Una productora valenciana estrena por primera vez en los cines españoles un largometraje documental submarino

Esperanza Luque / 1º Periodismo

Sebastián Hernandis y José Manuel Herrero, propietarios de la productora valenciana BlueScreen, son los primeros directores españoles que llevan un largometraje documental submarino a las salas de cine en España. ‘Arrecifes. Oasis de vida’ es el nombre de esta película cuyo desarrollo gira en torno a los arrecifes de coral y tiene como voz en off a Ramón Langa, doblador de Bruce Willis y Kevin Costner. Hernandis y Herrero han realizado también proyectos desde BlueScreen como las secuencias subacuáticas de películas como ‘El Niño’, ‘Lo Imposible’ y ‘El Orfanato’ y documentales ‘Mares y Océanos I y II’, y ‘Bubbles I’, emitido en TVE. Arrecifes. Oasis de vida’ se estrena en Madrid el 21 de mayo. Para el público de Valencia se celebrará un preestreno el 15 de mayo en el Oceanogràfic.

cartel_arrecifes 2_21mayo

Cartel del largometraje

Pregunta. ‘Arrecifes. Oasis de vida’ es el primer largometraje documental submarino que llega a los cines en España. ¿En qué momento se presenta la oportunidad de llevar este proyecto a cabo?

José Manuel Herrero. Es muy importante remarcar que es un largometraje documental para cines porque ha habido gente que ha comentado que no es el primer documental submarino. Evidentemente no lo es, porque se han hecho muchísimos, incluso nosotros hemos hecho muchísimos documentales. Después de muchos años llevamos siete series documentales por el mundo de trece capítulos cada una. Pero esto es una película, un largometraje documental que se planteó entre el 2011 y el 2012 cuando estábamos rodando una serie para televisión. En esa época fue cuando se planteó hacer la película.

P. ¿Cómo se sienten al saber que son los primeros directores españoles que llevan un largometraje así al cine?

Sebastián Hernandis. Siempre es un placer ser el primero en algo. Lo que pasa es que después de muchos años de trabajo y de hacer documentales tenemos la satisfacción de llegar a algo que poca gente llega y es estrenar un largometraje en salas comerciales. Para las películas, entre comillas, es más sencillo porque el fin final es la proyección en cine. Con un largo documental no es tan fácil llegar a las salas.

P. ¿Qué destacarían de ‘Arrecifes. Oasis de vida’ en comparación con otros documentales que han realizado?

JMH. ‘Arrecifes. Oasis de vida’ tiene un planteamiento mucho más general que el resto de documentales que hemos hecho. Nuestros trabajos siempre tenían una localización concreta, en una ubicación concreta de una zona del planeta: podíamos estar en Filipinas y dirigirnos, por ejemplo, a Tubbataha a hacer un capítulo o irnos a Australia y viajar a la zona de la Gran Barrera a hacer otro. La película abarca una idea mucho más general ya que muestra la situación real de los arrecifes de todo el mundo. Para ello dimos la vuelta al mundo viajando desde las Islas Salomón más allá de Australia hasta la Isla de Malpelo o la Isla del Coco, pasando por Indonesia, Filipinas, Islas Maldivas, el Mar Rojo, el Atlántico, el Caribe, en el Pacífico e incluso yendo a mares templados y fríos… Es una película global del estado de los arrecifes de coral en todo el planeta.

SH. Además, con el presupuesto que contamos normalmente para hacer un documental no le podemos dar los acabados que le hemos dado a esta película. En este caso, aunque el presupuesto es muy muy ajustado comparado a otras películas documentales que se han producido para salas de cine, lo que sí que hemos hecho un esfuerzo en cuidar muchísimo más tanto el montaje como el guión. Hemos desarrollado un guión que no sólo sea educativo, sino que al mismo tiempo sea entretenido y apto para todos los públicos. También hemos trabajado muchísimo la música que ha compuesto TruffleMusic. Incluso el soundtrack, los efectos, ambientación sonora.. todo ha sido revisado hasta la saciedad. Y algo muy importante para nosotros es que el equipo de gente es valenciano, la música , los guionistas y los directores científicos son valencianos. Todo se ha trabajado con muchísimo más cariño y esfuerzo que con el que se hace habitualmente los documentales para televisión.

P. ¿Cuánto ha durado el proceso de producción y grabación?

JMH. Esto se ha alargado casi unos cuatro años. Han sido dos años de rodaje y casi año y medio de montaje, precisamente por lo que comentaba Sebastián: no queríamos que se nos escapase ningún detalle. Además hemos hecho un trabajo muy grande en la finalización y tratamiento de color de la película, porque una de las cosas que nos desmarca de otros equipos, tanto de filmación como de producción de temas submarinos, es que tenemos una forma de rodar que nos permite mostrar el color real que existe debajo del agua, y eso es algo que muy pocos equipos consiguen. De hecho estamos convencidos de que el color de esta película será algo que sorprenderá al público. Este color se consigue, además de con todos los conocimientos que hemos adquirido y aplicamos en las configuraciones internas de cámara y el uso de buenos equipos de iluminación pero también con el trabajo que se hace en post-producción para dar el equilibrio final de color y que quede lo más fiel a la realidad posible.

