Ignacio Sánchez: «Algo que me ayudaba a mi, sentía la necesidad de ponerlo al servicio de los demás»

0
761
"La felicidad no vendrá a buscarte al sofá. Levántate y vive"// Foto: #SONRI3
«La felicidad no vendrá a buscarte al sofá. Levántate y vive»// Foto: #SONRI3

Silvia Palomino Manzaneque / (@SilviaPManzaneq)

#SONRI3 es una iniciativa de Ignacio Sánchez Calero que pretende llegar a las personas con su mensaje de optimismo y ayudar a superar las dificultades de la vida con una sonrisa. Mensajes de positivismo llenan las redes sociales bajo el hashtag #SONRI3 y pretenden que todo el mundo que tenga obstáculos que superar, tenga claro que puede hacerlo. Su creador ha querido trasladar lo que a él le ayudaba que era correr a todo el mundo, por lo que han puesto en marcha la iniciativa Desierto, donde a través del deporte sacará todo el mensaje a la vida, «me propongo un reto deportivo que me supera, para el cual no estoy preparado y lo lucho a diario», ha expresado Sánchez Calero.

P. ¿Qué es SONRI3?

R. SONRI3 es decir sí a vivir. Es una plataforma donde se busca continuamente dar motivos para levantarnos de la cama a luchar los días. Como lo que más nos interesa es generar historias, promovemos el hashtag #SONRI3 para crear un impacto en las redes sociales. Invertimos gran parte de nuestro tiempo en ellas, y a todos nos viene bien que se nos recuerde en medio de tanto tweet un: “te mereces ser feliz”. Nuestro tesoro está en recibir cada día mensajes del estilo: “hoy es un día lluvioso pero habrá que intentarlo: #SONRI3”. Son sin duda los medios digitales los que nos acercan a tanta gente y a tantas historias, pero nosotros tenemos la misión de salir a la calle a buscarlas. Nada es verdaderamente nuestro hasta que lo compartimos y por eso, estamos trabajando para llevar nuestro mensaje a hospitales, colegios…

Pero claro, mucha gente dirá: me gusta el mensaje y lo que hacéis, pero necesito algo más concreto, una causa benéfica, por ejemplo. SONRI3 no nace para buscar recaudar dinero y dedicarlo expresamente a una causa, lo único que queremos es buscar, crear y compartir historias que nos hagan levantarnos de la cama a vivir, por eso, ponemos todo nuestro tiempo y posibilidades en crear historias/retos de superación que nos sirvan a todos de ejemplo. Este año para empezar, nos llevamos nuestro mensaje a uno de los 4 desiertos más duros del mundo.

P. ¿Cómo nació?

R. Nació como creo nacen las cosas verdaderas: sin querer. A mi me gusta escribir y permíteme serte sincero, soy muy tonto; ¿qué pasó? pues que ambas facetas se han visto siempre en mis perfiles sociales donde mucho de ese contenido que generaba, firmaba con un #sonríe. Por tanto sin querer, se empezó a relacionar “mi mensaje” con este lema. Mi mensaje no es más que como vivo y en lo que creo; por tanto, algo natural. Y eso sumado a la simplicidad de un lema tan simple, tan urgente y a la vez tan peligroso como que te mereces ser feliz; ocasionó que mucha gente no sólo relacionara a ambos, sino que hicieran suyo este lema y en consecuencia, esa forma de ver la vida. Yo empecé a recibir mensajes de gente que no conocía y me contaba cómo un simple texto mío de Instagram le había ayudado a superar una dificultad en su vida, o como un simple video le había dado motivos para cambiar el chip de un miércoles horrible. Entonces cuando me di cuenta que influía en mi entorno, sentí la necesidad de “complicarme la vida” y luchar para que esto llegara a más gente. Como lo que me interesaba era el mensaje y no la persona, quería evitar el binomio Sonrie/Nacho y decidí crear SONRI3, donde mi mensaje deja de ser sólo mío y pasa a ser de todos. Lo del “3”, es simple: mucha gente pondría #sonrie y nunca sabríamos quien se refiere a nosotros y quien no; por eso, le dimos la vuelta a la “e” para que se siga leyendo “sonríe” pero se pueda registrar toda la actividad del hashtag.

