidad porque, según lo escrito por Manchester, Fernando de Magallanes era el héroe de la primera vuelta al mundo y a Elcano cuando se le nombraba en el libro era presentado como una persona que se había amotinado y que no resultaba tan importante… En cambio, fue Elcano quien completó la vuelta al mundo, pero esta cuestión era abordada como un aspecto accesorio. Fue entonces cuando pensé que se debía hacer algo. En España Juan Sebastián Elcano es un héroe nacional y había que situar las cosas en su punto justo. Así es como seguí leyendo e investigando y observé cómo la historia estaba escrita de una manera en la que los españoles no nos reconocemos. Con esta novela he querido reescribir la historia de Elcano y esa primera vuelta al mundo, aportando la visión de los españoles puesto que fue Juan Sebastián Elcano quien completó la vuelta al mundo y no Magallanes.

Al hilo de sus reflexiones, cierto es que si nos detenemos en el título de la novela ‘Yo fui el primero’ suena reivindicativo…

El título es reivindicativo, pero a la vez es aplicable a varios personajes. En primer lugar es aplicable a Juan Sebastián Elcano porque él fue el líder de la circunnavegación pero también es aplicable a uno de los personajes históricos que dio la vuelta al mundo y que fue su esclavo y el de Magallanes, Enrique. La historia de Enrique es muy interesante. Él fue adquirido por Magallanes en Malaca (Filipinas) y lo acompañó en sus travesías. Magallanes pudo haber dado la vuelta al mundo pero no esta ocasión que nos ocupa sino en otra ocasión en varias etapas puesto que hay que destacar que llegó a la Islas de las Especias y a Filipinas, con lo que pudo ser que completara la vuelta al mundo en dos etapas no en una como finalmente hizo Elcano… Después está el otro protagonista de la novela, Diego, que fue uno de los dieciocho que regresaron con la nave ‘Victoria’ y Elcano a Sanlúcar de Barrameda con lo que él también fue el primero en dar la vuelta al mundo. El título ‘Yo fui el primero’ es aplicable a varios personajes.

¿Con qué se van a encontrar los lectores cuando se acerque a esta novela?

Lo que he pretendido es que el lector conozca lo que fue la primera vuelta al mundo con todos los datos y hechos que en ella ocurrieron, comprobados, documentados y que se entretenga. Quiero que vean que la historia puede contarse desde diversos puntos de vista siendo el hecho histórico el mismo. Que comprueben que la vuelta al mundo se puede conocer desde el testimonio de cada uno de los que la vivieron, lo que supone una riqueza mayor a la hora de comprender la hazaña puesto que cada voz, cada protagonista, puede contar la historia según la vivió él en función de sus propias vivencias, su cultura, su formación, su condición económica o social… Verlo o conocerlo así creo que puede añadir mayor riqueza al hecho de conocer lo acontecido. El evento es el mismo pero se puede vivir y contar de distinta manera.

¿Por qué se escogió a estos dos personajes, un esclavo y un mozo?

Cuando comencé a pensar en cómo dar forma a la historia pensé en un primer momento en una novela de ficción pero, inmediatamente, después comprobé que una historia de esta importancia debería ceñirse a lo ocurrido, a la historia. Esto hizo que pensase en una historia contada por un único narrador pero también me di cuenta, tal y como he comentado, que la historia se podía contar desde diversos puntos de vista y distintas voces o protagonistas. El primer personaje que elegí fue el de Enrique. Me fascinó la historia de este hombre que fue esclavo de Magallanes y fue tratado como un hijo. El hecho de que Enrique pudiera ser la primera persona que había dado también la vuelta al mundo y que la completara, lo hacían un personaje muy interesante para contar la historia. Otro motivo por el que lo elegí es porque él, por ser esclavo y al estar al lado de Magallanes, contar su historia implicaba estar contando la historia de Magallanes desde un nuevo punto de vista y eso me fascinó. Después para buscar una segunda voz necesitaba que el segundo protagonista fuese el alter ego de Enrique. Por eso busqué una voz que contara la historia de una manera distinta o complementaria a la de él, lo que me llevó a pensar en un joven de edad similar a él pero distinta condición. Después de leer la historia de los tripulantes di con la historia Diego, un mozo castellano que aportaba a la novela la visión castellana de la gesta. Aunque fuese pobre, Diego tenía un orgullo diferente al de Enrique y eso fue lo que me llevó a hasta él, un mozo del astrologo del viaje cuya historia -menos conocida- hacía posible esa doble voz. Un personaje que estaría al tanto de todo lo que iba sucediendo en la travesía y que fue uno de los dieciocho que llegó a España, completando la vuelta al mundo. Así fue como los escogí.

El hallazgo fue una cuestión científica, fruto de un proceso de investigación, o fue intuitiva…

Es curioso que me plantee esta cuestión. Como sabe soy de formación científica puesto que soy Licenciada en Farmacia, lo que hace que para mí todo tenga un razonamiento, una explicación. Por eso soy muy escrupulosa con los datos y compruebo las cosas siempre con el objetivo de no faltar a la verdad o a los hechos. Puede que llegar a ellos haya sido fruto de ambas cosas: investigación e intuición.

¿Hay algo de Natacha en cada uno de los personajes?

