“El karate es un deporte discriminado al no ser olímpico”

0
2143

El Rotativo entrevista a Elisabeth Rodriguez, una joven periodista apasionada del karate. Se considera una mujer enérgica y con ganas de afrontar nuevos retos. Tras formar parte en competiciones nacionales e internacionales lamenta que todavía no se considere su pasión como un deporte olímpico.

equipo
Elisabeth, segunda por la izquierda, el pasado año tras un campeonato nacional / Foto: E.R

Pregunta.  Entrena y trabaja, ¿cómo es su organización diaria?

Respuesta. Sí, aparte de entrenar y competir, ahora estoy de prácticas en un periódico, compagino la vida deportiva con otras actividades, también pertenezco a un coro góspel, “Gloria de Valencia”, por lo que asisto a los ensayos y a los conciertos que no me coinciden con los campeonatos.

P. Si tuviera que definir lo que significa el karate para usted, ¿cómo lo haría?

R. El karate es parte de mi vida. Es más que una afición o un pasatiempo, es una pasión. También es cierto que intento que no sea la máxima prioridad, porque hay otros aspectos más importantes en la vida, incluso por delante de ganar títulos o sentirte realizado por los campeonatos.

P. A sus 22 años lleva desde los 8 practicando karate ¿cómo diría que ha sido su dedicación al deporte durante todo este tiempo?

R. Sacrificado y duro, pero lleno de satisfacciones. Al principio era pura diversión. Cuando entré al complejo de especialización deportiva en Cheste (Valencia) fue cuando me metí de lleno en la competición y donde me definí como competidora de combate (en karate hay dos disciplinas, las katas y el combate). En aquel momento evolucioné como deportista y empecé a experimentar los sinsabores de la competición. Pero al final, siempre me compensaba más seguir luchando a pesar de que no siempre fuera bien, porque luego, cuando venía una victoria, sabía mucho mejor. He dicho sacrificado, no sólo porque tienes que lidiar con las decepciones para poder conseguir finalmente los objetivos, sino porque tu dedicación a ese nivel implica renunciar a otros aspectos, como salir más con los amigos o estar con la familia.

Equipo de combate de la selección valenciana
Equipo de combate femenino de la Comunitat Valenciana que acaba de quedar tercero de España / Foto: E.R

P. ¿Cómo fue el paso a la esfera profesional?

R. Realmente, no ha habido ningún paso a la esfera profesional, sencillamente porque en España eso no existe. Es decir, quedar campeón de España en combate e ir a un mundial no te hace profesional porque no reporta beneficios económicos. No se puede tomar este deporte como una profesión porque no puedes ganarte la vida a base de resultados competitivos. La única manera de ganarse la vida aquí en España es siendo maestro, teniendo tu club y dando clases o cursos. En otros países el karate está más valorado y por ello sus karatekas de nivel pueden ganar dinero a base de patrocinadores. Pero eso aquí no ocurre, aquí sólo se valora el fútbol y poco más.

P. ¿Considera que es un deporte en el que hay diferencias notables entre hombres y mujeres?

R. La principal diferencia es la edad a la que se puede comenzar a competir en combate: los niños a los 10 y las niñas a los 12. Es algo que nunca he entendido, ¿por qué pueden empezar antes los chicos cuando son unas edades en las que ambos sexos se encuentran al mismo nivel de madurez física? Incluso, las niñas, a esas edades empiezan a desarrollarse antes que los niños. Por otro lado, a nivel físico, es obvio que hay diferencias en factores como la fuerza o resistencia, pero eso no significa que una mujer no pueda vencer a un hombre en un combate: hay mujeres muy buenas, como hombres malos y viceversa. A la hora de entrenar, entrenamos juntos unos con otros, porque es imprescindible para mejorar. Luego en competición ya se separan las categorías de hombres y mujeres por las diferencias físicas, pero del mismo modo que se establecen distintos pesos tanto en femenino como masculino, ya que no es lo mismo competir contra alguien que pesa sólo dos kilos más que tú, que alguien que pesa diez más. Por añadir alguna diferencia más, la forma de hacer combate. Suelen haber ciertas peculiaridades en la manera de competir en las mujeres (como que suelen hacerlo a una distancia más cercana) y otras en las de los hombres (suelen recurrir mucho más a hacer técnicas de barrido, a cogerse y tener encontronazos cuerpo a cuerpo para tirarse al suelo). Pero repito, siempre hay excepciones.

ely-campeonato
Elisabeth en una acción de pierna en combate / Foto: E.R

P.¿Cree que hay algo a mejorar en el sistema de competición español?

R. Sí, bastantes cosas. Siempre hablo desde el punto de vista de competidora de combate, no de katas. El arbitraje español es diferente al internacional, por lo que los competidores se encuentran con una dinámica de competición bastante diferente a la que tienen aquí. Por ejemplo, fuera penalizan muchas menos acciones, por tanto, tienden a pegarse más y sin amonestaciones por ello. Además, fuera se ha ido desarrollando un tipo de combate más agresivo, más directo y más espectacular.

P. ¿Cuál es su próximo objetivo?

R. El próximo objetivo es mantenerme a un buen nivel de sensaciones. Es decir, tratar de tener siempre una actitud de confianza y de pelea, además de una concentración constante en cada combate. Si consigo eso, disfrutaré mucho más, y será más fácil conseguir medallas. El pasado fin de semana quedé tercera de España por equipos, el fin de semana que viene tenemos un open internacional en París, y me gustaría poder hacer muy buenos combates, independientemente del resultado, ya que una medalla allí es muy difícil. Aparte de eso, aún quedan por delante el nacional de clubes y el universitario.

P. El presidente de la Federación Mundial de Karate, el español Antonio Espinós, transmitió este pasado jueves en Tokio el interés de su organismo para que se incluya esta disciplina en los Juegos Olímpicos y Paralímpicos que celebra la capital de Japón en 2020. ¿Cuál es su opinión al respecto?

R. El karate olímpico es un objetivo y una lucha que tenemos todos los karatekas del mundo. Ojalá se consiga, pero hay demasiados factores que lo han impedido hasta ahora. Más que factores, intereses. De todos modos, seguimos peleando por ello, ya que el karate está muy discriminado por el hecho de no ser olímpico. Por ejemplo, en el tema de ayudas y subvenciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here