P. ¿Cuántas horas grababan durante el rodaje y a qué profundidad?

SH. El tema de la producción es un tema difícil siempre, básicamente por presupuesto. Mientras que en grandes producciones de la BBC grupos de gente se dedican semanas y semanas a la localización previa para después rodar y no tienen límite de fecha para ello, nosotros nos hemos visto limitados siempre, incluso en esta película, con los tiempos muy marcados y limitados. Casi siempre hemos ido entre una semana y diez días, a una localización para hacer seis o siete días de filmación submarina y hemos dedicado dos, tres o cuatro inmersiones al día de entre cuarenta y noventa minutos para filmación. Daba igual que el mar estuviera bien, mal, hubiera mal tiempo, que los peces se hubieran ido en ese momento… había que rodar sí o sí, porque teníamos esas limitaciones. Por ejemplo, he dicho de dos a cuatro inmersiones por día en el Mar Rojo, que… se pueden hacer porque el agua está cerca de treinta grados pero en Noruega, por ejemplo hacíamos dos inmersiones de cuarenta minutos porque el agua estaba a cinco grados y éramos incapaces de hacer otra más.

P. ¿Cómo ha sido el tema de la distribución?

SH. Casi tan complicado como hacer una película es que luego se distribuya, sobre todo las películas españolas. Hay mucha gente que ha hecho películas en España y que nunca ha llegado a estrenarlas en sala. Nosotros hemos tenido la suerte de conocer a la distribuidora Versión Digital, que está especializada en cine y contenidos alternativos para proyección en salas de cine y casualmente es una distribuidora valenciana. La película les gustó mucho y se ha volcado totalmente. Además, en un principio sólo podíamos a hacer el sonido en 5.1 y, con su ayuda, hemos conseguido que se sonorice en Dolby Atmos, algo importantísimo para nosotros y para conseguir que el espectador se sienta como dentro del mar. Dolby Atmos es el nuevo sistema de sonido envolvente Dolby y va a ser uno de los primeros documentales que se hacen en España en Dolby Atmos. El 21 de mayo se estrenará en Madrid y al mismo tiempo en otras 15 salas Dolby Atmos de toda España, un día después llegará también a las salas Dolby 5.1. En el caso de Valencia, habrá un preestreno el 15 de mayo en l’Oceanogràfic.
La narración es de Ramón Langa, el actor que pone la voz a Bruce Willis y a Kevin Costner y que da un broche de oro a nuestra producción.

P. ¿A qué retos se han tenido que enfrentar a la hora de realizar este largometraje?

JMH. Los retos más importantes son, por una parte, un presupuesto muy ajustado. Pensamos que hay muy pocos equipos en el mundo que sean capaces de sacar una producción como la que hemos hecho nosotros con este presupuesto. Por poner un ejemplo, hace tres años estando en Polinesia acabando un documental, sólo pudimos dedicar cuatro o cinco días a la filmación. Cuando ya nos marchábamos con material rodado para montar el capítulo para televisión, apareció un equipo de National Geographic que mandaba a veinte personas para estar un mes en Tahití ya que iban a localizar los corales que después rodaría un equipo de otras quince o veinte personas durante uno o dos meses. Para rodar varias secuencias de un documental dedicaban tres meses y nosotros, para hacer un documental completo dedicábamos cinco días. Ése ha sido uno de los hándicaps. Otro es la meteorología que encontramos cuando llegamos a una localización, realmente da un poco igual cómo esté el mar, nosotros tenemos que bucear y rodar. Si el mar está movido, da igual, tenemos cinco o siete días y tenemos que aprovecharlos. Si hay corrientes, tenemos que intentar buscar los momentos en los que para entrar, filmar y tener un mínimo de estabilidad en los planos. Incluso cuando nos encontramos afloramientos de plancton, aguas sucias u otros factores. Nos ocurrió en Malpelo que llegamos, habían pasado unos pescadores que, aprovechando la ausencia de los guardas marinos, habían pescado cerca de seiscientos tiburones martillo. Al llegar allí no quedaban prácticamente tiburones, así que tuvimos que hacer dos viajes a esta isla.

P. ¿Qué les impulsó a realizar un documental sobre los arrecifes?

SH. Pensamos que los arrecifes de coral son los grandes olvidados de los grandes productores de documentales y de películas. Ahora mismo, BBC, National Geographic, Discovery, los franceses que produjeron Océanos,.. todos están centrados en las grandes ballenas, los grandes tiburones, las focas, los leones marinos… todo lo que son grandes animales, básicamente, en el azul. Por el contrario, los arrecifes, que están considerados junto con las selvas tropicales los lugares con mayor biodiversidad del mundo, son los grandes olvidados. Nosotros pensamos que no hay que olvidar la importancia que tienen los arrecifes y eso fue lo que nos decidió a hacer una película sobre los arrecifes de coral.