No he querido influir en ninguno de los dos personajes. Si acaso he intentado dejar en la historia la ambigüedad con la que siempre ha sido explicado Enrique. Mientras que de la historia de Diego no se sabe mucho, de la de Enrique sí que se conocen detalles que lo dibujan como un traidor o como un hombre que una vez fallecido su señor (Magallanes) ya no desea continuar con la aventura. En este sentido he querido mantener ese carácter controvertido de Enrique: si fue el traidor de la expedición o no lo fue y una vez muerto su señor y en su tierra, decidió no seguir el viaje. Pero ¡no quiero hacer spoiler de la historia! Que la descubran los lectores…

«Quiero que vean que la historia puede contarse desde diversos puntos de vista siendo el hecho histórico el mismo. Que comprueben que la vuelta al mundo se puede conocer desde el testimonio de cada uno de los que la vivieron»

Una novela que se puede calificar como novela histórica supongo que ha supuesto un gran esfuerzo desde el punto de vista del proceso creativo. Documentación, estudio, contraste de fuentes…

Yo comencé a interesarme por esta hazaña en el año 2013 tras la lectura de William Manchester. A partir de ahí fui profundizando en el estudio de la primera vuelta al mundo a través de primeras fuentes y, tirando del hilo y obteniendo datos históricos sobre la hazaña fui decantando cómo iba a ser la novela. Quizás lo que más me costó fue dar con su estructura y con el modo en el que iba a contar la historia. Ya hemos hablado sobre cómo encontré a los dos protagonistas y así, poco a poco, fue como se maduró una novela histórica narrada a dos voces y con la particularidad que en ella se alternan dos estilos narrativos: la prosa ágil en la voz de Diego y la poesía en la voz de Enrique, una personalidad más introspectiva que la del primero.

Desde hace unas semanas, la novela forma parte del material didáctico que conforma la iniciativa con la que la Universidad CEU Cardenal Herrera y las FFAA de Valencia conmemoran el V Centenario de la vuelta al mundo de Elcano. ¿Imaginaba que su novela podría terminar siendo el medio por el que acercar la historia a niños, niñas y jóvenes tanto españoles como latinoamericanos involucrados en este proyecto?

Nunca lo imaginé. Cuando me lo comunicaron no me lo podía creer. Me siento muy honrada y agradecida a la Universidad por haberme hecho partícipe de esta iniciativa, tan interesante e importante, por lo que se conmemora. Formar parte de unos materiales que están dando la vuelta al mundo es también, muy emocionante.

Al hilo de este trabajo de investigación que le ha servido para la creación de una novela de estas características y el conocimiento de esta hazaña: ¿Cree que en España somos justos con nuestros héroes y con nuestra historia? ¿Usted cree en ocasiones somos acomplejados a la hora de hablar de nuestras hazañas e hitos históricos que han llegado, incluso, a cambiar la visión del mundo?  

Si la gesta de Elcano hubiese sido una gesta americana… el V Aniversario de la vuelta al mundo estaría celebrándose desde hace ya diez años con libros, películas, actos conmemorativos… Sería una apoteosis. Pienso que no tenemos el orgullo de las gestas de nuestra historia y, a veces, sí que parece que nos acomplejamos. La hazaña de Elcano solo es comparable al descubrimiento de América y a la llegada del hombre a la Luna. Estos hechos son sueños por ampliar el conocimiento de la humanidad, no conquistas y, a veces, parece que no sabemos apreciarlos en su dimensión real e histórica. ¡Si con esta gesta se conoció la dimensión de los océanos, se descubrió el estrecho de Magallanes, se conoció el paso que une el Atlántico con el Pacífico!

No puedo finalizar esta conversación sin preguntarle: ¿Qué hace una persona de ciencias puras aventurándose en el mundo de la literatura?

¡Yo a veces también me lo pregunto! (Ríe). Yo estudié Farmacia pero siempre me gustó escribir. Me entusiasman las ciencias puras pero también la Literatura, la Historia… Recuerdo que en COU cuando tuve que decidirme por ciencias o por letras me resultó muy complicado escoger y, finalmente, me decidí por ciencias pensando que para las letras siempre habría ocasión de poder dedicarme a ellas. Y así lo hice. A mí escribir me ayuda y ser de ciencias me ayuda a escribir con rigor, buscando el dato, siendo fiel a los hechos. En mi caso, me gusta pensar que tanto la parte creativa de mi cerebro como la más analítica se conjugan. ¡Es lo que quiero pensar!

¿Usted cree que a la hora de escribir puede influir que seas de una especialidad o de otra?

Yo creo que sí. Especializarnos en ciencias o en letras nos hace pensar de un modo u otro y sí que creo que puede influir a la hora de analizar las cosas, reflexionarlas, afrontarlas, vivirlas. No quiere decir que una sea mejor que la otra -para nada- pero sí que son distintas y, a la vez, creo que complementarias.

Después de esta primera novela, ¿vendrá la segunda?

Soy inquieta y me surgen las ideas de la manera más imprevista. Actualmente tengo ideas para desarrollar, pero en estos momentos mi tarea es la de dar a conocer la novela tanto al público lector como a la comunidad educativa. De igual modo a como aquí la obra forma parte del material didáctico de la iniciativa impulsada por la Universidad y las FFAA de Valencia, en Indiana (EEUU) lugar en el que vivo, también estoy involucrada en su difusión en los colegios, aunque tengo ya la idea para el próximo proyecto…

¿Será una nueva novela de carácter histórico?

No lo creo. En estos momentos las ideas que tengo formarían parte de una novela de ficción. Una novela como la nos ocupa -contar la vuelta al mundo de Elcano- implica un vasto trabajo de investigación, estudio, análisis y aunque no digo que no abordaré en otra ocasión un nuevo reto de estas características, de momento mi idea es hacer una novela de ficción. Es lo que me apetece.