Guiomar Urrea: «Quiero transmitir mi pasión por la lectura a quienes me lean»

0
343

Lucía Gómez / 2º Periodismo

Con menos de veinte años puede que para algunos sea difícil tomar la decisión de escribir un libro, no es el caso de una alumna de 1º de Comunicación Audiovisual de la Universidad CEU Cardenal Herrera. Guiomar Urrea lo ha hecho posible con la publicación de Impostores. La obra quedó finalista en un concurso literario para jóvenes.

Pregunta. ¿Cuál fue la inspiración para empezar?

Respuesta. La idea de escribir el libro nace, como la mayoría, de mi determinación por experimentar con la escritura. Llevo escribiendo desde hace ya algunos años. Este libro lo empecé con 14 años, cuando quise escribir una novela de misterio. Gracias a un sueño que tuve, conseguí la base para comenzar a desarrollar la historia.

P. ¿Y la motivación para continuar?

R. Fue gracias a un buen amigo, lector y corrector de todas mis historias, que me incentivó para que continuase con la historia y siguiese escribiendo. Aunque también diría que yo misma soy mi motivación muchas veces. Me gusta acabar las cosas que empiezo y como soy tan persistente, aunque me lleve años, lo acabo.

P. ¿Cuál es el objetivo último a la hora de escribir Impostores?

R. Impostores acabó, sin darme cuenta, siendo mi último proyecto para el concurso literario de Jordi Sierra i Fabra. Y digo último, porque el concurso es para menores de edad, con lo cual, en el último año que tenía opción de participar decidí hacerlo. Por eso un año después, más o menos, de haber terminado Impostores, me propuse corregirlo para presentarlo al concurso el último día del plazo y sin estar muy convencida. Conseguí quedar finalista en el concurso en el cual participamos un centenar de jóvenes. Eso para mí, fue toda una experiencia de la que me enorgullezco.

P. Escribir una novela es un trabajo que requiere horas de esfuerzo y concentración. ¿Cómo haces para compaginar los estudios y la realización y publicación del libro?

R. Como hacía en Bachillerato y mucho antes, cuando empiezo una novela, la empiezo muy motivada, con muchas ganas, queriendo escribir a todas horas. No obstante, con el tiempo, he ido relegando el escribir para cuando puedo y me siento en plenas facultades para ello. Actualmente escribo en vacaciones más que nada. Aun así, intento escribir siempre que puedo, por eso muchas veces voy en el metro de camino a clase con el ordenador sobre las piernas.

P. Impostores es una novela de intriga que habla sobre la desconfianza: narra cómo dos hermanos permanecen encerrados en un teatro con sus compañeros de clase durante una excursión escolar. ¿Qué pretendes que los lectores encuentren en el libro?

R. Mi novela, quiero que tenga una función. Esa es la de conseguir que, quienes lo lean, sobre todo el público juvenil al que se dirige, llegue a sumergirse en el mundo que he creado. No solo eso, sino también darles el empujón que algunos necesitan para descubrir el apasionante mundo de la lectura. Quiero transmitir la pasión que yo tengo por los libros a quienes me lean.

P. ¿Qué matices de realidad y cuáles de ficción podemos observar en la novela?

R. Intenté que Impostores fuera lo más verosímil posible. Un misterio, un asesino, pistas que voy dejando y un largo etcétera. Creo que en sí mismo la situación podríamos planteárnosla como ficción, quiero decir, dudo mucho que en la vida real llegase a ocurrir lo que una clase entera llega a padecer en la historia. Me llevó un tiempo documentarme sobre cómo hacer una novela de este tipo y para darle una justificación a los actos de los personajes.