P. ¿Cómo ha crecido tanto en tan poco tiempo?

R. Sinceramente yo soy el primer sorprendido de la gran acogida que está teniendo SONRI3. Pensaba que sería necesario lanzar proyectos “impactantes” como por ejemplo el del Desierto para que la gente nos conociera; pero debemos sentirnos muy afortunados porque la gente ha hecho suyo SONRI3 desde el primer momento. Creo que no hacemos nada extraordinario y es muy simple: querer vivir y disfrutar de las oportunidades que nos da la vida cada día; pero a todos se nos olvida a veces, y tal vez sea esa simplicidad lo que hace que funcione. Yo soy el primero que me tengo que grabar a fuego mi propio mensaje, y necesito tener una pegatina en mi móvil que me lo recuerde. A veces estás bajando el timeline de Facebook y entre caso de corrupción y caso se cuela algo tan simple como un #SONRI3 que parece que no, pero que lees la vida con otros ojos…

P. En SONRI3 amáis los lunes…

R. Jajaja, amamos disfrutar de cada segundo… por eso es una pena que la mañana del lunes la perdamos quejándonos de que es lunes. ¡Oye que amanece todos los días y todavía no he oido al Sol quejarse! Por eso creamos una sección en el blog denominado “Los lunes al Son”, donde subimos una canción con “rollete” que nos haga despertarnos con esa sonrisilla de medio lado y nos dé fuerzas para luchar la semana. Además de animar a que la gente nos diga sus canciones, nos cuente su día… nos comparta su #SONRI3.

P. En esta andadura está usted solo, ¿o le acompaña alguien más?

R. Cuando decidí dar un paso e ir más allá creando esta plataforma, tenía dos opciones: o invertir y ganar dinero con esto, o hacerlo benéfico. Yo lo tenía claro, esto no es mío y es para los demás. Por tanto le dimos forma legal creando una asociación sin ánimo de lucro. Todo lo que soy es gracias a todo lo que me ha dado siempre la gente de mi entorno, y en este proyecto tengo la suerte de tener a mi lado a gente maravillosa. SONRI3 se rige por una Junta Directiva que es quien conformó el acta fundacional, y como asociación que es, la conforma toda persona que quiera formar parte de la misma. Estamos trabajando en darle forma a cómo hacer partícipes a la gente y que así quieran formar parte activa de SONRI3. Esperamos que en poco tiempo todo esté definido y cada vez más sean los que tengan voz y voto en esta casa.

Ignacio Sánchez: "de todo menos correr"// Foto: #SONRI3
Ignacio Sánchez: «de todo menos correr»// Foto: #SONRI3

P. ¿Qué nos puede contar de su nuevo proyecto “Desierto”?

R. Hace un tiempo que corro y esto repercutió en que yo fuera más feliz. Me di cuenta que si era capaz de trasladar el mensaje que me daba el deporte a mi vida, yo sería más fuerte, porque la vida te golpea y es necesario bajar el ritmo, pero nunca detenerse. Por eso siempre he dicho que yo lo único que hago es “de todo menos correr”. Y volvemos a lo mismo, algo que a mi me estaba ayudando, sentía la necesidad de ponerlo al servicio de los demás. Por eso cuando analicé el cómo suele unirse el correr con la solidaridad, me di cuenta que casi siempre se hacía de la misma forma: alguien corre por una causa, intenta recaudar dinero gracias a sponsor y donaciones, y se invierte en la causa; esto sale en las noticias y repercute a los patrocinios en publicidad. Pero cuando yo empecé a correr, entendí que lo importante estaba en el camino y no en la meta; en el sacrificio diario hasta un objetivo, en el no deternerse cuando todo te favorece a hacerlo. No tiene sentido que todo ese trabajo y crecimiento quedase en una sola persona y toda la causa en una simple noticia en un periódico que al pasar de página ya se ha olvidado. Esto, potenciado a que a diario me enfrento a personas que no son capaces de encontrar motivos para luchar los días, me ha hecho desarrollar un proyecto dentro de la Asociación, un proyecto que a través del deporte sacará todo el mensaje a la vida: me propongo un reto deportivo que me supera, para el cual no estoy preparado, y lo lucho a diario. Me olvido del objetivo final y pienso en pequeños retos del día a día. Todo este proceso se comparte a través de videos, fotos, publicaciones periódicas donde tú me acompañas en esta aventura de muy pocos meses de preparación. Lo interesante está en esos días donde yo diré que no puedo más, pero que debo intentarlo, esos días donde tengo que leer otra vez la pegatina de SONRI3 de mi móvil… Como digo siempre: sería un simple vendehumos si no me aplico mi propio mensaje… Qué mejor que la primera historia de superación la genere el mismo que ha creado la plataforma. ¿Por qué el desierto? Porque como correr (y todo en esta vida) es mental, no hay nada más duro mentalmente de superar que un desierto…desierto como a veces es nuestra propia vida. En definitiva, una una persona normal y corriente en pocos meses de preparación se va a la competición más dura de carreras a pie; o mejor dicho, una persona normal y corriente se pone un objetivo que le supera pero lo lucha, porque lo consiga o no, cree que aprenderá mucho más que quedándose en el sofá de casa. ¿Y si fracasa? Nunca hay fracaso si entiendes que la derrota es una preciosa oportunidad para crecer.

