Veterinaria recibe el máximo nivel de acreditación europeo

0
798

Lucía Gómez / 4º Periodismo

La Facultad de Veterinaria de la Universidad CEU Cardenal Herrera logró el pasado 6 de octubre el máximo nivel de acreditación europeo que otorga la Association of Establishments for Veterinary Education (EAEVE), el organismo internacional sin ánimo de lucro que acredita de manera oficial los Centros de Enseñanza Veterinaria en Europa. La CEU-UCH recogió el diploma oficial el 28 de noviembre en Viena, cuando el Comité de Enseñanza de la EAEVE ratificó el informe de evaluación. De este modo, se convierte en la primera facultad privada de Europa en recibir los dos estándares de aceptación de la entidad: la aprobación referente a la parte académica y la acreditación. Este último es el máximo nivel que se puede obtener y evalúa, no solo la categoría académica, sino también los requisitos de calidad que garantizan la excelencia formativa y operativa.

El sistema de acreditación EAEVE se creó en 1988 por decanos y rectores de las facultades de Veterinaria de Europa, a iniciativa del Parlamento Europeo, para evaluar la calidad de los planes de estudio y formación de los veterinarios, el llamado European System of Evaluation of Veterinary Training (ESEVT). De este modo, se garantizan unos mínimos de formación en los profesionales veterinarios, de manera que no supongan ningún riesgo en cualquiera de los ámbitos en los que ejerzan su profesión, en especial en las cuestiones relativas a la seguridad alimentaria, aunque también en lo relativo a los aspectos de la Clínica Veterinaria. Este método consiste en un proceso al que se someten de forma voluntaria las facultades de Veterinaria que consideran que cumplen con los requisitos para estar catalogadas como excelentes.

Evaluación
A día de hoy la EAEVE cuenta con 97 miembros de Europa, Turquía, Israel o Jordania, de los cuales 11 son facultades españolas. En este sentido, la presencia de España en el organismo cobra cada vez más relevancia, sobre todo desde que en 2014 la presidenta de la EAEVE es Ana Bravo, profesora de la Universidad de Veterinaria de Lugo.

Desde que se puso en marcha el sistema de evaluación, de las 75 facultades de Veterinaria aprobadas en Europa, solo 16 han conseguido la acreditación. De estas, todas son públicas excepto la de la CEU-UCH, que es la facultad decana de la Comunidad Valenciana, pionera en los estudios de Veterinaria en tierras valencianas. De hecho, en el último informe de la EAEVE, fechado el 17 de mayo de este mismo año, la entidad había aprobado en España los grados de Veterinaria de la Universitat Autónoma de Barcelona, y de las universidades de Extremadura, Cáceres, Las Palmas, León, Lugo, Murcia y Zaragoza. La aprobación y acreditación la había conseguido la Universidad Complutense de Madrid la última semana de septiembre, a la que desde octubre se le suma el CEU de Valencia.

“Hemos conseguido las dos partes que se evalúan. En el ámbito académico cumplimos con los estándares que marca la EAEVE, y además satisfacemos los criterios de garantía de calidad”. Así explica lo que supone la acreditación Santiago Vega, decano de la Facultad de Veterinaria de la CEU-UCH, quien manifestó el orgullo que supone alcanzar este mérito: “Sabemos lo que cuesta y lo exigentes que son con estos estándares, y una vez conseguido, la satisfacción y la alegría va a durar años”. Vega subraya que se trata del reconocimiento “de 22 años de trabajo”, al tiempo que recuerda que, aunque el logro es para la Facultad de Veterinaria, en realidad se trata de un agradecimiento a la forma de trabajar de la CEU-UCH. “Aquí hay mucha gente implicada”, reconoce Vega.

El responsable de la Facultad señala que, desde que se inauguró Veterinaria en el CEU, el objetivo siempre fue “llegar algún día a estar acreditados”. De hecho, la Facultad intentó ser aprobada en 2006, cuando solo contaba con 11 años, pero no lo logró. “Aquella acreditación fallida nos sirvió para saber nuestras carencias y empezar a corregirlas. A día de hoy podemos decir que lo hemos hecho y lo hemos conseguido”, apunta el decano, para quien este mérito supone “jugar en la Liga Europea”.
Por otra parte, la Comisión Evaluadora destacó de manera favorable las instalaciones de la Facultad de Veterinaria de la CEU-UCH, y cómo estas se crearon con fondos privados de la propia Fundación, quien los autogestiona. Asimismo, en el informe también se tuvo en cuenta el grado de compromiso y la relación entre alumnos y profesores. “Se ha conseguido con mucho trabajo, con mucho esfuerzo de personas que están y que ya no están, porque al final la Facultad es algo vivo”, destaca Vega, que considera que los alumnos enriquecen la universidad con sus propuestas, demandas e inquietudes y hacen que sea dinámica.

En opinión del decano, es un “orgullo” que se reconozca el trabajo desde una comisión externa, formada por miembros no españoles. La acreditación también supone una oportunidad para los alumnos de Veterinaria del CEU ya que les “revaloriza” el título a la hora de encontrar empleo. Así, por ejemplo, según el responsable de Veterinaria, para ser diplomado europeo en Veterinaria, hay colegios que no aceptan el título si no procede de una facultad acreditada. Del mismo modo, Vega resalta la importancia del reconocimiento para los estudiantes internacionales, que son alrededor de 700 de más de 70 nacionalidades diferentes, a los cuales la acreditación “les facilitará la incorporación laboral en sus países”. El decano se refiere sobre todo a los alumnos franceses, que son una amplia mayoría procedente de un país en el que la Veterinaria es una “élite”, y a los que hasta ahora los acusaban en Francia de emigrar del país para estudiar en una universidad privada española.