P. ¿Existe algún autor de rerencia?

R. Tengo muchos autores que me sirven de referente. No hay un autor que pueda decir que es mi modelo a seguir porque todos tienen sus puntos a favor y sus puntos en contra. George R. R. Martin me encanta. Shakespeare me ha apasionado desde siempre, al igual que Haruki Murakami, cuyos libros me enamoran cada vez que los leo. Debería añadir a Maite Carranza, Carlos Ruiz Zafón e Isabel Allende. Y en esta lista no puedo olvidar a una escritora que a mis 11 años, cuando empecé a escribir, sembró la semilla que haría de mí una gran lectora. Esa fue Laura Gallego.

P. ¿Y libro favorito?

R. La lista es eterna. Cada libro es una nueva fuente de aprendizaje, cada uno tiene algo distinto que aportar en cada momento de mi vida. Un libro que ahora no me interesa en absoluto no deja de ser mi favorito, porque en su día lo fue, y me aportó una experiencia que me permitió aprender más.

P. ¿Los autores suelen tener un personaje de su novela con el que se identifican?

R. Cada personaje tiene un poco de mí. Ninguno de ellos es enteramente yo, si no estaríamos hablando de una autobiografía. Quizás en especial, intenté distanciarme de que me relacionasen con Isa, quien narra la historia, justamente porque quería introducirme en la mente de un personaje único, que no tuviese nada que ver conmigo, y escribir la historia de acuerdo a cómo pensaría ese personaje. Aunque he de decir, de nuevo, que todos tienen algo de mí. Quizás me gustaría ser como Álex, tan valiente como Marc pero con un toque de picardía.

P. ¿Qué puntos fuertes consideras que tiene la obra?

R. Principalmente, el aura de misterio que acompaña toda la obra. Algunos la tildan de predecible, otros dicen que no se esperaban el final. Conseguir enganchar al lector, que vea cómo es cada uno de los personajes, es casi en lo que más meticulosa fui.

P. Dicen que los personajes son la clave para que el lector conecte. ¿ Piensas que son tan importantes?

R. Creo que el mayor punto fuerte son los personajes. Quería centrarme en personajes sencillos, con unas características, una personalidad clara, visible, casi como un arquetipo. Con esto buscaba mostrar cómo actuaría cada uno, cómo reaccionaría al enfrentarse a una situación como la que viven en la historia. Seguro que en más de una ocasión todos hemos visto alguna serie o película en la que hemos pensado que nosotros en el lugar de los protagonistas actuaríamos mejor, o simplemente de otra forma. Pues bien, eso fue justamente lo que quise plasmar, las diferentes reacciones de cada personaje de acuerdo con su personalidad.

P. ¿Y puntos débiles?

R. Sin duda, el punto débil más grande soy yo misma. Aunque quizás no sea así, el libro fue escrito entre mis 14 y mis 15 años y mi estilo de escritura ya no es el mismo. Cuando releo mi historia veo muchos fallos, aunque todos mejorables claro. Sintaxis a veces forzada, hipérboles usadas de forma extraña o expresiones poco claras y que llevan a la confusión. Lo bueno, sé que he de mejorar y lo he hecho, lo sigo haciendo.

P. ¿Qué consejo le darías a alguien joven, que como tú quiere animarse a escribir?

R. A escribir nadie nace sabiendo, hace falta disciplina y leer mucho. Leer, sí, leer literatura, clásicos, todo tipo de género aunque no guste del todo. No obstante, no basta con leer. Porque el verdadero secreto para ser un buen escritor no es tener una buena historia y vomitarla a través del teclado del ordenador. El buen escritor conoce sus virtudes y sus debilidades y siempre, siempre, sigue escribiendo. Porque al final, el verdadero camino de la escritura es estar continuamente aprendiendo a través de la práctica, a través de escribir día tras día. Probar escribiendo con diferentes géneros, labrarse un estilo propio (yo aún estoy confeccionando el mío). Lo más importante no es la historia, no es el qué se cuenta, sino el cómo se cuenta.

P. ¿Podemos decir que en un futuro próximo la escritura seguirá presente?

R. Sigo escribiendo, aprendiendo con cada historia que escribo y siempre con la misma ilusión. La historia con la que estoy ahora dista mucho de Impostores, me gusta experimentar.