Gerardo Fermín: “Gracias al deporte escapé de una vida rebelde”

Lucía Gómez / 4º Periodismo

Gerardo Fermín es un estudiante venezolano del último curso de Fisioterapia en la Universidad CEU Cardenal Herrera. Hace cuatro años decidió dejar atrás su vida en Caracas, donde practicaba pentatlón moderno, cuando le ofrecieron una beca como deportista de élite para estudiar fuera de su país. Desde entonces, es triatleta en España con el equipo Huracán Valencia y forma parte de los grupos de natación y atletismo de la CEU-UCH, con los que ha conseguido varios logros.

Pregunta. Está en un país muy diferente al suyo y practica un deporte que no es su especialidad. ¿Cómo ha sido la adaptación de Venezuela a España en el plano deportivo?

Respuesta. Estoy más cómodo aquí que en Venezuela, porque allí era profesional de pentatlón moderno y entrenaba el día entero, desde las seis y media de la mañana hasta las diez de la noche. De hecho, hay tantas cosas en mi vida que he dejado de lado por el deporte, que no quiero involucrarme tanto como antes, porque aunque gané muchísimo, también perdí bastante. Por eso ahora practico triatlón a un nivel intermedio. Además creo que es un deporte muy nuevo para mí como para dedicarme a él de forma profesional.

P. Aunque el triatlón no sea su especialidad, sí que ha conseguido algunos logros. ¿Cuáles destaca?

R. Estoy en un equipo bien posicionado de triatlón, con el que he ganado medallas. Además en natación y atletismo con el equipo del CEU, logramos el segundo puesto hace dos años y el tercero el curso pasado.

P. De entre todos los deportes, ¿por qué decidió dedicarse al pentatlón y más tarde al triatlón?

R. En Venezuela nadaba y corría y decidí presentarme a la competición nacional de pentatlón moderno – tiro con pistola, esgrima, natación, salto ecuestre y carrera campo a través- en la que quedé seleccionado entre los cinco que podían irse fuera del país . El problema es que en España ese deporte solo está en Barcelona y Bilbao. Entonces en Valencia me ficharon para triatlón, y aunque yo nunca me había dedicado a la bicicleta a nivel profesional, la primera competición que tuve la gané.

P. ¿Qué beneficios le aporta practicar deporte?

R. Me gusta porque siento que ayudo a mis compañeros y que no estoy en España por nada. Además el deporte es una parte muy importante para mí porque me cambió de manera radical, gracias a él escapé de una vida rebelde que no era muy buena y que hacía sufrir a mi familia. En ese sentido, estar aquí, hacer deporte y sentir que sirvo para algo todavía, me alegra.

P. ¿Cuáles son los referentes que tiene?

R. Mi entrenador de España es mi mayor referente. Siempre me anima a lograr lo que me propongo y juntos nos fijamos metas. Él me ha dado el impulso que me faltaba. Mi equipo entero también es otro referente, porque somos una familia. Aunque no tenemos muchos patrocinadores ni apoyos, las pocas personas que hay sienten el equipo y lo cuidan mucho, es maravilloso.

P. Cuando logra una victoria, ¿cómo se siente? ¿Qué es lo primero que piensa?

R. La primera vez que me dieron un título americano me puse a llorar en el podio porque mi vida en el deporte fue muy de repente. Crecí en un barrio, mi familia era muy pobre y llevaba una mala vida, para llegar a donde llegué tuve que sufrir mucho. Por eso, cuando participé en la primera competición sudamericana y gané, al subirme al podio lo primero que se me pasó por la cabeza fue: “¿Dónde estaba yo hace dos años?”. Cuando compites en otro país, es muy bonito subir al podio, ver tu bandera izar y escuchar el himno de tu país. En ese momento piensas en que todo lo que pasaste, al final, valió la pena.

P. Además de deportista, está en España como estudiante. ¿Es complicado compaginar las dos facetas de su vida?

R. Alternar las clases que imparto con las prácticas de fisioterapia, los estudios y el entrenamiento, es muy difícil. Pero yo escogí Fisioterapia por la relación que tiene con el deporte, es más sencillo y me gusta.

P. ¿Qué proyecciones tiene a corto y largo plazo?

R. Ahora me gustaría hacer un campeonato de Europa, porque aunque el triatlón es un deporte nuevo para mí, me he adaptado muy rápido y muy bien porque vengo de correr y nadar. Y en un futuro más lejano, me gustaría participar en un Mundial.

P. ¿Fue difícil tomar la decisión de irse de Venezuela para estudiar en España?

R. En ese momento me preguntaba qué iba a dejar atrás y qué iba a ganar. Venía a un país que no conocía a practicar un deporte nuevo, y la verdad es que no sabía qué me podía encontrar. Sin embargo sí sabía lo que dejaba, y cuando sabes lo que tienes, y te gusta, irte da miedo. Pero lo intenté y ahora solo veo la parte positiva, estoy feliz.

P. ¿Estar solo en España le resulta complicado?

R. Es muy duro porque hace cuatro años que no veo a mi madre. Además echo de menos las costumbres, pero la parte positiva es que aquí tenemos un grupo de venezolanos y rescatamos la cultura de nuestro país. Cada vez que estoy con ellos la sensación que tengo es de estar en mi casa.

P. La cuestión más destacada en Venezuela ahora es el Gobierno de Nicolás Maduro. ¿Cómo valora lo que sucede en estos momentos en su país?

R. Opino que los que defienden a Maduro fuera de mi país, no saben lo que viven el 80% de los venezolanos. Hay corrupción, la gente mira más por ellos que por los demás y el Gobierno roba dinero y acapara los bienes. Además se racionaliza los productos de primera necesidad y la gente los revende de forma clandestina porque no se encuentran en los supermercados. Un panorama desalentador que sufrimos también los que estamos en la distancia y vemos a nuestra gente que no lo pasa bien.

Noticias Relacionadas

No están permitidos los comentarios

Universidad CEU Cardenal Herrera
Universidad CEU Cardenal Herrera

Universidad CEU Cardenal Herrera