P. A nivel profesional ¿qué ha supuesto para ustedes la creación de este largometraje?

JMH. El largometraje ha sido el reto más grande que hemos tenido nunca, creo que es el proyecto en el que más hemos puesto de nuestra parte. Nos hemos volcado durante un año y medio trabajando todos los días. Confiábamos desde el principio que seríamos capaces de llevar a la gran pantalla nuestra película y que seríamos capaces de transmitir a la gente lo que hemos vivido y pensamos de los arrecifes. Era un camino duro y difícil. A nuestro favor teníamos toda las experiencia adquirida desde hace muchos años, desde que comenzamos en el 97 filmando bajo del agua.

SH. Desde el 97 como empresa, porque antes ya llevábamos diez años haciendo otros trabajos bajo el agua.

P. Han sido parte de importantes proyectos de ficción…

JMH. Nosotros nos dedicamos a dar servicios de rodaje tanto a empresas de cine como de publicidad. Hemos hecho secuencias en películas muy importantes como ‘Lo Imposible’, ‘El Niño’, ‘El Orfanato’, ‘Lucía y el Sexo’, ‘Mar Adentro’,‘El Espinazo del Diablo’… El hecho de trabajar en cine y publicidad siempre nos ha dado la oportunidad de comunicarnos con los directores, directores de fotografía… y eso nos ha proporcionado una experiencia fundamental y de alguna manera nos ha hecho “subir el listón” a la hora de abordar un proyecto como éste y acabarlo, darle una factura lo más impecable posible para que la gente lo pueda disfrutar.

P. ¿Cómo fueron sus inicios?

SH. Comentamos siempre como una curiosidad, la mayoría de gente que filma o fotografía, es gente que han sido buzos y después han aprendido a hacer fotos o a filmar. Nosotros somos todo lo contrario, somos profesionales del Cine y de la Televisión de hace mas de treinta años. En los principios, trabajamos en cine y televisión, pero hace muchos años en una producción en la que participábamos, se contrató a un equipo que vino a filmar bajo el agua y salió borroso. Después de este trabajo decidimos hacer el curso de buceo y filmar nosotros. A partir de ese momento fue cuando nos dimos cuenta que había un nicho no cubierto en España.

P. ¿Qué es lo que más les apasiona de filmar secuencias y documentales subacuáticos?

JMH. Nos gusta todo y tenemos mucha suerte, porque Sebas y yo nos complementamos perfectamente. Cada uno disfruta más haciendo un tipo de trabajo, pero los dos compartimos los trabajos. Me explico, cuando hacemos documentales, Sebastián está encantado y a mí, aunque no es lo me gusta más, estoy ahí trabajando exactamente igual . Cuando trabajamos en cine o en publicidad, yo estoy en “mi salsa”, pero aunque a Sebastián no es lo más le gusta está ahí trabajando como el que más. De hecho, si hay algo que es importante en Bluecreen SL es que nadie sabe qué ha filmado cada uno de nosotros porque da igual que trabajemos planos angulares, planos medios o con planos de macro.. nadie sabe quién de los dos ha filmado un plano u otro.

P. Actualmente, ¿tienen otros proyectos en marcha?

SH. Tenemos varios proyectos muy interesantes. Uno de los problemas que hay en este país y no sólo para producción de cine, sino para televisión, teatro… todo lo que sea Cultura, es que sacar proyectos está francamente complicado. Durante los tiempos de crisis, es este país de lo primero que se prescinde es de la Cultura. En Francia, Alemania, Inglaterra, etc. los organismos oficiales apoyan incondicionalmente las iniciativas de temas documentales, medioambientales, educacionales, etc. Aquí, en España, la verdad es que el apoyo institucional que hay es muy poco. Así pues tenemos varios proyectos y pensamos que muy interesantes, relacionados con el fondo del mar pero tenemos pocas esperanzas de conseguirlo. Lo que sí esperamos de esta película es que la vea gente, que se dé cuenta de la capacidad de trabajo que tenemos y que, de alguna manera, nos sirva como punto de partida para sacar esos proyectos.

JMH. Éste ha sido uno de los motivos por el que hemos invertido tantísimo en hacer “Arrecifes. Oasis de vida”, para que se pase en cine y tenga repercusión, a ver si conseguimos una producción con un presupuesto razonable que nos permita ir un mes a una localización para sacar un rodaje excepcional. De hecho, estamos convencidos de que si algún día conseguimos hacer un documental con presupuesto, más de uno va a palidecer porque somos capaces sacar imágenes superespectaculares donde no hay nada, imágenes que mucha gente que no se lo puede ni creer.

Más info:

Noticias Relacionadas

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Resolver: *

Universidad CEU Cardenal Herrera
Universidad CEU Cardenal Herrera

Universidad CEU Cardenal Herrera