P. Cada vez hay más plataformas que pretenden implantar el buenrrollismo en el mundo, ¿en qué lugar se encuentra #SONRI3?

R. SONRI3 no vende que la vida es de color de rosas, ni vomita unicornios alados y perfumados con olor a primavera. SONRI3 lo único que dice es que sí, que la vida a veces es una mierda, pero creemos que merece la pena vivirla, salir e intentarlo al menos.
En un video donde doy las gracias por contribuir con que esto exista, decía algo así como: “esto es un continuo subir y bajar, esto es un arco iris que acaba de salir y ya se ha marchado, esto es una lluvia que viene y se va, pero todo esto merece la pena si lo hacemos juntos.” El día que no haya nadie que nos envíe su historia, que ponga el hashtag o que ya no demos motivos para nada, esto no tiene ningún sentido. Esto es lo que entre todos hagamos.

P. ¿A qué público va dirigido #SONRI3?

R. Nace para aquellos que no encuentran motivos, pero se dirige a todos los públicos. Si es cierto que somos jóvenes veinteañeros los que hemos creado esto y por tanto influimos más en los jóvenes. Si yo voy a un colegio y cuento qué hago, en qué creo y cómo vivo, pues les sorprende más que si va un hombre de cincuenta porque la diferencia de edad es mínima. Es un, ¿oye y si este es feliz haciendo lo que quiere y lucha por ello? ¿Por qué yo no?

P. ¿Cuáles son los planes de futuro de #SONRI3?

R. Estamos inmersos en hacer real el proyecto del Desierto y en generar varios eventos sociales de voluntariado. Pero el camino que hemos marcado para este año es: llevar SONRI3 a un hospital; hacer un concurso literario en un colegio; organizar un evento que una a gente de toda España que tienen en común una cosa: su sonrisa; seguir creando impacto social en las redes y blog generando contenido propio; dar forma a los socios; buscar más historias de superación que nos inspiren; tras el desierto organizar charlas motivacionales…

P. También tienen tienda…

R. Y unos gastos que cubrir… Ahora mismo SONRI3 no tiene ningún tipo de financiación para que sea real. Que no exista lucro no significa que no existan gastos. Uno de los fines que tiene SONRI3 es expandir su mensaje, y es alucinante saber que hay casi 300 personas repartidas por toda España que se visten con un #SONRI3 o un “te invito a soñar”; que amenacen con una taza que tiene dibujada una sonrisa y sube un tweet con una foto animando al personal; que haya pegatinas en los móviles o agendas que te recuerdan qué tú puedes… No es nada fácil que la tienda exista y requiere de mucho de nuestro tiempo para administrar, gestionar y enviar pedidos de la mejor forma posible. Gracias a estas primeras compras que hemos tenido hemos podido hacer que todo esto exista: pagar tasas de inscripción, documentación y bancos; dominio y alojamiento web.

Si hablamos de los productos, la camiseta que enviamos no vale 7€ ni por asomo (camiseta de calidad, estampación, etiquetas propias, envoltorio y pegatinas de regalo, todo se estima en torno a los 11,69€) ¿nuestra misión cual ha sido? Pelearnos con empresarios para hacerles entender que nadie aquí gana un duro, y que ellos podrían ganar menos pero conseguir que este mensaje se extienda.

Si hablamos de beneficios, nosotros como mucho sacamos un euro o euro y poco de algunos productos; y de otros ni siquiera sacamos un céntimo. Hacer las pegatinas que regalamos nos cuesta 20€ cada tirada, haciendo un cálculo fácil, debemos vender al menos 20 camisetas para cubrir un gasto tan “minimo” como es el de las pegatinas que tanta gente demanda y damos. Y creéme, esto no es Zara.

 

Vengo a avisarte… #SONRI3 from #SONRI3 on Vimeo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: *